Las toxinas bacterianas específicas reducen el número de células que suprimen inmunorespuesta

Las bacterias del estafilococo áureo pueden causar enfermedades numerosas, tales como infecciones de la piel, pulmonía y envenenamiento de la sangre (sepsia). La inmunorespuesta fuerte accionada por las bacterias es un factor agravante aquí. Una razón de esto miente en toxinas bacterianas específicas - según lo establecido por personas de la universidad de Munich técnica (TUM) y de la universidad de Tübingen. Estas toxinas reducen la cantidad de células capaces de suprimir la inmunorespuesta. Las deformaciones tan multi-resistentes, que producen mismo niveles de la enterotoxina, llegan a ser aún más peligrosas.

Durante una infección, el estafilococo áureo libera un cóctel dañino que contiene diversas substancias en la carrocería - incluyendo las enterotoxinas estafilococias A y B (MAR y SEB). Los investigadores en el TUM y la universidad de Tübingen (ambo Alemania) se establecen para determinar si estas toxinas bacterianas desempeñan un papel en inmunorespuestas excesivas a los patógeno.

Con este fin, los investigadores examinaron el impacto de estas substancias en un grupo determinado de células inmunes llamadas las células mieloide-derivadas o MDSCs del supresor. Estas células verifican el sistema inmune, evitando que las inmunorespuestas llegar a ser demasiado fuertes y dañen la carrocería bastante que ayudándole.

Las toxinas ramp hacia arriba inmunorespuesta

El director del estudio, el Dr. Nicolás Rieber del profesor adjunto, es consultor que se especializa en enfermedades infecciosas y reumatología en el hospital de niños de Munich-Schwabing (Kinderklinik München Schwabing), que es operado en común por el TUM y la clínica de Munich (München Klinik). Así como sus personas, Rieber probó alrededor veinte diversas deformaciones del estafilococo áureo - incluyendo unas resistentes a muchos diversos antibióticos. Estas bacterias multi-resistentes plantean un problema grave en hospitales, pues se extienden a los pacientes debilitados ya por otras enfermedades y las infecciones resultantes son extremadamente difíciles de tratar.

Durante sus investigaciones, Rieber y sus personas podían determinar que la concentración de enterotoxinas tiene un efecto de modificación sobre el MDSCs de supresión. Donde ciertas deformaciones liberaron niveles de la toxina, ésta dio lugar a un número mucho más inferior de células inmunes del inhibidor. Los niveles inferiores de la toxina tenían el efecto opuesto - más MDSCs estaba entonces presente.

“No podemos todavía decir exactamente si las altas concentraciones de toxinas llevan el MDSCs para morir lejos, o si menos de ellas están producidas en el primer lugar. Pero el resultado es lo mismo: la inmunorespuesta se mantiene no más efectivo la verificación e intensifica demasiado lejos,” Rieber explica.

Las deformaciones multi-resistentes, particularmente, fueron encontradas para producir mismo niveles de la enterotoxina. “Encima de su resistencia a los antibióticos, ésta los hace aún más peligrosos. Accionan inmunorespuestas excesivas y debilitan así la carrocería aún más, los” contornos Rieber.

Uso potencial en el tratamiento contra el cáncer

Este conocimiento nuevamente detectado sobre el efecto de las toxinas se podía también aprovechar en el combate contra el cáncer, Rieber revela. El problema con los tumores es a menudo que el sistema inmune combate no más activamente el cáncer porque los mecanismos del inhibidor son demasiado fuertes. Observando cómo una terapia a lo largo de estas líneas pudo trabajar, Rieber explica: “Una posibilidad sería utilizar enterotoxinas debilitadas para inducir inmunorespuestas más fuertes en el sitio del tumor. Esto podría significar que apuntan a las células cancerosas más efectivo otra vez.” Los investigadores también ahora apuntan investigar el mecanismo molecular detrás del efecto que observaron.

Fuente: https://www.tum.de/nc/en/about-tum/news/press-releases/detail/article/35080/