El estudio apunta investigar resistencia antimicrobiana de Escherichia Coli uropathogenic de pacientes mayores

La infección de vías urinarias (UTI) es una causa común de la morbosidad y de la mortalidad en más viejos adultos. Escherichia Coli es uno de los agentes bacterianos con una incidencia más alta en infecciones urinarias comunidad-detectadas y atención sanitaria asociadas en pacientes mayores. Por todo el mundo, una subida del espectro extendido Escherichia Coli (ESBL) que producía Beta-Lactamase y los aislantes multi-resistentes se ha denunciado. El objetivo de este estudio era investigar resistencia antimicrobiana de Escherichia Coli uropathogenic de pacientes mayores en un Hospital General, la Argentina. Durante el período julio de 2011-julio de 2015, un estudio de observación, anticipado fue realizado. Los pacientes durante 70 años con infecciones de vías urinarias, sin los catéteres urinarios y sin semana anterior antimicrobiana de la terapia antes de muestrear, eran incluidos.

768 aislantes bacterianos fueron determinados como Escherichia Coli. Las resistencias a la ampicilina (80,5%), al ácido nalidíxico (61,7%), al ciprofloxacin (42,8%), a TMS (37,6%), a la amoxicilina-clavulanate (28,6%), al cefazolin (21,6%), al cefuroxime (20,7%), a la gentamicina (13,8%), al cefotaxime (9,7%), al ceftazidime (9,7%), al cefepime (8,4%), al cefoxitin (3,1%) y al nitrofurantoin (2,3%) fueron observadas. La resistencia a los carbapenems no fue expresada. La producción de β-lactamases extendidos del espectro fue descubierta (7,6%) en la comunidad detectada (el 96%) y la atención sanitaria asoció aislantes (del 4%). Los factores de riesgo independientes para las infecciones urinarias producidas por Escherichia Coli multi-resistente eran: infecciones mellitus, periódicas de la diabetes, hospitalización durante el año pasado y exposición a las β-lactamas en los 3 meses pasados.

En este estudio, una alta incidencia de la resistencia a las β-lactamas así como a otros antimicrobianos fue observada en los aislantes de Escherichia Coli de pacientes mayores con UTI. De acuerdo con los resultados de esta investigación sugerimos para evitar usar quinolones o TMS por más viejos de 70 años de los pacientes con por lo menos uno de los factores de riesgo independientes previamente mencionados. La detección de estas deformaciones representa una señal de alarma que motive una vigilancia contínua de la resistencia antimicrobiana en pacientes adultos con las infecciones urinarias producidas por Escherichia Coli.

Fuente: http://benthamscience.com/