Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El mar arroja a chorros modelo revela las moléculas dominantes en la diferenciación dopaminérgica de la neurona

El cerebro humano es excesivamente complejo, consistiendo en diversas regiones con funciones determinadas y aproximadamente 100 mil millones neuronas. Esta complejidad ha presentado un reto importante en la comprensión de este órgano y cómo se convierte, determinado debido a las entregas éticas asociadas a la investigación sobre seres humanos.

En un nuevo estudio denunciado en genes y el revelado, un equipo de investigación centrado en la universidad de Tsukuba ha desarrollado un nuevo enfoque para revelar cómo las formas del cerebro vía la creación de diversos tipos de neuronas usando un mar arrojan a chorros, un organismo simple que es un precursor a los vertebrados. Usando esta aproximación, las personas determinaron dos moléculas que son vitales para el revelado de una región del este cerebro de las especies análogo al hipotálamo en seres humanos, que tiene implicaciones potenciales a través del campo de la neurología.

El mar arroja a chorros es un modelo útil para estudiar el revelado del cerebro mientras que presenta algunas características básicas de todos los vertebrados en un escenario evolutivo temprano, mientras que teniendo un sistema nervioso central el contener de solamente 177 neuronas. Los investigadores se aprovecharon de esta simplicidad realizando la secuencia del ARN para las células a través de embriones enteros, revelando que dos moléculas, Ptf1a y Meis, son vitales para la aparición de neuronas/de células dopaminérgicas de la corona, una forma temprana simple del hipotálamo.

“Podíamos ordenar el ARN de cerca de 5000 células del mar arrojamos a chorros embriones y determinamos las neuronas determinadas que deseábamos enfocar conectado encontrando genes dopaminérgicos del marcador en sus perfiles de la expresión,” Yasunori correspondiente autor que Sasakura dice. “Un gen, Ptf1a, fue expresado solamente en neuronas/células dopaminérgicas de la corona, pero no en cualquier otra neurona, así que entonces lo analizábamos más lejos.”

Las personas mostraron eso que cegaba la esta expresión de gen llevada a una falla de estas neuronas específicas de formar, mientras que aberrantemente la expresión de este gen en el sistema nervioso convirtió la mayor parte de las neuronas en este tipo específico.

“Después clasificamos las células que expresaban Ptf1a en diversos subgrupos y encontramos que los que distinguieron lo más totalmente posible en las neuronas dopaminérgicas también expresaron el gen Meis,” Takeo Horie decimos. “Nuestros análisis mostraron que estos factores de dos transcripciones trabajan en tándem para estimular la producción de estas neuronas, que también tiene implicaciones importantes para cómo el hipotálamo forma en seres humanos.”

Las personas no habrían podido hacer un descubrimiento de esta clase sin el nuevo enfoque de la secuencia y de manipulaciones unicelulares del ARN tales como golpe de gracia y énfasis excesivo del gen. Esta caracterización de la manera en la cual diversas subpoblaciones de neuronas se crean, no obstante en un precursor simple al hipotálamo humano, podría ayudar en el combate contra las enfermedades humanas que implicaban deficiencias dopaminérgicas tales como enfermedad de Parkinson.