Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El comportamiento apareamiento de los mosquitos de comprensión de' es dominante para las estrategias del mando de vector que se convierten

Los oídos de los mosquitos masculinos amplifican el sonido de una hembra inminente que usa un tono fantasma uno mismo-generado que imite los wingbeats de la hembra, que aumenta la entrada acústica del oído en un factor de hasta 45.000, hallazgos un nuevo estudio UCL-llevado.

Los investigadores estudiaban mosquitos enfermedad-que llevaban, y esperan sus conclusión, publicadas en comunicaciones de la naturaleza, podrían ayudar a diseñar señuelos acústicos para controlar la extensión de enfermedades mortales.

La “audiencia es un sentido crucial para los mosquitos pues la comunicación sonora desempeña un papel dominante en su comportamiento de apareamiento. Entendiendo cómo los mosquitos comunican en enjambres para encontrar que los compañeros son importantes en el revelado de las estrategias del mando de vector,” dijo el guía del estudio, el Dr. Joerg Albert (instituto del oído de UCL).

Los investigadores estudiaron tres especies del mosquito: los gambiae de los anófeles malaria-que llevan, el aegypti del aedes del virus de Zika que lleva y de la dengue, y el quinquefasciatus del mosquito del virus del Nilo que lleva del oeste.

Los tres tipos compañero del mosquito en los enjambres, que se forman típicamente sobre todo de varones con las solamente una o alguna hembras que entran al mismo tiempo, así que los varones necesitan escoger el sonido de una hembra inminente del ruido de varones circundantes.

Los investigadores investigaban porqué los flagelos (partes sobresalientes flageliformes) de las antenas masculinas (los mosquitos oyen con sus antenas) pueden vibrar espontáneamente en áspero la misma frecuencia del wingbeat femenino.

Encontraron que los mosquitos masculinos más futuros amplifican el sonido de wingbeats femeninos también aprovechándose del sonido mucho más ruidoso de sus propios wingbeats.

La mezcla de los dos sonidos, del wingbeat femenino y wingbeat del varón del propio, genera un tono adicional de la distorsión, o la “ilusión auditiva” que está solamente presente en las antenas (o en los oídos de mamíferos). Las vibraciones espontáneas de los flagelos cambian para ser las exactas la misma frecuencia que el wingbeat femenino, amplificar máximo la ilusión.

“Esencialmente, qué el mosquito masculino oye no es real el wingbeat femenino sí mismo; bastante, oye este tono fantasma que ha creado para amplificar el sonido,” dijo al primer Dr. Matthew Su (instituto del autor del estudio del oído de UCL).

Los investigadores encontraron que los varones pueden producir constante la vibración espontánea.

“Cuando cortamos el nervio que hacía señales entre el cerebro del mosquito y sus antenas, las vibraciones eran constante activas, sugiriendo que las señales del cerebro suprimen las vibraciones hasta aproximaciones de una hembra,” dijeron al Dr. Marta Andrés (instituto del co-autor del oído de UCL).

El equipo de investigación también encontró que los mosquitos con los enjambres más grandes exhibieron la amplificación más grande, sugiriendo diferencias en cómo se desarrollaron.

“Sabíamos que los mosquitos masculinos eran expertos en estar atentas a hembras, pero fuimos sorprendidos en el fragmento al cual pueden amplificar el sonido, con los factores de amplificación mayores que cualquier cosa vista antes en cualquier animal,” dijo al Dr. Albert.

Los investigadores están continuando sus estudios de la audiencia del mosquito para desarrollar señuelos acústicos, en parte más lejos aclarando las diferencias entre la audiencia femenina y masculina, pues solamente las hembras muerden e infectan a seres humanos.