Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El nuevo estudio analiza la presencia de los azúcares adicionales, edulcorantes en comidas españolas

En medio de la guerra contra el azúcar, los investigadores españoles han examinado a los grupos de alimentos principales que contribuyen a su consumo, tal como refrescos, los yogures, chocolates, helado, los cereales y los atascamientos.

En las últimas décadas, los estudios han mostrado que la admisión excesiva de azúcares adicionales tiene efectos sobre la salud perjudiciales, contribuyendo a los índices crecientes de exceso de peso y obesidad y un riesgo creciente de diabetes.

En 2015, la Organización Mundial de la Salud (WHO) publicó recomendaciones en el consumo de azúcares adicionales entre niños y adultos, y acordó limitar su consumo menos el de 10% (recomendación firme) e incluso menos el de 5% (recomendación condicional) de la cantidad de energía diaria.

Ahora, la nueva investigación llevó por los expertos de la universidad de CEU San Pablo y el asiento de la nutrición del español analiza la presencia de azúcares adicionales y de sus edulcorantes usuales de los reemplazos, bajos en calorías o de la no-caloría, en 1.164 productos entre los grupos de alimentos principales consumidos en nuestro país - con datos del ANIBES estudie.

Los “actualmente, tramitados y ultra-tramitados productos están entre las fuentes principales de azúcares adicionales en nuestra dieta, y el aumento en su consumo en países desarrollados, incluyendo España, ha sido importante en los veinte años pasados,” explica María de Lourdes Samaniego Vaesken, autor importante del estudio y profesor adjunto en CEU San Pablo, a SINC.

Entre los productos analizados, el 42% incluyeron algún tipo de azúcar adicional y el 10% contuvieron los edulcorantes en su filete de ingredientes. El solamente 5% de los productos admitieron en común a contener los azúcares y los edulcorantes.

Los resultados, promoción en España y publicada en los alimentos meten, revelan que los edulcorantes bajos en calorías o de la no-caloría están presentes en 100% de bebidas sin azúcar carbónicas, el 89% en diario de dulces tales como caramelos y el chicle sin azúcar, el 45% de bebidas de la soja, y el 18% de yogures y fermentado ordeña.

Por otra parte, los azúcares adicionales fueron encontrados en 100% de refrescos azucarados, el 96% de energía y las bebidas isotónicas, 100% de los productos de la panadería y de pasteles, los chocolates y helado, el 96% de cereales de desayuno y de barras del cereal y el 89% de atascamientos.

El más golpear es el contenido del azúcar de las salchichas y de otros productos de carne así como de ésos que originan de pescados. Es así que los autores observaron la presencia de azúcares adicionales en el 86% de salchichas y otros subgrupos de los productos de carne (es decir tocino, chorizo, etc.) y en el 14% de productos pesqueros. Los edulcorantes bajos en calorías o de la ninguno-caloría estaban también presentes en 8,5% de salchichas y de otros productos de carne.

Además, el 78% y el 63% de legumbres y de frutas conservadas, respectivamente, los azúcares adicionales contenidos, mientras que con las verduras conservadas, esto eran el solamente 10%.

En cuanto a “listo-a-consuma los productos alimenticios”, el 61% de los productos evaluados fueron encontrados para contener los azúcares adicionales. Semejantemente, los bocados analizados habían agregado los azúcares en el 8% de los productos. Finalmente, en salsas y condimentos, el 57% de los productos evaluaron los azúcares adicionales contenidos.

Los tipos principales del edulcorante determinados eran acesulfame-K, sucralose, aspartamo y ciclamato. El azúcar adicional pulsa la más de uso general de los productos evaluados era sucrosa, dextrosa, jarabe de la glucosa-fructosa, caramelo y miel.

“Nuestros datos muestran la diversidad de los grupos de alimentos que incluyen estos ingredientes,” agregan Samaniego. “La limitación principal que encontramos era la ausencia de los niveles o las cantidades agregaron a cada uno de ellos en las escrituras de la etiqueta, pues la legislación europea no requiere tal declaración.”

La caja fuerte, pero la información falta

La industria alimentaria ha aumentado el uso de edulcorantes en comidas y bebidas como substituye para el azúcar en los treinta años pasados. Esto es porque los consumidores han sido enterados de la reducción en la admisión de los productos alimenticios que son ricos en este ingrediente.

Aunque la dependencia europea de la seguridad alimentaria (EFSA) y la prueba científica disponible soporten el seguro de los niveles adicionales de estos aditivos alimenticios, los datos con respecto al consumo de los diversos tipos de edulcorantes y de azúcares contuvieron en las comidas y las bebidas comercializadas son limitadas.

“Por otra parte, estos datos no cerco en las bases de datos de la composición de los alimentos, que deben ser puestas al día periódicamente e incluir agregó los edulcorantes y los azúcares para facilitar su evaluación y para seguir en levantamientos topográficos alimenticios,” concluyen Samaniego.