Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las células de B de las demostraciones del estudio podían desempeñar papeles recíprocos en patogenesia de la esclerosis sistémica

Antecedentes: La esclerosis sistémica (SSc, también conocido como escleroderma), un desorden del tejido conectivo de la etiología autoinmune, es caracterizada por fibrosis excesiva en la piel y los diversos órganos internos. Más los de 90% de los pacientes de SSc llevan autoanticuerpos tales como anti-DNA topoisomerase I, anti-centrómero, y los anticuerpos de polimerasa del anti-ARN. Además, el linfocito B que activa el factor (BAFF) está presente en los niveles elevados en pacientes con SSc y correlaciona con severidad de la enfermedad. Así, las células de B se consideran desempeñar un papel patógeno en SSc. Sin embargo, las células de B desempeñan papeles críticos en aspectos múltiples de la inmunidad puesto que no sólo se maduran en las células anticuerpo-que producen pero cytokines también los actuales del antígeno y de la producción. Por otra parte, no todas las células de B ascienden la inmunorespuesta; de hecho, las células de B reguladoras (Bregs) y las células de B del determinante (Beffs) se saben para jugar oponer papeles represivos y estimulantes, respectivamente. Los estudios con los temas humanos y los modelos del ratón de enfermedades autoinmunes han determinado (IL) interleukin-10-producing Bregs como reguladores negativos de la inmunorespuesta, de la inflamación, y de la autoinmunidad. En cambio, cytokine-produciendo Beffs, especialmente ésos que producen IL-6, modulan positivo la inmunorespuesta con la producción de diversos cytokines. Aquí, evaluamos el papel de IL-6-producing Beffs y de IL-10-producing Bregs en la patogenesia del escleroderma usando ratones cytokine-deficientes célula-específicos de B.

Resultados: En ratones con escleroderma bleomicina-inducido, niveles del suero de IL-6, pero no IL-10, creciente paralelamente al revelado de la fibrosis. El número de IL-6-producing Beffs también creciente del bazo y de la piel inflamada de ratones con el escleroderma comparado con los ratones del mando. La fibrosis de la piel y del pulmón fue atenuada en ratones célula-específicos de B IL-6-deficient, mientras que la fibrosis fue exacerbada en ratones célula-específicos de B IL-10-deficient. El estímulo de los splenocytes aislados de ratones ingenuos con BAFF causó la extensión de Beffs y disminuyó el número de Bregs, mientras que la adición de un antagonista de BAFF tenía el efecto opuesto. Finalmente, la administración de un antagonista de BAFF a los ratones con escleroderma atenuó la fibrosis de la piel y del pulmón modulando el equilibrio de Bregs y de Beffs.

Perspectivas del significación y futuras: El estudio actual indica que las células de B desempeñan papeles recíprocos en la patogenesia de SSc, exhibiendo funciones patógenas y protectoras. Un cierto éxito terapéutico en SSc ha sido logrado apuntando las células de B. El agotamiento del linfocito B con el rituximab, un anticuerpo de célula-agotamiento anti-CD20 de la cubeta-b, ha mostrado efectos beneficiosos sobre fibrosis de la piel y del pulmón en los pacientes de SSc. Sin embargo, un estudio controlado seleccionado al azar III de la fase será requerido para confirmar la eficacia y el seguro del rituximab para estos pacientes. Dos juicios controladas seleccionadas al azar grandes del rituximab han conducto en pacientes con eritematoso de lupus sistémico (SLE); sin embargo, ambas juicios no pudieron lograr las puntos finales primarias. Nuestras actuales conclusión sugieren que estas fallas pudieron haber sido debido al agotamiento doble de Beffs y de Bregs por el rituximab. Así, el resultado del agotamiento de la célula de la cubeta-b puede depender del equilibrio entre Beffs y Bregs en cada paciente. En contraste con rituximab, el belimumab anti-BAFF del anticuerpo mostró eficacia en juicios de la fase III de pacientes con SLE y ha sido aprobado por los E.E.U.U. Food and Drug Administration. Nuestros resultados pueden explicar porqué el agotamiento parcial del linfocito B con la inhibición de BAFF es superior al agotamiento de la célula de la cubeta-b con un anticuerpo CD20, puesto que la inhibición de BAFF agota selectivamente Beffs mientras que pasa sin Bregs. Finalmente, los resultados del estudio actual también sugieren que la inhibición de BAFF y el cambio estratégico en el equilibrio de Bregs y de Beffs podrían ser una estrategia terapéutica potencial para SSc.