El nuevo complejo de la proteína ayuda a las células madres embrionarias a mantener su potencial indefinido

Las células madres embrionarias (ESCs) son la misma definición de ser completas de potencial, dado que pueden hacer cualquier tipo de célula en la carrocería. Una vez que comienzan abajo de cualquier camino determinado hacia un tipo de tejido, pierden su potencial ilimitado. Los científicos han estado intentando entender porqué y cómo esto suceso para crear las terapias regeneradoras que pueden, por ejemplo, engatusar las propias células de una persona para reemplazar órganos dañados o enfermos.

Los científicos del instituto de Salk descubrieron un nuevo complejo de la proteína que guarda los frenos en las células madres, permitiendo que mantengan su potencial indefinido. El nuevo complejo, llamado GBAF y detallado en comunicaciones de la naturaleza el 3 de diciembre de 2018, podía ofrecer un objetivo futuro para el remedio regenerador.

“Este proyecto comenzado como exploración del pluripotency de la célula madre embrionaria, que es esta propiedad que permite que ESCs se convierta en toda la diversa célula pulsa hacia adentro la carrocería,” dice a Diana Hargreaves, profesor adjunto en Salk laboratorio molecular y de biología celular y el autor mayor del papel. “Es muy importante saber las diversas redes de genes controlan pluripotency, tan encontrando que un complejo previamente desconocido de la proteína que juega tal un papel regulador importante era muy emocionante.”

Cada célula en la carrocería tiene el mismo equipo de la DNA, que contiene las instrucciones para hacer cada tipo posible de la célula. Las personas de los complejos grandes de la proteína (conocidos como remodeladores de la cromatina) activan o imponen silencio a los genes, dirigiendo a una célula madre embrionaria abajo de un camino determinado. Como personas de los contratistas que proyectan renovar una casa, estos complejos de la proteína contienen las subunidades diversas, la combinación cuyo los cambios la forma física de la DNA y determinan qué genes se pueden alcanzar para ordenar la célula sentir bien, por ejemplo, a una célula del pulmón o a una neurona.

Las personas de Hargreaves quisieron entender mejor cómo estas subunidades vienen juntas y cómo las subunidades determinadas pudieron dictar una función de complejo. Giraron tan a una proteína llamada BRD9, que era sabido para asociarse a la familia de BAF de remodeladores de la cromatina y sospechado para ser una subunidad. Las personas aplicaron un inhibidor químico de BRD9 a los platos de células madres embrionarias y realizaron una serie de experimentos para analizar completo el pluripotency de las células en asociación con cambios en actividad BAF-compleja.

Sorprendieron al grupo descubrir que BRD9 actúa como freno en el revelado embrionario de la célula madre. Cuando BRD9 está trabajando, las células conservan su pluripotency, mientras que cuando su actividad es comienzo inhibido de las células que se mueve conectado al escenario siguiente del revelado. El trabajo adicional a determinar que los complejos de BAF eran en el trabajo en las células reveló otra sorpresa: BRD9 era parte de un complejo como-todavía-desconocido de BAF.

“Para mí, cuál era el más emocionante sobre nuestro estudio era el hecho de que habíamos descubierto un nuevo complejo de BAF en células madres embrionarias,” dice Jovylyn Gatchalian, socio de investigación de Salk y autor del papel el primer.

Agrega Hargreaves, “qué vemos con este trabajo somos que hay diversidad bioquímica en el nivel de variantes individuales del complejo de BAF que permite mayor mando regulador. La comprensión de las complejidades de ese mando va a ser dominante a cualquier terapia regeneradora.”

Las personas después quieren examinar cómo GBAF obra recíprocamente con las diversas proteínas estructurales que ayudan a mantener el genoma ordenado.