Los cerebros de la gente con enfermedad mental severa no están aun así, las demostraciones del estudio

Un nuevo estudio de las imágenes cerebrales del multi-sitio en el gorrón americano de la psiquiatría muestra que los subgrupos de gente utilizan sus cerebros diferentemente al imitar las caras emocionales - una tarea que refleje su capacidad de obrar recíprocamente social.

Interesante, los individuos con esquizofrenia no tienen función social categóricamente diversa del cerebro que ésos sin enfermedad mental sino cayeron en diversos subgrupos que puedan responder a diversos tipos de tratamientos. Estas conclusión llaman en la pregunta las aproximaciones mas comunes de la investigación de la salud mental.

“Sabemos que, por término medio, gente con esquizofrenia tenemos debilitación más social que gente en la población en general,” dice al Dr. mayor Aristóteles Voineskos del autor en el instituto de investigación de la salud mental de la familia de Campbell en el centro para el apego y la salud mental (CAMH) en Toronto.

“Solamente necesitamos tomar una aproximación agnóstica y permitimos los datos informarnos lo que parecían los perfiles cerebro-del comportamiento de nuestros participantes del estudio. Resultó que el lazo entre la función del cerebro y el comportamiento social no tenía nada hacer con categorías diagnósticas convencionales en el DSM-5 (el manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales).”

La mayoría de la investigación del cerebro en el campo de la salud mental compara un grupo de la enfermedad a una no-enfermedad o al grupo “sano” para explorar para los biomarkers, una dimensión biológica de síntomas de la salud mental. Esta búsqueda para los biomarkers ha sido evasiva.

Este estudio de la investigación del multi-sitio - que incluyó a 179 participantes reclutó en CAMH en Toronto, hospital de la ladera de Zucker en Nueva York y el centro de investigación psiquiátrico de Maryland en Baltimore - lamamientos ese paradigma en la pregunta porque la gente con la misma enfermedad mental puede no mostrar las mismas configuraciones biológicas.

El estudio, que implicó a los participantes que terminaban una tarea de imitación facial mientras que experimentaba exploraciones de cerebro funcionales de MRI, encontró tres “perfiles de la activación,” dice al primer Dr. Colin Hawco del autor, también de CAMH. Éstos se pueden describir como perfiles típicos, sobre-activados y desactivados.

“Pensamos que ésos con las redes sobre-activadas pueden ser “ineficaces” en términos de actividad cerebral - lucharon probablemente más y necesitado trabajar más difícilmente para hacer la misma tarea comparada a los otros grupos,” dice al Dr. Hawco.

““Desactivar al” grupo parecía mostrar uso muy eficiente de su cerebro, y mejoró en las pruebas del comportamiento del social que tramitaban también.” Estas conclusión eran verdades para los participantes con y sin esquizofrenia.

“No hay realmente tratamiento efectivo a ocuparse de estas debilitaciones sociales, que es porqué nos invierten realmente en imaginar las redes del cerebro de comportamientos sociales como objetivos para el tratamiento y la investigación,” dice al Dr. Anil Malhotra, director de investigación en el hospital de la ladera de Zucker.

“Nos ahora colocan para probar tratamientos para ayudar a cambiar la función del cerebro, bastante que centrándose en síntomas solamente, cuando se trata de gente de ayuda con la debilitación social.”

La gente con debilitaciones sociales puede no poder reaccionar como se esperaba a las emociones que ella ve en otras, tales como miedo, tristeza o felicidad.

“Pues las debilitaciones sociales llegan a ser más severas, la gente es más probable ser aislada, incapaz de funcionar en vida de cada día, y tiene una reducción marcada en su calidad de vida,” dice al Dr. Roberto Buchanan, director del centro de investigación psiquiátrico de Maryland, de un psiquiatra y del investigador que ha estado trabajando para encontrar nuevos tratamientos para perfeccionar la función social durante las últimas tres décadas.

Las conclusión fueron alentadas por una muestra independiente de la réplica de 108 participantes, que mostraron las mismas conclusión de la función del cerebro que en la muestra original.

El estudio, conocido como los procesos del Social preliminares en neurobiología de las esquizofrenias (BARRENAS) fue financiado por el instituto nacional de la salud mental como parte de su iniciativa de las consideraciones del dominio de la investigación (RDoC).

Este estudio y otros descubrimientos recientes pueden ofrecer una nueva plataforma para vencer la innovación limitada del tratamiento en la investigación de la psiquiatría en las últimas décadas, dice al Dr. Voineskos.

“Es grande ver que una diversa aproximación puede abrir una nueva ventana para la investigación del tratamiento. No podemos guardar el hacer de la misma cosa una y otra vez y contar con un diverso resultado.”

Fuente: http://www.camh.ca/