Los sensores incorporados con nanomaterials ofrecen mayores sensibilidad y exactitud

Los sensores y los biosensores electroquímicos permiten que los investigadores midan pequeñas cantidades de substancias químicas o parámetros fisicoquímicos en marcos experimentales. Esto se logra con el uso de los electrodos sensibles que pueden descubrir pequeños cambios en señales eléctricas. Debido a esta sensibilidad, tienen usos diversos en la ingeniería y el remedio. Más nuevas versiones de sensores ofrecen mayores sensibilidad y exactitud con la ayuda de los nanomaterials incorporados en los electrodos usados en el sensor.

Los investigadores llevados por Wei Sun en la universidad de la química e ingeniería química, universidad normal de Hainan han probado los electrodos modificados con el fosfato del hierro del litio (LFP) para el análisis bioquímico o rutina (un flavonoide de la fruta cítrica) y hemoglobina. Según los investigadores, LFP es un candidato prometedor para desarrollar los nuevos electrodos modificados debido a sus ventajas un tan bajo costo, una compatibilidad ambiental, un alto seguro, una no-toxicidad, una vida de ciclo larga y una abundancia en el ambiente.

Las personas de Sun emplearon microscopia electrónica de la exploración para distinguir partículas nanosized de LFP. Los electrodos modificados LFP entonces fueron preparados echando una solución de las partículas sobre la superficie de un electrodo líquido iónico del carbono (CILE) y agregando caídas del kitosán en los electrodos modificados. Dos electrodos separados fueron preparados para analizar rutina y la hemoglobina, respectivamente.

Las personas estudiaron la actividad electroquímica de la rutina y de la hemoglobina con estos electrodos nanos-LFP y lograron límites de detección 8,0 del nmol L-1 para la rutina y, en el caso de la hemoglobina, de 0,068 mmol L-1 para la reducción ácida tricloroacética y de 0,07 μmol L-1 para la reducción del peróxido de hidrógeno.

Fuente: https://benthamscience.com/