Los investigadores de Johns Hopkins denuncian retos en tratar el dolor severo de la crisis de la anemia de células falciformes

Necesidad del caracter de subrayado de las conclusión de encontrar opciones y suplementos a los opiáceos, investigadores diga

En un estudio que rastreaba el dolor severo de la crisis de la anemia de células falciformes y a su administración en 73 adultos durante un año, los investigadores de Johns Hopkins encontraron que incluso entre ésos en las altas dosis de opiáceos en casa diarios, un subconjunto persistente era más probable buscar la atención hospitalaria de la emergencia para el dolor de la crisis y era menos probable hacer el dolor controlar por el tratamiento intensivo.

Los investigadores dicen sus conclusión, descritas en la aplicación de septiembre el gorrón americano de la hematología, subrayan las dificultades persistentes, los resultados pacientes pobres y los altos costos asociados a fijar y a dirigirse al 10 a 20 por ciento de los pacientes con la célula falciforme que están los más enfermos y tienen la mayoría del dolor.

“Aunque el progreso se ha hecho en el manejo de las crisis del dolor de muchos con la célula falciforme, sigue siendo un grupo de pacientes más enfermos que busquen atención hospitalaria con frecuencia mayor que típica y cuyo dolor no se esté tratando efectivo,” dice a C. Patrick Carroll, M.D., director de los servicios psiquiátricos para el centro de célula falciforme de Johns Hopkins para los adultos y el profesor adjunto de la psiquiatría y de las ciencias del comportamiento en la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins. “Queremos centrarnos nuestros esfuerzos en imaginar cómo entregar cuidado del elevado valor a nuestros pacientes más enfermos.”

La anemia de células falciformes es más el desorden de sangre heredado campo común diagnosticada en los Estados Unidos, afectando a 100.000 personas estimada, la mayor parte de ella los afroamericanos. Además, cerca de uno en 13 americanos de ascendencia africana lleva una copia del gen que causa la anemia de células falciformes, y tiene “rasgo de la célula falciforme.” La gente que hereda dos copias tiene anemia de la célula falciforme, la forma más común del desorden. El desorden es marcado por el característico “sickled” o los glóbulos rojos de la creciente-forma que pueden conseguir adheridos en los pequeños vasos sanguíneos que introducen los huesos, creando los combates periódicos del dolor que mutila que requieren opiáceos y la hospitalización a veces urgente. Más allá del peaje que incapacita en pacientes, la enfermedad explica una cantidad importante de costos de la atención sanitaria -- $500 millones estimado por año. El cerca de 10-20 por ciento de gente con la célula falciforme explica más el de 50 por ciento de los costos, Carroll dice, reflejando la realidad de pacientes con la célula falciforme cuyos episodios del dolor son más frecuentes y más intensos que usuales.

“Lo más clínico posible el encontrar interesante pero también el desconcierto era el fragmento al cual un opiáceo más alto dosifica -- en casa y durante visitas agudas -- fueron atados a resultados más pobres y más complicaciones,” dice a Carroll. “Hay el enigma que a pesar de un tratamiento más agresivo, un subconjunto de gente no consiguió tanta ventaja.”

Él dice que la tolerancia cada vez mayor a los opiáceos puede ser una explicación, junto con los médicos de la sala de urgencias que no conocen una historia de paciente para ofrecer rápidamente remedio adecuado del dolor cuando ocurren las crisis del dolor, que pueden requerir dosis más altas del opiáceo que seguro para un paciente típico. Se hace fragmentos el cuidado, Carroll dice, y porque no hay dimensiones objetivos de dolor, algunos médicos son reacios prescribir dosis más altas de opiáceos.

En su estudio que documentó la fuente de las visitas alto-que-típicas del centro de la infusión, los investigadores observaban datos a partir de 73 pacientes vistos en el centro de célula falciforme de Johns Hopkins para los adultos. Los pacientes eran una edad media de 34, y el 62 por ciento era mujeres. Los participantes todos experimentaron la evaluación sobre una escala de los síntomas de la ansiedad del dolor del patrón, y los investigadores cerco la información sobre el estado socioeconómico de los pacientes, el abrigo de seguro y el nivel de la educación. Los investigadores confiaron en informes médicos para documentar la admisión al centro de la infusión de la célula falciforme, adonde los pacientes consiguen tratados para el dolor de la crisis. Las dosis del opiáceo fueron convertidas a una medición estándar de los “equivalentes de la morfina” así que la cantidad de la droga se podría comparar fácilmente entre participantes.

Con esos datos, los investigadores clasificaron a 23 personas como utilizadores “típicos” del centro de la infusión (menos de cinco visitas durante un año). Consideraban a otras 23 personas los utilizadores del “alto” del centro de la infusión (cinco visitas o más). Las 27 personas restantes no tenían ninguna visita en un año civil.

Los utilizadores típicos del centro de la infusión estaban en un promedio de cerca de 26 equivalentes de la morfina de los opiáceos diarios en casa, comparados a los alto-utilizadores que estaban en cerca de 66 equivalentes de la morfina de la medicación del opiáceo diarios.

Aunque los utilizadores típicos tuvieran por término medio el mismo aforo inicial del dolor de la crisis que los alto-utilizadores (8,5 comparado con 8,4 en una escala de 10), los utilizadores típicos del cuidado del centro de la infusión denunciaron una reducción media de 3,8 puntos del dolor después del tratamiento con los opiáceos intravenoso, poniendo su nivel del dolor alrededor de 5, comparado a los alto-utilizadores del cuidado del centro de la infusión que denunciaron solamente una caída de un promedio de 1,6 puntos del dolor, poniéndolos aproximadamente 7 para el dolor denunciado después del tratamiento. La mejoría del dolor era dos veces tan grande para los utilizadores típicos del centro de la infusión, con todo recibieron menos que la mitad de la dosificación del opiáceo (~26 miligramos) durante la emergencia visita que esos altos utilizadores del centro de la infusión (~66 miligramos).

Porque es un reto para manejar dolor eficazmente sin prescribir cantidades potencialmente inseguras de opiáceos, cuál está sin obstrucción, Carroll dice, es la necesidad desarrollar más analgésicos del nonopioid que no aumenten riesgos de tolerancia y de sobredosis.

Uno de los impulsores más grandes del costo y del tratamiento ineficaz de la gente con la célula falciforme, él dice, es que en muchos casos las personas de la atención sanitaria que tratan de la gente en una fijación de la emergencia durante crisis no son los mismos proveedores que ayudan al paciente a manejar cuidado cotidiano. “Esto significa típicamente que los proveedores del cuidado de emergencia no saben seguro que las dosificaciones y tratamiento de la medicación proyecta en el lugar para esa persona,” a Carroll dice.

Hay una gran necesidad, él agrega, para los centros clínicos de la anemia de células falciformes que manejan 24/7 de emergencia cuidado cotidiano y, tal como ésos con la aproximación integrada usada por el centro de la infusión de la célula falciforme de Johns Hopkins que puede ayudar a llenar el vacío del cuidado y a mantener el tratamiento constante.

La anemia de células falciformes es la más común de gente con ascendencia cerca del ecuador, tal como africano, indio, asiático, medio-oriental y mediterráneo, o los lugares donde está común la malaria. La anemia de células falciformes puede dañar los órganos internos y, por término medio, las vidas de la gente con la enfermedad son 30 años más cortas que en la población en general.