Los investigadores investigan cómo el ejercicio físico protege contra muerte cardiaca súbita

Un grupo de investigadores de los departamentos de la terapia física, del remedio y de la ingeniería electrónica de la universidad de Valencia y del grupo ITACA de las innovaciones acaba de publicar la investigación en ejercicio físico como protector contra muerte cardiaca súbita. El estudio se ha publicado en el gorrón de “PlosOne”.

A Irene Del Canto comprenden a las personas Tal-Miquel, las salmueras de la ALADI, Antonio M. Alberola, Mauel Zarzoso, Francisco J. Chorro, Juan Guerrero, Germán Parra, Nathalia Gallego, Carlos más único y. Los especialistas del Incliva y la universidad politécnica de Valencia también han participado.

El moderado, ejercicio físico aerobio protege contra la muerte cardiaca súbita, que en una mayoría de casos es causada por el tipo más mortal de arritmia: fibrilación ventricular. De hecho, el ejercicio físico aerobio se ha sugerido como tratamiento no-farmacológico contra arritmias.

Sin embargo, los mecanismos cardiovasculares subyacentes exactos de la protección no se entienden completo. Esta investigación intenta clarificar que el uso de un protocolo aerobio del ejercicio físico en animales sedentarios, tales como conejos del laboratorio, puede tener un efecto beneficioso sobre las propiedades eléctricas del corazón que se relacionan con la fibrilación ventricular. Además, tentativa aprender si las neuronas que están en el corazón, neuronas colinérgicas, desempeñan un papel en las modificaciones potenciales causadas por el entrenamiento moderado.

Las propiedades investigadas han sido la heterogeneidad y las modificaciones electrofisiológicas intrínsecas a la estabilidad eléctrica. Este estudio ha conducto en un corazón aislado del conejo, que ha sido el tema del estudio de los efectos del ejercicio físico prolongado sobre las propiedades ya mencionadas, así como las consecuencias en estas propiedades, que incluye cegar la acción de estas neuronas en las células cardiacas.

Después de conducto los experimentos y de analizar los resultados, observaron que, del corazón aislado e inundado del conejo, el entrenamiento vía un protocolo del ejercicio físico producido aumentó obstinacia ventricular, una disminución de la heterogeneidad electrofisiológica ventricular, y un aumento de la estabilidad eléctrica. Estas propiedades han sido modificadas de una manera beneficiosa por el protocolo aplicado del ejercicio físico. Esta manera, han contribuido a clarificar los mecanismos básicos a través de los cuales el ejercicio físico regular tiene un efecto protector contra muerte cardiaca súbita, así como a ofrecer la información en la participación de neuronas cardiacas colinérgicas en las modificaciones ya mencionadas.

Los investigadores concluyen en su estudio que el resultado obtenido en el estudio sugiere la necesidad que continúa con esta línea de la investigación para clarificar los mecanismos subyacentes de las modificaciones observadas.

Fuente: http://ruvid.org/ri-world/how-does-regular-physical-exercise-protect-against-sudden-cardiac-death/