Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El alcance de camino bioquímico puede llevar a las nuevas terapias para aliviar síntomas de los desordenes de ansiedad

Según algunos presupuestos, hasta uno en tres personas en todo el mundo puede experimentar ansiedad severa en su curso de la vida. En un estudio descrito hoy en partes de la célula, los investigadores en el instituto de Weizmann de la ciencia han revelado una ansiedad subyacente del mecanismo previamente desconocido. El alcance de este camino bioquímico puede ayudar a desarrollar las nuevas terapias para aliviar los síntomas de los desordenes de ansiedad.

El laboratorio de profesor Mike Fainzilber en el departamento biomolecular de las ciencias del instituto, por casi dos décadas, ha estudiado el papeles neuronal de las proteínas llamadas los importins. Estas proteínas, encontraron en todas las células, moléculas de la lanzadera en el núcleo. El trabajo previo del laboratorio se centró en el sistema nervioso periférico (todo el tejido de nervio en la carrocería excepto el cerebro y la médula espinal). El Dr. Nicolás Panayotis del becario postdoctoral, que ensambló al grupo en 2012, decidía descubrir si los importins uces de los también desempeñan un papel en el sistema nervioso central, es decir, el cerebro y la médula espinal.

Panayotis y los colegas estudiaron cinco líneas de ratones, genético dirigidas por el laboratorio de profesor Michael Bader en el centro máximo de Delbrück para el remedio molecular en Berlín, para faltar genes de la subfamilia alfa de importins. Los investigadores sujetaron estos ratones a una batería de pruebas del comportamiento y encontraron que una línea de los ratones - ésos que faltan el importin alpha-5 - destacados de una manera única: No mostraron ninguna ansiedad en situaciones agotadoras, por ejemplo, cuando los colocaron en grande, las arenas expuestas o en una plataforma altamente elevada, abierta.

Los investigadores entonces verificaron cómo estos ratones “más tranquilos” difirieron de asiduo unos en términos de expresión génica en ciertas regiones del cerebro implicadas en ansiedad que controlaba. Los análisis de cómputo apuntaron a MeCP2, un gen regulador sabido a los comportamientos de la ansiedad de la influencia. Resultó que el importin alpha-5 era crítico para habilitar el asiento de MeCP2 en los núcleos de neuronas. Los cambios en los niveles de MeCP2 en el núcleo, a su vez, afectaron a los niveles de una enzima implicada en la producción de una molécula de la transmisión de señales llamada S1P. En los ratones que faltaban el importin alpha-5, MeCP2 no pudo incorporar los núcleos de neuronas ansiedad-que controlaban, reduciendo la transmisión de señales de S1P y bajando ansiedad.

Después de realizar experimentos adicionales para confirmar que habían descubierto de hecho un nuevo mecanismo de ansiedad-regulación en el cerebro, los investigadores exploraron para las moléculas que podrían modificar este mecanismo. Realizaron que existen las drogas que modulan S1P que hace señales ya; una tal droga, fingolimod, se utiliza para tratar esclerosis múltiple. Cuando los investigadores probaron los efectos del fingolimod sobre ratones regulares, estos ratones mostrados redujeron ansiedad, semejantemente a los ratones genético dirigidos que faltaban el gen del importin alpha-5. Por otra parte, los investigadores encontraron un parte anterior de una juicio clínica del fingolimod, según la cual la droga tenía un efecto que calmaba sobre pacientes con esclerosis múltiple. El nuevo estudio pudo ahora ayudar a explicar porqué éste era el caso.

“Nuestras conclusión han abierto una nueva dirección para la investigación en los mecanismos de la ansiedad,” Panayotis dice. “Si entendemos exactamente cómo el conjunto de circuitos que hemos descubierto ansiedad de los mandos, ésta puede ayudar a desarrollar las nuevas drogas, o a dirigir el uso los existencias, de aliviar sus síntomas.”

Fainzilber: Las “drogas actuales para la ansiedad se limitan en su eficacia o tienen efectos secundarios indeseables, que también limitan su utilidad. Nuestras conclusión pueden ayudar vencen estas limitaciones. En la investigación de la continuación, hemos determinado ya a varios candidatos de la droga que apuntan el camino nuevamente descubierto.”

Las conclusión del estudio también vertieron la nueva luz en los desordenes genéticos raros caracterizados por mutaciones en el gen MeCP2: Síndrome de Rett y síndrome de la duplicación MeCP2. Ambos estos desordenes son caracterizados por la ansiedad, entre otros síntomas. Determinar los mecanismos exactos responsables del asiento de MeCP2 en los núcleos de las neuronas puede, en el futuro, ayudar a desarrollar las terapias para estos dos desordenes.