Los niños hispánicos con enfermedad cardíaca congénita tienen resultados peores, hallazgos de la investigación

Los niños hispánicos con los tipos críticos de enfermedad cardíaca congénita tienen resultados peores en su primer año que sus contrapartes blancas de los no-Hispanos, una diferencia impulsada en gran parte por el nivel de educación de su molde-madre y el tipo de abrigo de seguro, según la nueva investigación en el gorrón de la asociación americana del corazón, el gorrón del acceso abierto de la asociación americana del corazón/de la asociación americana del recorrido.

Los investigadores centrados en dos defectos del corazón: síndrome del corazón y transposición D izquierdos hipoplásticos de las grandes arterias, que requieren cirugía neonatal corregir el problema. Con síndrome izquierdo hipoplástico del corazón, el izquierdo del corazón es subdesarrollado en la matriz y el ventrículo del aorta e izquierdo es demasiado pequeño. En los niños soportados con la transposición D de las grandes arterias, dos de las arterias principales se conectan con el lado incorrecto del corazón.

Constante con otro estudia, los investigadores encontraron que los niños hispánicos tenían resultados menos favorables bajo la forma de mortalidad anual o número de readmisiones hasta 1 año de edad con respecto a los niños blancos de los no-Hispanos con los mismos defectos. El estado del nivel y del seguro de la educación de un molde-madre aparecía explicar una porción grande de esta disparidad entre los niños.

“Las conclusión de este papel comienzan a aumentar nuestra percatación de los factores no médicos que pueden afectar el resultado de niños con enfermedad cardíaca congénita compleja,” dijeron al principal investigador Shabnam Peyvandi, M.D., profesor adjunto en la Universidad de California en San Francisco, California.

Los investigadores estudiaron supervivencia anual y el número de readmisiones hasta 1 año de edad, así como las variables socioeconómicas dominantes, en una muestra representativa de la población de una base de datos grande mantenida por la oficina de California de la formulación de planes y del revelado estatales de la salud. La base de datos mantiene archivos en más de tres millones de nacimientos a partir de los años 2007-2012.

El estado económico y educativo de cada molde-madre, la edad, la precocidad infantil y el peso de nacimiento todo eran considerados, al igual que como la situación del hospital donde estuvo nacido el niño - rural, intermedio o urbano.

Los moldes-madre hispánicos eran más jovenes, tenían menos años de educación, índices más altos de seguro público, vivos más a menudo en ciudades y sus niños eran más probables haber nacido en hospitales de la comunidad. Sus niños eran también pequeños para la edad gestacional comparada a los niños del blanco de los no-Hispanos.

Los investigadores denunciaron que el solamente 22 por ciento de moldes-madre hispánicos tenía mayor de 12 años de escuela, mientras que el régimen para los moldes-madre blancos de los no-Hispanos era el 70 por ciento. En términos de seguro médico, el 69 por ciento de los moldes-madre blancos de los no-Hispanos tenía abrigo privado comparado con el apenas 23,5 por ciento de mujeres hispánicas.

Mientras que el estado del seguro y los niveles maternales de la educación aparecían desempeñar un papel importante en resultado, otros factores socioeconómicos no considerados en el estudio, tal como renta, acceso al cuidado y empleo, habría podido contribuir a un porcentaje grande de la disparidad, los investigadores conocidos.

“Este estudio demuestra los factores socioeconómicos que pueden en parte explicar las disparidades consideradas entre los niños hispánicos con la enfermedad cardíaca congénita comparada a los niños blancos,” dijo a Peyvandi. Los “niveles maternales de la educación actúan probablemente como poder para otros factores socioeconómicos que puedan impedir el acceso al cuidado y recursos disponibles a ciertas comunidades. El combate y el outreach de la comunidad a las comunidades en peligro son pasos iniciales en determinar barreras específicas al acceso de la atención sanitaria con una meta de perfeccionar los resultados para todos los niños con enfermedad cardíaca congénita.”