La violencia de la escuela que atestiguaba conectó a riesgo posterior de debilitación sicosocial y académica

Los estudiantes que atestiguan violencia en escuela a la edad de 13 años están en riesgo posterior de debilitación sicosocial y académica a la edad de 15 años, según un nuevo estudio longitudinal de los investigadores en Université de Montréal con los colegas en Bélgica y Francia.

En el estudio, publicado hoy en el gorrón de la salud de la epidemiología y de la comunidad, Miguel Janosz de la escuela de UdeM de la Psico-Educación y de sus personas internacionales observaba una cohorte estratificada de casi 4.000 estudiantes de la High School secundaria de Quebec. Los investigadores probaron estadístico el lazo entre la violencia de la escuela que atestiguaba en la pendiente 8 y comportamiento antisocial subsiguiente (uso, delincuencia de la droga), angustia emocional (ansiedad social, síntomas depresivos), y ajuste académico (logro, combate de la escuela) en la pendiente 10. También compararon la contribución relativa de formas que diferían de la violencia de la escuela que atestiguaba y las compararon a experimentar violencia directamente en el largo plazo.

Los “estudios anteriores sospecharon que los adolescentes que atestiguan violencia pudieron estar a riesgo de experimentar problemas psicológicos poste-traumáticos, pero no podrían eliminar si los estudiantes que mostraban efectos de espectador no tenían ya tales problemas de antemano,” dijeron a Janosz conocido.

“La cohorte de Quebec era ideal porque teníamos información psicológica sobre los estudiantes antes de atestiguar la violencia y ésta diferencia realmente grande científico en términos de rigor,” él continuó. “Había menos interferencia de factores de confusión y de otras explicaciones plausibles. Más, podíamos seguir con el estudiantes un par de años más adelante - una ventaja enorme.”

Co-autor adicional Linda Pagani, también profesor en la escuela de la Psico-Educación: “Había varios mensajes para llevar. Primero, la violencia de la escuela que atestiguaba en la pendiente 8 predijo la debilitación posterior en la pendiente 10. En segundo lugar, los efectos de espectador eran muy similares a ser discriminado por violencia directamente.”

Diversas formas de la violencia

En su estudio, los investigadores examinaron diversas formas de la violencia. La violencia importante que atestiguaba (las armas físicas de los asaltos, el llevar) fue asociada a uso y a delincuencia posteriores de la droga. El efecto era lo mismo para la violencia ocultada o velada (hurto y vandalismo). Por otra parte, aumentos previstos de menor importancia de la violencia que atestiguan (amenazas e insultos) en uso de la droga, ansiedad social, síntomas depresivos, y disminuciones del combate y de la participación en la escuela.

“La mayoría de los estudiantes denunciaron violencia que atestiguaba,” dijo a Janosz. “Está sin obstrucción que las aproximaciones a la prevención y a la intervención deben incluir víctimas y a autores de los testigos también y apuntar todas las formas de la violencia de la escuela. Por supuesto, activamente los lazos de apoyo de la familia y de la comunidad representan los recursos importantes para facilitar las estrategias que hacen frente que son expuestas después a las acciones asociadas que infligen daño psicológico o físico. Éstos también previenen la desensibilización emocional a la violencia que también contribuye al comportamiento agresivo en la juventud.”

Él continuó: “Creemos que los programas de intervención de la después-violencia se beneficiarían de una aproximación sobre la base de la población que anima y normaliza la preocupación por otras y la intolerancia para el desacato. Más importantemente, las escuelas deben intentar autorizar a los estudiantes del espectador que no están implicados directamente en actos de la violencia de la escuela, bastante que dándoles mensajes para tirante uninvolved. Las escuelas necesitan entender que la implicación discouraging del estudiante se pueda interpretar por la juventud como ascender egocentrismo a expensas de bienestar de la comunidad. Nadie debe aserrar al hilo impotente.”