El estudio define el biomarker en respuesta al tratamiento del cáncer de próstata castración-resistente

El tipo más agresivo de cáncer de próstata, cáncer de próstata castración-resistente, se puede tratar con dos diversas terapias: taxanes o tratamiento hormonal. Hasta que este día allí no sea ningún estudio comparativo entre los dos y la decisión en los cuales el tratamiento a utilizar se hace empírico y se basa en las preferencias del paciente. Ahora, un estudio co-llevado por el centro de investigación nacional español de cáncer (CNIO) y los investigadores de Italia y del Reino Unido, y publicado en “urología europea”, ha definido un biomarker que, usando biopsia líquida, puede determinar cuáles de los dos tratamientos pueden ampliar la esperanza de vida en cada paciente.

El estudio, que muestra de nuevo la importancia de la investigación básica para generar el conocimiento que se puede traducir a un mejor cuidado clínico para los pacientes, fue llevado por David Olmos, jefe de la unidad de investigación clínica del cáncer de próstata de CNIO, Hugo de Giorgi, del Istituto Scientifico Romagnolo por el dei Tumori (IRST), IRCCS de Meldola (Italia), y Gerhardt Attard de Cura del la del estudio e del lo, del centro para la evolución y del cáncer en el instituto de la investigación de cáncer (ICR) en el Reino Unido.

¿Taxanes o terapia de la hormona?

El cáncer de próstata es uno de los cánceres mas comunes de varones y tiene uno de la tasa de supervivencia de cinco años más alta cuando está diagnosticado en el escenario localizado. Cuando está diagnosticado en el escenario avanzado o cuando un tumor localizado recae después del tratamiento local inicial, el procedimiento usual es lucharlo usando la terapia masculina de la privación de la hormona (andrógeno). Puede ser hecho por el retiro quirúrgico de los testículos o la medicación con que elimina la producción de la testosterona (castración química). Sin embargo, muchas de los pacientes, del hasta 90%, después de que la castración inicial desarrollen más agresivo, de las formas castración-resistentes y su tasa de supervivencia son alrededor 2 años.

Entre los tratamientos usados para ampliar la esperanza de vida en pacientes con el cáncer de próstata castración-resistente, los taxanes - docetaxel y cabazitaxel - trabajan cegando la proliferación de la división celular y de célula. La terapia de la hormona de la nueva generación - abiraterone y enzalutamide -, por el contrario, actúa en la producción del andrógeno (hormona masculina): el abiraterone inhibe su síntesis, mientras que el enzalutamide ciega el receptor nuclear de la testosterona; esta terapia interfiere con la producción del “combustible” que el tumor necesita para crecer.

“En este momento no hay estudios comparativos entre las hormonas y los taxanes”, explican a David Olmos. “Hay solamente estudios en poblaciones similares y la selección del tratamiento adecuado se hace empírico. El tratamiento comienza generalmente con una terapia de la hormona, pero también depende de la preferencia del paciente, después debido de informar al paciente sus opciones”.

Los resultados del estudio ahora publicados en la urología europea del gorrón han determinado que los enfermos de cáncer castración-resistentes de la próstata que tienen un número normal de copias del gen que codifica el receptor del andrógeno (AR) - las señales celulares de regulación una mediadas por las hormonas de sexo masculinas - en la DNA de circulación del tumor (la DNA que el tumor libera en la sangre), parecen tener un más poco arriesgado de la progresión de la enfermedad y una esperanza de una vida más alta cuando él se trata con abiraterone/enzalutamide, con una tasa de supervivencia el 50% más alta comparada al docetaxel, donde estaba alrededor 24 meses la esperanza de vida media”, continúa Olmos. Por otra parte, los pacientes con más copias del gen del receptor del andrógeno responden ligeramente mejor al docetaxel, con una esperanza de una vida más alta, alrededor 9 meses, comparados a abiraterone/enzalutamide.

Esta investigación llevada por tres investigadores internacionalmente renowned - Olmos, Attard y de Giorgi - con la participación de investigadores de España, Italia y el Reino Unido, es un ejemplo perfecto de la colaboración acertada que ocurre entre la investigación clínica y de translación dentro de la academia europea, y de donde está la ventaja el objetivo principal del paciente. Las personas del cáncer de próstata de CNIO han llevado el estudio en España, y ha coordinado los 13 centros españoles de los cuales 112 pacientes de los 239 analizados venido.

La unidad de investigación clínica del cáncer de próstata de CNIO tiene una red amplia de los colaboradores clínicos integrados en la plataforma del OBTENER. Es una plataforma que es el resultado de la colaboración y del trabajo duro de investigadores españoles numerosos, y que ha dado una de las colecciones céntricas multi anticipadas más grandes de muestras biológicas de pacientes con el cáncer de próstata avanzado asociado a los datos clínicos anticipados más importantes del campo académico europeo.

Biopsia líquida: inofensivo, rápido y efectivo

La presencia de AR en la DNA de circulación del tumor se ha convertido en el primer biomarker que ayudará a definir la terapia de primera línea para estos pacientes y también tiene un impacto en las sinergias entre la investigación básica y el cuidado clínico para perfeccionar su calidad de vida. El estudio también indica la urgencia para desarrollar los nuevos tratamientos para los pacientes con un de alto nivel de AR, pues responden peor a las terapias existentes.

La biopsia líquida ha demostrado ser una segura, rápidamente y método no invasor para determinar los cambios de un tumor específico y a poder decidir al mejor tratamiento de cada caso. Con un análisis de sangre simple podemos evitar la invasión del tejido que está presente en la biopsia tradicional y es mucho más segura.

Olmos explica: “usando las herramientas de la bioinformática podemos calcular la fracción de la DNA del tumor presente en la DNA libre total en el plasma y en esa fracción, calculamos el número de AR copiamos”. Para este estudio, se ha utilizado la biopsia líquida “confirma que un marcador que tiene un valor pronóstico puede también tener un uso profético. El paso siguiente será hacer un estudio al azar que pueda confirmar los resultados”.

Fuente: https://www.cnio.es/ing/publicaciones/first-blood-based-biomarker-in-response-to-the-treatment-of-the-most-aggresive-prostate-cancer