Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La terapia nueva de la lisina muestra la promesa para luchar bacterias drogorresistentes

Los seres humanos están en una carrera de armamentos constante con las bacterias infecciosas. Para matar a estos microbios de la enfermedad, desarrollamos los antibióticos potentes; y a su vez, las bacterias desarrollan resistencia contra estas drogas. Aumentamos tan nuestros antibióticos, y las bacterias se aumentan por consiguiente--dando por resultado supuestos superbugs. Cada vez más, las medicaciones no pueden eliminar éstos las bacterias altamente adaptadas, saliendo de nuestras carrocerías peligroso indefensas.

A la luz de esta crisis, porque de los casi 20 años Vincent A. Fischetti de Rockefeller ha estado desarrollando una forma nueva de la munición antimicrobiana conocida como lysins. Ahora, estas enzimas de la bacteria-matanza se han estudiado en una juicio clínica humana de la fase II, convirtiéndose en las primeras opciones antibióticos para lograr resultados exitosos en este escenario del revelado clínico.

Asesino soportado natural

Algunos virus son muy buenos en las bacterias de la matanza. Sabido como los bacteriófagos, o simple los fagos, estos virus infectan un microbio, repliegue el interior de él, y después produzca las enzimas de la lisina, que hienden la pared celular de la bacteria. Como consecuencia, los fagos de la progenie se liberan dentro de la bacteria, y la bacteria sí mismo fallece.

En naturaleza, esta clase de asalto es corriente: los bacteriófagos habitan todo de los océanos y el suelo a los cuerpos humanos, regulando útil las poblaciones del microbio dondequiera que vayan. De hecho, cada 48 horas de mitad de las bacterias en la tierra son matadas por los fagos, haciendo los lysins los agentes más dispersos de la bacteria-matanza en la tierra.

En el laboratorio, los lysins se pueden utilizar como herramienta para analizar y para estudiar las membranas celulares de bacterias--cuál es exactamente lo que hacía Fischetti en Rockefeller hace aproximadamente dos décadas. Simultáneamente, su laboratorio también trabajaba en una vacuna para el estreptococo infecciones, y la comunidad de investigación más amplia hacía cada vez más preocupante sobre infecciones resistentes a los antibióticos. Esta confluencia de acciones llevó Fischetti a una ruptura.

“Puesto que trabajaba con los lysins, sabía que mataron a bacterias inmediatamente. Mi laboratorio suceso tener animales que fueron colonizados oral con los estreptococos para mis estudios vaccíneos,” él revoca. “Así pues, pensé, permítame apenas da a estos ratones colonizados un poco de lisina y ve qué suceso a los estreptococos.”

El efecto era dramático: una hora después de conseguir la droga, los animales decolonized de sus estreptococos. La publicación subsiguiente de esto que encontraba era la primera para denunciar el uso terapéutico de lysins bacteriófagos.

Obligado por este resultado, Fischetti y otros científicos comenzó más adelante a desarrollar lysins contra varios tipos de bacterias drogorresistentes, muchas cuyo las infecciones con éxito curadas en una amplia gama de modelos animales. Hasta hace poco tiempo, sin embargo, nadie había probado si este tipo de terapia era seguro y de manera efectiva en seres humanos.

Una nueva aproximación

Las bacterias drogorresistentes son especialmente peligrosas--y especialmente común--en los hospitales, en donde la infección puede complicar los resultados de pacientes ya-enfermos. De la preocupación especial en esta fijación es la infección con el estafilococo áureo meticilina-resistente (aurífero de S.), o MRSA. Aunque algunos casos de MRSA son suaves, la bacteria puede ser peligrosa para la vida si se extiende a la sangre, una condición conocida como bacteremia.

Mientras que la parte “meticilina-resistente” de su nombre sugiere, MRSA no responde a los antibióticos estándar--cuál le hace a un candidato ideal al tratamiento con una nueva clase de asesino de las bacterias. Con este fin, siete y una mitad hace años la compañía de biotecnología ContraFect autorizaron de Rockefeller una lisina que los estafilococos de los objetivos, así como de algunos estreptococos. La compañía entonces desarrolló la lisina, ahora llamada exebacase, para el tratamiento de las infecciones auríferas humanas de S., incluyendo MRSA.

Después de una demostración de la juicio clínica de la fase I que el exebacase no llevó a ninguna efectos secundaria seria en seres humanos, ContraFect avance la investigación en un estudio seleccionado al azar, de doble anonimato, placebo-controlado de la fase II de pacientes hospitalizados con el bacteremia aurífero de S., aproximadamente una mitad de quién tenía MRSA. 116 de estos pacientes fueron destinados aleatoriamente para recibir exebacase o placebo, además de terapia antibiótico, y seguidos por catorce días. Los investigadores encontraron que el índice de reacción del tratamiento era el más de 40 por ciento más alto para los pacientes de MRSA que recibían exebacase que para ésos tratados con los antibióticos solos--opiniones de un Fischetti del resultado como muy encouraging no sólo para el exebacase, pero para los lysins at large.

“Esto es la primera vez que ha ido una droga lisina-basada esto lejos en el revelado clínico. De hecho, no hay opción antibiótico que ha terminado siempre con éxito juicios de la fase II,” él dice. “Más trabajo necesita ser hecho, pero este estudio es muy prometedor.”

Moviéndose adelante, ContraFect se prepone conducto una juicio más grande de la fase III, que es necesaria para que la lisina sea aprobada como remedio.

Fischetti espera que el revelado del exebacase sea parte de un movimiento más amplio en cómo los investigadores y los clínicos piensan en la administración de infecciones bacterianas. Las “bacterias están creciendo cada vez más resistentes a los antibióticos,” él dice. “Y estamos mostrando que hay otras maneras de lucharlos.”