Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La investigación revela cómo los patógeno del micoplasma se escabullen más allá de nuestra línea de defensa

La nueva investigación revela que los patógeno del micoplasma hacen la DNA de una manera única que pueda protegerlos contra nuestra inmunorespuesta. El resultado podría ofrecer nuevas avenidas para combate los patógeno que utilizan esta estrategia. El estudio se publica hoy en la naturaleza del gorrón científico.

Cada vez que dividen, las bacterias necesitan copiar su DNA entera, la heliografía de la célula. Una gran cantidad de los cuatro bloques huecos diferentes de la DNA tienen que ser producidos. La enzima que hace los bloques huecos se llama RNR (reductasa del ribonucleótido).

Debido a su papel esencial, RNR se ha estudiado intenso por más de 50 años. Durante este tiempo se ha observado que en todos los organismos, de seres humanos a las bacterias, RNR requiere los iones del metal para la función. Una estrategia general que nuestro sistema inmune utiliza para luchar bacterias invasoras es morirlas de hambre de metales.

“Descubrimos que una familia de proteínas de RNR en el micoplasma que no necesita los metales” dice Vivek Srinivas, estudiante de tercer ciclo en el departamento de la bioquímica y la biofísica, la universidad de Estocolmo y uno de los autores del estudio.

En la reducción Metal-libre del ribonucleótido del estudio movida por motor por un radical de la DOPA en patógeno del micoplasma, los investigadores muestran que en vez de usar los metales, este tipo de RNR utiliza un radical modificado del aminoácido para iniciar la reacción química. Los radicales son moléculas con un número impar de electrones, algo que los hace muy reactivos.

Muchas de las bacterias que utilizan este nuevo grupo de RNR son los patógeno del micoplasma que invaden superficies de la mucosa en los trechos respiratorios y genitales. Es posible que esta manera extraordinaria de hacer bloques huecos de la DNA se desarrolló de modo que las bacterias puedan sobrevivir y multiplicarse a pesar de una falta de metales.

“Es notable cómo la evolución encontró una solución química alterna a este problema, algo que no pensamos éramos posibles sin los metales. Por supuesto, esto también significa que puede haber nuevas avenidas para combate los patógeno que utilizan esta estrategia”, dice a Martin Högbom, profesor en el departamento de la bioquímica y de la biofísica, universidad de Estocolmo, líder del proyecto de investigación.