La nueva comprensión podía ayudar a perfeccionar la predicción y la prevención de la depresión

En un nuevo estudio, los investigadores del proyecto danés del iPSYCH demuestran que la gente con la propensión genética más alta está durante dos y la mitad de veces tan que es probable que sea tratada en un hospital psiquiátrico para la depresión comparada a la gente con la propensión más inferior. Este conocimiento se podría utilizar para fortalecer los esfuerzos preventivos para los que son en peligro.

En Dinamarca, el 15,5 por ciento de la mujer y el nueve por ciento de hombres reciben el tratamiento para la depresión en un hospital psiquiátrico en un momento determinado de sus vidas. La depresión es una condición común pero muy seria que es muy costosa para el individuo y la sociedad en conjunto.

Los investigadores ahora han terminado un estudio en el cual siguieron a 34.500 daneses por hasta 20 años y han medido su riesgo genético para desarrollar la depresión.

“El estudio mostró que el riesgo de ser tratado para la depresión en un hospital psiquiátrico era más que dos y la mitad de veces más arriba para la gente con una alta muesca poligénica del riesgo,” explica el profesor en el iPSYCH y al contribuidor al estudio Esben Agerbo.

Poligenético significa que la enfermedad no está conectada con solamente un gen de la enfermedad, pero a muchos genes. Ponga otra manera, él significa que hay muchos genes que determinan si una persona está predispuesta a la depresión que se convierte.

Más fácil determinar a gente

“Sabemos que la depresión es determinada en parte por factores genéticos, y es hoy posible medir la propensión genética directamente - bastante que teniendo que confiar en antecedentes familiares como manera de conjeturar en la disposición genética para la depresión que se convierte,” explica a Esben Agerbo.

La muesca poligenética no fue relacionada con los factores tales como síntomas, fijación del tratamiento o edad suave, moderada, severa o sicopática en la primera visita del hospital, que podría significar que estos aspectos son determinados más por factores ambientales.

Los resultados del estudio acaban de publicarse en la psiquiatría del JAMA del gorrón científico.

“Nuestra esperanza es ésa utilizando la información genética conjuntamente con factores de riesgo sabidos en el ambiente, nosotros podrá desarrollar mejores métodos para determinar a la gente que está a riesgo de depresión que se convierte,” dice el postdoc en el iPSYCH, Katherine L. Musliner, que está detrás del estudio.

Sin embargo, los resultados también muestran que el lazo entre la genética y la enfermedad mental es complejo. No hay “gen de la depresión” e incluso ésos con la propensión genética más alta no desarrollarán necesariamente la depresión.

“La capacidad de determinar a gente con un riesgo creciente de desarrollar la depresión es útil, porque permitirá para que apuntemos esfuerzos preventivos hacia la gente que beneficiará la mayoría de ella,” dice a Katherine L. Musliner.

Fuente: http://www.au.dk/