La inflamación prenatal puede explicar porqué algunos niños son una sepsia neonatal más propensa

Cada año 15 millones de niños son prematuros nacido y hacen frente a altos riesgos de complicaciones a corto y largo plazo, incluyendo sepsia, la inflamación severa de la tripa, y desordenes neurodevelopmental. Un nuevo parte en el gorrón americano de la patología demuestra un eslabón entre la inflamación prenatal y la función inmune postnatal del estado y del órgano en los lingotes prematuros, sugiriendo que la intervención temprana (eg., los antibióticos o las drogas antiinflamatorias) se pueda autorizar para prematuro soportada los niños con los signos de la inflamación de membranas fetales.

“Nuestro estudio puede impulsar a clínicos ser más conscientes de la población de niños prematuros con el principal investigador explicado del chorioamnionitis (inflamación de la membrana fetal) pues tienen riesgos más altos de la inflamación sistémica y de la sepsia neonatal,” por T. Sangild, DVSc, DMSc, doctorado, de la sección de la pediatría y de la nutrición comparativas, del departamento de ciencias veterinarias y animales, de la universidad de Copenhague, de Frederiksberg, de Dinamarca, y del departamento de la pediatría y del remedio adolescente, Rigshospitalet, Copenhague, Dinamarca.

“Los datos implican la importancia de la integridad de barreras entre los tejidos epiteliales (eg., tripa, los pulmones, y piel) y la circulación. Esas barreras son más frágiles en recién nacidos prematuros, y pueden facilitar el desplazamiento de bacterias y de moléculas inflamatorias, llevando a los desordenes de la inflamación sistémica y del órgano interno.”

Para inducir la inflamación prenatal, el lipopolysaccharide bacteriano de la endotoxina (LPS) fue inyectado en los sacos amnióticos de lingotes prenatales. Analizaban los LPS y a los grupos de mando en el nacimiento, tres días después del nacimiento, y cinco días después del nacimiento (fórmula que introduce).

En el nacimiento, los LPS prenatales indujeron chorioamnionitis histologic suave e inmunorespuestas naturales fetales fuertes del pulmón y de la tripa con cytokines y la infiltración inflamatorios elevados del neutrófilo/del macrófago. “Creemos que las reacciones epiteliales fueron derivadas de la exposición directa a los LPS intra-amnióticos o que LPS-indujeron probablemente cytokines,” el Dr. conocido Sangild.

Cinco días después, la tripa y la inflamación del pulmón se desplomaron; sin embargo, los lingotes expuestos a los LPS desarrollaron prenatal gradualmente la inflamación sistémica, con niveles de los subconjuntos del leucocito de la sangre (eg., de los neutrófilos, de los linfocitos) y los cytokines del plasma (eg., IL-1β), similares a los síntomas encontraron en niños sépticos. Entre los que sobrevivieron, los lingotes en el grupo de mando estaban en sus pies y fueron recorridos por primera vez antes de los animales LPS-expuestos. Los niveles de bacterias también fueron encontrados en el bazo en los lingotes LPS-expuestos, indicando la infección sistémica creciente o la capacidad disminuida de autorizar bacterias desplazadas. In utero el índice de mortalidad era más alto en los fetos LPS-expuestos comparados al grupo de mando, al igual que la incidencia de la diarrea severa. Interesante, los LPS intra-amnióticos no aumentaron la incidencia de la enterocolitis de necrotización fórmula-inducida (NEC) el día 5. Esto es importante pues se ha sospechado que la inflamación sistémica en el nacimiento pudo también predisponer a NEC posterior en la tripa de niños prematuros; sin embargo, esta hipótesis no fue soportada por este estudio.

“Estos datos sugieren que los efectos sistémicos postnatales de LPS prenatales a corto plazo fueran iniciados indirectamente de la inflamación local precedente de tejidos epiteliales en el período fetal, y los efectos fueron amplificados gradualmente sistémico durante los primeros días después del nacimiento prematuro,” el Dr. comentado Sangild.

Los resultados de este estudio destacan la importancia del diagnóstico precoz de la inflamación prenatal para facilitar las intervenciones alimenticias, médicas, o farmacéuticas que atenúan las reacciones postnatales perjudiciales a la inflamación prenatal. El problema todavía sigue siendo que una mujer embarazada con la inflamación intra-amniótica puede ser asintomática y, por lo tanto, inconsciente ella tiene una infección que podría dañar su bebé.

Fuente: https://www.elsevier.com/