El estudio ofrece discernimientos en cómo los glóbulos blancos dañinos forman durante tuberculosis

Discernimientos en cómo los glóbulos blancos dañinos forman durante punto de infección de la tuberculosis a los objetivos nuevos para las intervenciones farmacológicas, según un estudio publicado en los patógeno del gorrón PLOS del abierto-acceso por Valentina Guerrini y Maria Laura Gennaro de la Facultad de Medicina de Rutgers New Jersey, y colegas.

Las imágenes confocales de la microscopia muestran un granuloma de necrotización del pulmón tuberculoso del conejo manchado con el rojo del Nilo (rojo) y DAPI (azul) para revelar las células lípido-cargadas. Imagen izquierda: el centro del granuloma es ocupado por el caseum, un material “parecido al queso” que llegue a ser cada vez más acelular mientras que progresa la necrosis. El caseum es rodeado por una región celular que contiene macrófagos y linfocitos. Imagen correcta: un aumento más alto de la región celular del granuloma que rodea inmediatamente el caseum. El Nilo rojo-manchó los lípidos del almacenamiento es visible en caseum y en las células circundantes de la espuma.
Haber: Ricardo Arrigucci, instituto de investigación de la salud pública, Facultad de Medicina de New Jersey, Rutgers, la universidad de estado de New Jersey, Newark, NJ, los E.E.U.U.

Las células de la espuma son un tipo de glóbulo blanco, conocido como macrófagos, que han acumulado las composiciones grasas, cerosas, o aceitosas llamadas los lípidos. Estas células contribuyen a las inmunorespuestas maladaptive tales como inflamación y daño tisular crónicos en una variedad de enfermedades. La formación de células de la espuma se ha estudiado lo más a conciencia posible en el contexto de ateroesclerosis, o del endurecimiento de las arterias. Durante ateroesclerosis, los macrófagos se convierten en las células de la espuma acumulando un ceroso, gordo-como el colesterol llamado substancia. Pero ha sido no entendible cómo estas células forman durante enfermedades infecciosas crónicas tales como tuberculosis -- una enfermedad llevada por aire contagiosa y a menudo severa causada por la infección con las bacterias de la tuberculosis de micobacteria.

Gennaro y los colegas proporcionan pruebas que las células de la espuma en tejido pulmonar de conejos, de primates no humanos, y de seres humanos con tuberculosis forman sobre todo acumulando un tipo de triglicéridos llamados grasa, bastante que el colesterol como se ve en ateroesclerosis. Por otra parte, la acumulación del triglicérido en los macrófagos humanos infectados con tuberculosis del M. es mediada por caminos distintos de la transmisión de señales de ésos asociados a almacenamiento del colesterol en macrófagos durante ateroesclerosis. Las conclusión demuestran que las células de la espuma salvan diversos tipos de lípidos y forman a través de mecanismos distintos, dependiendo de la enfermedad.

Según los autores, las conclusión pueden tener implicaciones de translación. Por ejemplo, las moléculas implicadas en síntesis del triglicérido se pueden utilizar como biomarkers nuevos de la progresión a la tuberculosis activa. Además, los factores de manipulación que afectan al contenido del lípido del macrófago pudieron ser un modo eficaz de tratar tuberculosis. Porque muchos de estos factores se han estudiado extensivamente en el contexto de cáncer, de enfermedades cardiovasculares, y de enfermedades metabólicas, puede ser posible a las composiciones farmacológicas del repurpose como terapias contra tuberculosis. Tales terapias pueden acortar la duración de regímenes antibióticos y ayudar a restringir la aparición de la resistencia antibiótico.

“Encontrar que las células de la espuma encontradas en tuberculosis difieren de los presentes en ateroesclerosis,” los estados Gennaro, “demuestra que estas células disfuncionales, que se asocian a muchas enfermedades, están generadas con los procesos biológicos que difieren a partir de una enfermedad a otra.”

Fuente: https://www.plos.org