El nuevo estudio amplía nuestro conocimiento del eslabón entre los miRNAs y el cáncer

Las personas en la universidad médica y dental de Tokio (TMDU) han revelado la molécula al revelado del cáncer, mostrando que la ausencia del guía al dysregulation del ciclo celular, no obstante con resultados cáncer-relacionados que diferían

La expresión anormal de diversas clases de moléculas se sabe para ser conectada a los diversos tipos de células que se convierten cacerígenos. Esto es también verdad para el grupo recientemente descubierto de moléculas pequeñas, noncoding llamadas los microRNAs (miRNAs), aunque mucho quede descubrir detalladamente sobre cómo pueden prevenir o inducir tumores.

Un nuevo estudio denunciado en los avances de la sangre del gorrón ha ampliado nuestro conocimiento del eslabón entre los miRNAs y el cáncer mostrando que la ausencia de miR-146b, así como miR-146a denunciado previamente, en ratones los llevaron para desarrollar los cánceres de la sangre tales como leucemia y linfoma. Sin embargo, los investigadores también determinaron las diferencias en las características de las células cancerosas ellos mismos dependiendo de quienes el miRNA estaba ausente, junto con la variación en la cual el tipo de cáncer se convirtió y a qué régimen.

La universidad médica y dental de la Tokio (TMDU) - personas basadas utilizó un genoma que corregían técnica para eliminar el gen miR-146a o miR-146b de codificación, y después sujetó los ratones a varios análisis para revelar los efectos de esto.

“Después de que los ratones habían sido establecidos, determinamos el régimen en el cual desarrollaron tumores, analizados y caracterizados su tejido del tumor en los niveles celulares y moleculares, y también centrado en las características dominantes de sus células inmunes, específicamente sus células de B,” dice a Hiroshi Asahara del departamento de TMDU de la biomedecina de los sistemas. “Esto permitió que viéramos si los efectos de faltar miR-146a difirieron de ésos para miR-146b, y también que comparáramos estos ratones a ésos sin ningún golpe de gracia en absoluto. Podríamos también descubrir cualquier semejanza en sus cánceres a las que se convierten en seres humanos.”

Los resultados mostraron que miR-146a y miR-146b suprimen la expresión de un alcance de las moléculas que a su vez previenen la activación de un complejo de la proteína llamado N-F-κB. Si cualquiera de estos miRNAs se elimina, N-F-κB overactivated, que lleva a la progresión excesiva del ciclo celular y de la duplicación rápida de la célula, generando la inflamación y el tumorigenesis. En los ratones, esto manifestó como altas tasas del linfoma del linfocito B y de la leucemia mieloide aguda.

“Aunque había muchas semejanzas en qué suceso a los ratones cuando quitamos miR-146a o miR-146b, que es poco sorprendente dado sus series idénticas de la semilla y objetivos del mRNA, también encontramos algunas diferencias,” el autor importante Takahiro Mitsumura dice. “Por ejemplo, los ratones que faltaban miR-146b desarrollaron malignidad menos que ésos sin miR-146a. Había también diferencias en características histológicas dentro de las células en los linfomas del linfocito B, incluyendo con respecto a la positividad para los diversos marcadores del tumor.”

Las personas esperan que este trabajo contribuya a los esfuerzos de combate las enfermedades que implican miR-146a y dysregulation de miR-146b, dado que esto se ha determinado en vario cáncer humano pulsa.

Fuente: http://www.tmd.ac.jp/english/press-release/20190117_1/index.html