La inferior-dosis diaria aspirin no prolonga vida sana en una más vieja gente, hallazgos del estudio

En una juicio clínica grande para determinar los riesgos y las ventajas de la inferior-dosis diaria aspirin en más viejos adultos sanos sin acciones cardiovasculares anteriores, aspirin no prolongó sano, vida de la independiente (vida libremente de la demencia o de la incapacidad física persistente). El riesgo de muerte de un alcance de causas, incluyendo cáncer y enfermedad cardíaca, varió y requerirá análisis adicional y la continuación adicional de los participantes del estudio. Estas conclusión iniciales de Aspirin en reducir acciones en la juicio mayor (ASPREE), soportada parcialmente por los institutos de la salud nacionales, fueron publicadas en línea el 16 de septiembre de 2018 en tres papeles en New England Journal del remedio.

ASPREE es un international, la juicio seleccionada al azar, de doble anonimato, placebo-controlada que alistó a 19.114 más viejas personas (16.703 en Australia y 2.411 en los Estados Unidos). El estudio comenzó en 2010 y alistó a los participantes envejecidos 70 y más viejo; 65 eran la edad del asiento mínima para los individuos afroamericanos e hispánicos en los Estados Unidos debido a su riesgo más alto para la demencia y la enfermedad cardiovascular. En el alistamiento del estudio, los participantes de ASPREE no podrían tener demencia o una incapacidad física y tuvieron que estar libres de las dolencias que requerían el uso de aspirin. Los siguieron para un promedio de 4,7 años para determinar resultados.

Las “pautas clínicas observan las ventajas de aspirin para prevenir ataques del corazón y los recorridos en personas con condiciones vasculares tales como enfermedad de la arteria coronaria,” dijo a director Richard J. Hodes, M.D. de NIA “que la preocupación ha sido incertidumbre sobre si aspirin es beneficioso para la más vieja gente de otra manera sana sin esas condiciones. Este estudio muestra porqué es tan importante conducto este tipo de investigación, de modo que poder ganar un retrato más completo de las ventajas y de los riesgos de aspirin entre más viejas personas sanas.”

A Juan J. McNeil, M.B.B.S., Ph.D., jefe del departamento de la epidemiología y salud preventiva llevaron a las personas de científicos en la universidad de Monash, Melbourne, Australia, y Anne M. Murray, M.D., director del centro de Berman para los resultados y la investigación clínica en la atención sanitaria de Hennepin en Minneapolis. La investigación fue soportada en parte por el instituto nacional sobre el envejecimiento (NIA) y el Instituto Nacional del Cáncer (NCI), ambas partes del NIH. El componente australiano del estudio también recibió el financiamiento de la salud nacional australiana y de la universidad médica del Consejo de Investigación y de Monash. Aspirin y el placebo fueron suministrados por Bayer, que no tenía ninguna otra implicación con el estudio.

En la población total del estudio, el tratamiento con el magnesio 100 de la inferior-dosis aspirin por día no afectó a supervivencia libremente de la demencia o de la incapacidad. Entre la gente destinada aleatoriamente para tomar aspirin, el 90,3 por ciento seguía siendo activo en el final del tratamiento sin incapacidad física o demencia persistente, comparado con el 90,5 por ciento de ésos que tomaban un placebo. Los índices de incapacidad física eran similares, y los índices de demencia eran casi idénticos en ambos grupos.

El grupo que tomaba aspirin hizo un riesgo creciente de muerte comparar al grupo del placebo: el 5,9 por ciento de participantes que tomaban aspirin y el 5,2 por ciento que tomaba placebo murieron durante el estudio. Este efecto de aspirin no se ha observado en estudios anteriores; y la cautela se necesita en la interpretación de este encontrar. El índice de mortalidad más alto en el grupo aspirin-tratado era debido sobre todo a un índice más alto de muertes del cáncer. Un pequeño aumento en nuevos casos del cáncer fue denunciado en el grupo que tomaba aspirin pero la diferencia habría podido deber chance.

Los investigadores también analizaban los resultados de ASPREE para determinar si ocurrieron las acciones cardiovasculares. Encontraron que los regímenes para las acciones cardiovasculares importantes--incluyendo enfermedad cardíaca coronaria, ataques del corazón no fatales, y recorrido isquémico fatal y no fatal--eran similar en aspirin y los grupos del placebo. En el grupo de aspirin, 448 personas experimentaron las acciones cardiovasculares, comparadas con 474 personas en el grupo del placebo.

Extracción de aire importante--un riesgo sabido de uso regular de aspirin--también fue medido. Los investigadores observaron que aspirin fue asociado a un riesgo importante creciente de extracción de aire, sobre todo en el aparato gastrointestinal y el cerebro. Extracción de aire clínico importante--recorrido hemorrágico, sangrando en el cerebro, las hemorragias gastrointestinales o las hemorragias en otros sitios que requirieron la transfusión o la hospitalización--ocurrido en 361 personas (el 3,8 por ciento) en aspirin y en 265 (el 2,7 por ciento) que toman el placebo.

Como sería preveído en una población de un más viejo adulto, el cáncer era una causa de la muerte común, y el 50 por ciento de la gente que murió en la juicio tenía algún tipo de cáncer. La enfermedad cardíaca y el recorrido explicaron el 19 por ciento de las muertes y de la extracción de aire mayor para el 5 por ciento.

“El aumento en muertes del cáncer en participantes del estudio en el grupo de aspirin era asombrosamente, dado los estudios anteriores que sugieren resultados perfeccionados uso del cáncer de aspirin,” dijo a Leslie Ford, M.D., director adjunto para la investigación clínica, división del NCI de la prevención de cáncer. El “análisis de todos los datos cáncer-relacionados de la juicio está en curso y hasta nosotros tenemos datos adicionales, estas conclusión se debe interpretar con cautela.”

La “continuación que continúa de los participantes de ASPREE es crucial, determinado desde efectos más a largo plazo sobre los riesgos para los resultados tales como cáncer y demencia puede diferir de ésos durante el estudio hasta la fecha,” dijo a Evan Hadley, M.D., director de la división de NIA de geriatría y de gerontología clínica. “Estas conclusión iniciales ayudarán a clarificar el papel de aspirin en la prevención de la enfermedad para más viejos adultos, pero mucho más necesita ser aprendida. Las personas de ASPREE están continuando analizar los resultados de este estudio y han ejecutado los planes para vigilar a participantes.”

A medida que estos esfuerzos continúan, Hadley acentuó que más viejos adultos deben seguir el consejo de sus propios médicos sobre el uso diario de aspirin. Es importante observar que las nuevas conclusión no se aplican a la gente con una indicación probada para aspirin tal como recorrido, ataque del corazón u otra enfermedad cardiovascular. Además, el estudio no dirigió los efectos de aspirin en la gente más joven que la edad 65. También, puesto que el solamente 11 por ciento de participantes había tomado regularmente la inferior-dosis aspirin antes de incorporar el estudio, las implicaciones de la posterior investigación de la necesidad de las conclusión de ASPREE para determinar si la más vieja gente sana que ha estado utilizando regularmente aspirin para la prevención de la enfermedad debe continuar o interrumpir uso.