La terapia potencial de la combinación contra la enfermedad rara de la médula podía perfeccionar el tratamiento

El Myelofibrosis es una enfermedad hematológica severa y muy rara para la cual el tratamiento ha sido solamente parcialmente efectivo hasta la fecha. Su régimen de incidencia inferior es una de las razones por las que las terapias efectivas todavía están faltando. La unidad de investigación clínica de las malignidades hematológicas de H12O-CNIO en el centro de investigación nacional español de cáncer (CNIO), que también abarca a profesionales del hospital 12 de Octubre, ahora ha denunciado sus últimas conclusión del gorrón Haematologica que pavimentan la manera para una mejoría sustancial en el tratamiento del myelofibrosis, usando una terapia de la combinación de la tres-droga. Una juicio clínica que implica a pacientes es ya en servicio.

La investigación fue llevada por Joaquín Martínez-López y coordinada por Miguel Gallardo, de esta unidad. Se basa en un cribado farmacológico en el cual las células tomadas de los pacientes que sufren de myelofibrosis se expongan a varias drogas, incluyendo uno de los tratamientos recomendados contra esta enfermedad, ruxolitinib. Los resultados muestran que su efecto beneficioso está aumentado cuando está combinado con el nilotinib y la prednisona, que se utilizan actualmente para tratar otras enfermedades.

El Myelofibrosis afecta a las células madres de la médula, que son responsables de hacer a todos los glóbulos. Es caracterizado por exceso de la producción de tejido conectivo que ése lleva a la fibrosis, y que reemplaza eventual a las células madres en la médula. Esto a su vez fuerza a los glóbulos a madurarse fuera de la médula, y las células no maduras pueden incluso emigrar a otros tejidos tales como el bazo o el hígado. La edad media de pacientes en la diagnosis es 65, aunque el myelofibrosis también ocurra en gente joven. La supervivencia con el tratamiento es alrededor cinco años.

El año 2005 consideró probablemente el adelanto más importante hecho hasta ahora en la investigación del myelofibrosis: el descubrimiento de la mutación de gen JAK2, que, así como encontrar de la mutación de CALR en 2013, explican el mecanismo molecular que causa esta enfermedad en el 90% de pacientes.

Los gracias a ese encontrar, el ruxolitinib comenzaron a ser utilizados, que actúa inhibiendo la actividad de la molécula JAK2. Este tratamiento se ha mostrado para ser bastante efectivo en el polycythemia Vera y el thrombocythemia esencial - las patologías que implican el JAK2 mutación-pero no como efectivo en myelofibrosis.

Como Gallardo explica, el “ruxolitinib es uno de los tratamientos recomendados para el myelofibrosis, pero, aunque siga siendo demasiado pronto evaluar su eficacia en términos de supervivencia, ha demostrado ser efectivo en solamente una proporción de pacientes, e incluso en éstos, sólo tratar ciertos síntomas”.

Hecho frente con esta situación, el autor importante del papel, arenas de Alicia, del hospital 12 de Octubre, comenzó hace cinco años a explorar la eficacia de otras drogas ya funcionando para otras dolencias, solamente o conjuntamente con ruxolitinib.

El grupo seleccionó 17 composiciones cuyo mecanismo de la acción o los efectos terapéuticos podrían ofrecer los tratamientos potenciales para el myelofibrosis. Los investigadores conducto ex vivo pruebas en muestras de pacientes con myelofibrosis y comenzaron a exponer las células a las diversas composiciones, único o en combinaciones múltiples. Después midieron la eficacia de cada combinación y estudiaron los caminos biológicos en los cuales cada uno composición actuaba.

Los resultados están comenzando a venir hacia adentro y son encouraging. Revelan que cuando la terapia combina el nilotinib, la prednisona, y el ruxolitinib, “las drogas se refuerzan”, explican Gallardo, de tal modo el “aumento de la eficacia” de la ventaja terapéutica del ruxolitinib.

Como se explica en Haematologica, los autores atribuyen la mejoría observada a la combinación del efecto antifibrotic del nilotinib con la acción inmunomodulador del ruxolitinib y la acción antiproliferativa de la prednisona contra la célula del chorro del myelofibrosis. La prednisona es un corticosteroide; y el nilotinib se utiliza para el tratamiento de la leucemia mieloide crónica.

De acuerdo con las conclusión del efecto sinérgico de la terapia de la combinación sobre myelofibrosis, una juicio clínica de la fase I se ha puesto en marcha para estudiar si los resultados positivos observados en cultivos celulares también están considerados en pacientes. Ocho hospitales españoles están participando en esta juicio.