El estudio ofrece esperanza de la detección temprana, tratamiento del cáncer de hígado

El cáncer de hígado es la segunda causa de cabeza de la mortalidad cáncer-relacionada mundial, demandando 700.000 vidas cada año. La mayoría de las cajas se descubren demasiado tarde para una vulcanización -- pero ahora un estudio ofrece esperanza de la detección temprana, y los objetivos para los nuevos tratamientos. Publicado en fronteras en célula y biología de desarrollo, los resultados muestran un aumento espectacular en la expresión de enzimas “glicolíticas” azúcar-ardiendo en hígados cirróticos precancerosos. Este aumento se asocia a un riesgo importante más alto de desarrollar el carcinoma hepatocelular (HCC) -- el tipo principal de cáncer de hígado -- y podría llevar a un biomarker que determina ésos a riesgo de malignidad.

“Sabemos que los 90% de todos los casos hepatocelulares del carcinoma comienzan con cirrosis del higado,” explicamos el Dr. Salvador Papa de los autores del mayor del estudio de la universidad de Leeds y al Dr. Concetta Bubici de la universidad Londres, Reino Unido de Brunel. “Tan estableciendo claramente cuando la cirrosis progresa al cáncer, podríamos perfeccionar la detección temprana y el tratamiento -- con cirugía, chemo y radioterapia, pero quizás también con los nuevos tratamientos que invierten la transición.”

Cambios metabólicos en células cancerosas

En cirrosis, el daño crónico causado por los virus de hepatitis B o C, el alcohol, o la obesidad lleva a marcar con una cicatriz y a la formación de nódulos regeneradores en el hígado. La alta rotación de la célula en estos nódulos, con la acumulación de daño genético, puede producir eventual las células cacerígenas.

“Nos establecimos para encontrar las características de las células cirróticas que pudieron predecir el cambio cacerígeno,” decimos a la papá.

Por casi un siglo, los científicos han reconocido que el movimiento de las células cancerosas la manera ellos genera energía. La carrocería obtiene normalmente energía de macronutrients -- azúcares, grasas, proteínas y sus intermediarios -- sobre todo usando el oxígeno. Pero nuestras células pueden también extraer energía de los azúcares sin usar el oxígeno. Este proceso anaeróbico, llamado glicolisis, produce el lactato que las “quemaduras” nuestros músculos durante ejercicio intenso -- y también es utilizado por los cánceres para aprovisionar de combustible su incremento desenfrenado.

“Como virtualmente todos los cánceres, células de la alto-proliferación HCC parezca reajustar su metabolismo energético hacia glicolisis, con independencia de disponibilidad del oxígeno.”

La causa de este movimiento en metabolismo de la glucosa -- conocido como el efecto de Warburg -- sigue siendo desconocido, pero la inflamación se piensa para desempeñar un papel.

“Dado que la cirrosis es un proceso inflamatorio, decidíamos observar si el movimiento metabólico a la glicolisis está presente ya en células cirróticas -- y si esto predice la progresión al carcinoma hepatocelular.”

Los cambios metabólicos del cáncer están presentes en células cirróticas

La papá y los colegas analizaban muestras normales, cirróticas y cacerígenas del hígado (HCC) de los pacientes seguidos durante 10 años que seguían una biopsia del hígado.

“Para tener una reseña completa de los cambios del metabolismo energético en HCC y de los escenarios premalignos de la enfermedad, medimos la expresión de los genes que codificaban las enzimas implicadas en glicolisis y otros caminos metabólicos.”

Encontraron que los genes glicolisis-relacionados -- incluyendo el hexokinase 2 (HK2), la aldolasa A (ALDOA) y la cinasa M2 (PKM2) del piruvato -- se expresan altamente no sólo en HCC, pero también en cirrosis con respecto a muestras normales del hígado.

“Es decir: el movimiento a la glicolisis ocurre en el escenario precanceroso,” dice Bubici.

Golpeando, el nivel de expresión de genes glicolisis-relacionados mostró la correlación positiva con la progresión de la cirrosis a HCC -- y con resultado pobre en ésos con HCC ya a la hora de la biopsia.

“Esto sugiere que la expresión de enzimas glicolíticas se podría utilizar como nuevo biomarker para predecir el riesgo de último desarrollo de HCC en pacientes con cirrosis,” demande Bubici.

Hacia la detección temprana

Las personas esfuerzo el estudio son preliminares: “Los estudios son más lejos necesarios establecer si estos cambios en la expresión génica están confirmados como cambios en actividad glicolítica.”

Sin embargo, las conclusión revelan medios prometedores de perfeccionar supervivencia de HCC con la detección temprana y el tratamiento. Según papá, el movimiento a un perfil glicolítico de la expresión en células cirróticas podía incluso ser un objetivo para las nuevas terapias de HCC.

“Por ejemplo, las juicios clínicas están actualmente en curso explorar el efecto de statins -- cuáles se utilizan para ayudar a prevenir enfermedad cardiovascular -- en el revelado de HCC en pacientes cirróticos o la repetición de HCC que sigue retiro quirúrgico.

“Es muy probable que cegando síntesis del colesterol, los statins también supriman glicolisis como estos caminos químicos recubren. Si estas juicios muestran que los statins reducen riesgo de HCC, otros estudios serían necesarios establecer si la inhibición de la glicolisis en células cirróticas es responsable,” dicen a la papá.

Fuente: https://www.frontiersin.org/