La nueva investigación determina factor de riesgo modificable de la demencia en personas mayores

Para más viejos adultos, puede parecer como si el dado se echa ya con respecto a sus probabilidades de la demencia que se convierte, pero la nueva investigación de la universidad de Pittsburgh ha determinado un factor de riesgo de la demencia entre más viejos adultos que deben ser modificables incluso bien en edad avanzada.

El estudio, que drena en datos cerco de centenares siguientes de Pittsburghers mayor por más de 15 años, fue publicado hoy en el gorrón de la enfermedad de Alzheimer. El encontrar de la cañería maestra es que la rigidez arterial es un buen poder para predecir quién continuará desarrollar demencia. Incluso los ciertos signos de la enfermedad de cerebro no estaban como informando. Puesto que la rigidez arterial se puede reducir por las drogas de antihypertensive, y también las intervenciones probables de la forma de vida, estas conclusión sugieren que los pacientes en peligro puedan tener la potencia de prevenir o de demorar el inicio de la demencia.

“Mientras que las arterias grandes consiguen más rígidas, se disminuye su capacidad de amortiguar el bombeo de la sangre del corazón, y ésa transmite la fuerza de pulsación creciente al cerebro, que contribuye al daño cerebral silencioso que aumenta riesgo de la demencia,” dijo autor a Raquel mayor Mackey, Ph.D., M.P.H., profesor adjunto de la epidemiología, universidad de la escuela de Pittsburgh de la salud pública. “Aunque la rigidez arterial se asocia a los marcadores de silencioso, o de subclínico, daño cerebral y disminución cognoscitiva, hasta ahora, no estaba sin obstrucción que la rigidez arterial fue asociada al riesgo de demencia.”

Los autores analizaban la asociación entre la rigidez y la demencia arteriales entre 356 más viejos adultos, con una edad media de 78, que eran parte del estudio cardiovascular de la cognición del estudio de la salud (CHS-CS), un estudio a largo plazo para determinar factores de riesgo de la demencia. Este estudio es inusual porque tenía 15 años de continuación casi completa del estado y de los resultados cognoscitivos para más viejos participantes.

Todos los participantes incluidos en el actual estudio eran demencia-libres cuando el estudio comenzó en 1998. Durante este mismo período, Mackey y sus personas probaron su rigidez aórtica con velocidad de onda del pulso (PWV), una dimensión no invasor de la velocidad a la cual el pulso de la presión arterial viaja a través de las arterias. Los participantes del estudio también tenían exploraciones de MRI de sus cerebros para medir signos de la enfermedad de cerebro subclínica.

Los investigadores encontraron que los temas con las altas lecturas de PWV eran el 60 por ciento más probables desarrollar demencia durante los 15 años siguientes comparados a ésos con valores más inferiores de PWV.

Aunque la rigidez arterial se correlacione con enfermedad de cerebro y los factores de riesgo subclínicos para la enfermedad cardiovascular, estas variables de la confusión no explicaron los resultados.

“Es muy asombrosamente que el ajustar según marcadores subclínicos de la enfermedad de cerebro no redujo la asociación entre la rigidez y la demencia arteriales en absoluto,” dijo a Chendi Cui, M.S., primer autor en el estudiante de papel y doctoral en la salud pública de Pitt. “Contamos con que la rigidez arterial aumente el riesgo de demencia en parte aumentando daño cerebral subclínico. Sin embargo, en estos más viejos adultos, la rigidez arterial y los marcadores subclínicos del daño cerebral aparecían ser relacionados independientemente con el riesgo de la demencia.”

Eso es prometedor porque no hay muchas pruebas que es posible invertir enfermedad de cerebro subclínica, mientras que el atiesarse arterial se puede reducir por la medicación del antihypertensive y quizás también la forma de vida sana cambia por ejemplo ejercicio. Por ejemplo, este estudio mostró que el ejercicio en una edad media de 73 fue asociado a un PWV más inferior cinco años más tarde. Así pues, si los pacientes mayores consiguen señalados por medio de una bandera con una alta lectura de PWV o marcador del daño cerebral subclínico, pueden todavía tener la ocasión de stave lejos demencia.

“Cuál es emocionante pensar alrededor es que la asociación fuerte de la rigidez arterial a la demencia en edad avanzada sugiere que incluso a la edad de 70 años o 80, nosotros pudieran todavía poder demorar o prevenir el inicio de la demencia,” Mackey dijo.