El aro seco crónico puede reducir régimen de lectura y romper tareas cotidianas

Los investigadores de Johns Hopkins denuncian ese aro seco crónico, una condición en la cual los desgarros naturales no puedan lubricar adecuadamente los aros, pueden reducir régimen de lectura y romper importante las tareas cotidianas que requieren la concentración visual por largos periodos del tiempo.

En un estudio de 186 adultos, publicado el 15 de noviembre en línea, en optometría y la ciencia de Vision, los especialistas de aro seco en el remedio de Johns Hopkins dicen que la condición puede reducir la velocidad de la lectura de una persona cerca tanto como el 10 por ciento y que puede hacerla difícil leer para más que un promedio de 30 minutos.

Según el principal investigador Esen Akpek, M.D., profesor de la familia de Bendann de oftalmología en el instituto del aro de Johns Hopkins Wilmer, el aro seco afecta a millones de adultos en los Estados Unidos, sobre todo ésos la edad 50 y más viejo, causando malestar ocular y problemas visuales. “Muchos de mis pacientes tienen visión perfecta en pruebas estándar del aro pero se quejan ellos no pueden impulsar en la noche o en áreas desconocidas, lea la letra pequeña o haga el trabajo de la computador,” ella dice. Akpek sospechó que las 75 pruebas tradicionales, a corto plazo del aro de la palabra para la velocidad de lectura y la exactitud no han podido destapar las causas del aro seco de los problemas porque la supuesta agudeza visual, o la agudeza, degrada solamente bastante para ser medida después de periodos de tiempo más largos.

“Sospechamos que la gente con el aro seco no podía sobre todo sostener bueno leyendo funcionamiento porque sus desgarros no pueden relubricar sus superficies del aro rápidamente bastante,” dice Akpek.

Para probar esto, Akpek y sus personas reclutaron a los 186 participantes de la clínica de la enfermedad superficial ocular y de aro seco en el instituto del aro de Wilmer. Todos los participantes eran la edad 50 o más viejo, y no habían utilizado la receta o sobre los eyedrops contrarios sobre las 24 horas antes de probar. El grupo tenía una edad media de 63,2, 116 participantes tenían clínico aro seco importante, 39 denunciaron síntomas de aro seco pero no tenían conclusión clínicas, y 31 participantes sin el aro seco actuaban como mandos. De los participantes, 131 con el aro seco y 23 participantes del mando eran mujeres.

Todos los participantes contestaron al cuestionario superficial ocular del índice de la enfermedad--una encuesta sobre 12 preguntas que pregunta acerca de síntomas pacientes tales como malestar del aro, y por calidad de la visión y contribuidores ambientales a las denuncias del aro, tales como viento o humo.

Sezen Karakus, M.D., profesor adjunto de la oftalmología en el instituto del aro de Johns Hopkins Wilmer y pieza del equipo de investigación, entonces administró un nuevo estudio de la lectura creado por el colega Pradeep Ramulu, M.D., Ph.D., profesor adjunto de la oftalmología en la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins y jefe de Akpek de la división del glaucoma en el instituto del aro de Wilmer. En 7.200 palabras, la nueva prueba de lectura es mucho más larga y tarda a participantes cerca de 30 minutos para terminar.

Los resultados mostraron que los 116 participantes con el aro seco clínico importante leyeron menos palabras por minuto que los mandos o ésos con solamente síntomas de aro seco. El régimen de lectura era 32 palabras por minuto menos en pacientes con el aro seco clínico importante, haciendo un promedio de 240 palabras por el minuto comparado a los mandos y a los pacientes con síntomas de aro seco pero sin las conclusión clínicas, que leyeron al mismo índice de 272 palabras por minuto.

Akpek dice que las personas también encontraron esa función visual continua--por ejemplo la lectura, impulsando o realizando cirugía--es duro en todo el mundo eyes porque cambia el régimen de parpadeo, que extiende y llena los desgarros sobre la córnea. Sin embargo, el cambio en tempo afecta a gente con el aro seco más seriamente.

Al principio y fin de los experimentos, Karakus cerco los pequeños frascos de desgarros de cada participante para los estudios futuros que ella espera ofrecerá pistas para exigir los mecanismos que causan esta dificultad visual y tratamientos posibles.

Akpek dice que la diagnosis y el tratamiento del aro seco son a menudo complicados, en parte porque muchas condiciones pueden causarla, incluyendo las casquillos del prensaestopas de aceite estorbadas y la inflamación sistémica de una enfermedad rheumatologic.

“Los tratamientos más efectivos son ésos adaptados a las causas subyacentes del aro seco, la severidad de la deficiencia del desgarro y de las actividades de un paciente,” ella dice. La gente que experimenta síntomas de aro seco frecuentes tales como visión de picadura, que fluctúa y sequedad puede intentar sobre los eyedrops contrarios, pero hará mejor si ella experimenta la prueba y la diagnosis profesionales.

Los tratamientos actuales pueden incluir caídas de la receta, forma de vida y los cambios ambientales, e inserción quirúrgica de enchufes o de otros procedimientos para aumentar la producción del desgarro.

Lamentablemente, el aro seco se entiende mal, dice mucho Akpek. Mucha gente no se relaciona sus síntomas del malestar del aro, tales como visión de picadura o que fluctúa, con el aro seco. Mucho más uno mismo-invitación con sobre los eyedrops contrarios.

Sin embargo, es fácil conseguir probado para el aro seco, dice Akpek. Con un cuestionario simple tal como el que está usado en este estudio, o algunas caídas en el aro durante un examen rutinario, cualquier oftalmólogo u optometrista debe poder reconocer el aro seco y remitir a los pacientes para el tratamiento.

En el futuro, esperanzas de Akpek de encontrar algunas pistas a las causas específicas de esta enfermedad en los desgarros cerco de los participantes del estudio. Ella también quisiera relanzar experimentos similares en una gente más joven para probar cómo el aro seco podría interferir con productividad del aprendizaje y del trabajo.

Fuente: https://www.hopkinsmedicine.org/