Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las leyes sin humos se asociaron a la presión arterial sistólica reducida

Los planes de acción sin humos se han asociado (del número superior) a lecturas de presión arterial sistólicas más inferiores entre no fumadores, según la nueva investigación en el gorrón de la asociación americana del corazón, el gorrón del acceso abierto de la asociación americana del corazón/de la asociación americana del recorrido.

Mientras que los planes de acción sin humos - leyes que prohíben el fumar en lugares públicos como barras y restaurantes - se han asociado a índices reducidos de hospitalización para la enfermedad cardíaca, los estudios anteriores no han examinado cambios en la presión arterial. En este nuevo análisis, los investigadores enlazaron datos del revelado del riesgo de la arteria coronaria en los adultos jovenes (CARDIA, 1995-2011) estudian para declarar, condado y los planes de acción sin humos locales en restaurantes, barras y lugares de trabajo.

“Encontramos que los adultos no fumadores en el estudio que vivió en áreas con leyes sin humos en restaurantes, barras o lugares de trabajo tenían presión arterial sistólica más inferior para el final del período de la continuación comparado a los que vivieron en áreas sin leyes sin humos,” dijeron a Stephanie Mayne, Ph.D., autor importante del estudio y científico de la investigación en PolicyLab y el centro para la eficacia clínica pediátrica en el hospital de niños de Philadelphia. El estudio conducto mientras que ella era un becario postdoctoral en la Facultad de Medicina de Feinberg de la Universidad Northwestern.

Las “leyes sin humos fueron asociadas a la presión arterial sistólica reducida, pero asombrosamente no a reducciones en la presión arterial diastólica o la tensión arterial alta. No es totalmente cierto porqué éste era el caso, pero es posible que estamos descubriendo los efectos sobre la presión arterial sistólica que están abajo del umbral para la hipertensión,” Mayne dijimos.

Una presión arterial sistólica más alta aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular incluso cuando están abajo del umbral de la hipertensión, así que las reducciones en la presión arterial sistólica considerada en este estudio sugieren un efecto potencialmente significativo sobre riesgo del población-nivel, ella dijo.

“También, cuando observábamos diferencias en la presión arterial en un cierto plazo dentro de individuos, comparando años cuando vivieron en un área con una ley sin humos a los años en que no lo hicieron, la presión arterial sistólica era más inferior por término medio cuando vivieron en un área con leyes sin humos, después de explicar el guardapolvo tiende en la presión arterial y para cómo los niveles de la gente de factores de riesgo como la dieta y la actividad física cambiadas durante el período del estudio,” Mayne dijo.

Mientras que la magnitud de asociaciones era pequeña en el nivel individual, los investigadores dijeron que los resultados apuntan a un mecanismo potencial a través del cual las reducciones en el humo de segunda mano debido a los planes de acción sin humos puedan perfeccionar salud nivelada del corazón de la población.

El estudio del CARDIA alistó a 5.115 adultos blancos y negros (edad 18 a 30) en 1985-86 a partir de cuatro ciudades de los E.E.U.U.: Birmingham, Alabama, Chicago, Minneapolis y Oakland, California.

Los exámenes de la continuación conducto hasta 30 años más tarde. Los investigadores analizaban datos extraídos a partir de años 10-25 (1995-2011) para alinear con la sincronización de planes de acción sin humos y excluyeron a los participantes que no tenían por lo menos dos lecturas de presión arterial durante ese período.

Utilizaron a un total de 2.606 participantes del CARDIA para este estudio. En cada examen, los participantes que vivían en áreas con los planes de acción sin humos que afectaban a lugares públicos tenían presión arterial sistólica más inferior por término medio que ésos en áreas sin planes de acción sin humos, y la diferencia aumentó en un cierto plazo. Por el año 25, los participantes en áreas sin humos tenían valores sistólicos de la presión arterial por término medio 1,14 milímetros hectogramo a 1,52 milímetros hectogramo de más inferior que ésos en áreas sin entornos sin humo, dependiendo de las situaciones revestidas por la ley (restaurantes, barras, o lugares de trabajo).