Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La transmisión de señales retrógrada del cloroplasto atenúa la reacción de la elongación a la cortina en instalaciones

Luz del sol de la necesidad de las instalaciones a introducir y a crecer. Sin luz, la fotosíntesis, la reacción por la cual los cloroplastos de la instalación convierten el CO atmosférico2 y riegan en los azúcares y el oxígeno, no puede ocurrir. En algunas situaciones, por ejemplo en áreas del bosque o en campos cultivados alta densidad, las instalaciones compiten entre sí para la luz del sol. Cuando una instalación percibe la cortina o la proximidad de otras instalaciones, activa un mecanismo para alargar y para crecer más que las instalaciones vecinas. Este mecanismo se conoce como el síndrome de la evitación de la cortina (SAS). Sin embargo, una elongación fuerte puede ser perjudicial a la instalación consumiendo los recursos que pueden ser necesarios en otras condiciones económicas (por ejemplo, si las condiciones livianas cambian repentinamente). ¿Cómo las instalaciones alargan para competir con sus vecinos sin exponerse a los costos y a los riesgos innecesarios? Ahora, las personas llevadas por los investigadores en el centro para la investigación en Agrigenomics (RISCO) han descubierto que los cloroplastos regulan este equilibrio complejo entre ganar y ser prudentes. Los resultados se publican esta semana en el gorrón prestigioso la célula de la instalación.

La colaboración entre las personas del RISCO llevadas por el investigador Jaime Martínez-García de ICREA y el investigador Manuel Rodríguez-Concepción de CSIC ha mostrado que las condiciones de la cortina reducen los niveles de pigmentos fotosintéticos (las clorofilas y los carotenoides). Así, la fotosíntesis en los cloroplastos se altera de una manera progresiva, generando las señales retrógradas que viajan del cloroplasto al núcleo a la expresión génica del cambio y atenúan la elongación de la instalación. “Hemos descubierto que los cloroplastos pueden también funcionar como los sensores para las condiciones de la cortina y activar un freno en el mecanismo del síndrome de la evitación de la cortina, de modo que la instalación no comprometa demasiado y esté lista en caso de que las condiciones livianas cambien repentinamente”, explican Rodríguez-Concepción. La “comprensión de cómo las instalaciones responden a la cortina producida por otras instalaciones, contribuirán para perfeccionar productividad de la cosecha, pues ofrecerá estrategias para obtener mejores rendimientos sin el aumento de la cantidad de tierra usada”, agrega Martínez-García.

Cloroplastos: mucho más que fotosíntesis

Los descubrimientos denunciados en el artículo en la célula de la instalación se han hecho en el thaliana de Arabidopsis de la instalación del pequeño modelo. Los investigadores del RISCO farmacológico redujeron la concentración de pigmentos fotosintéticos en los cloroplastos, y midieron la variación en su largo cuando los plantlets fueron expuestos a las condiciones que simulan la cortina de la instalación. Observaron que esos almácigos cuyos cloroplastos tenían un alto carotenoide y concentración de la clorofila alargó importante cuando estaban en la cortina de otras, o, es decir activaron el SAS. Sin embargo, las instalaciones con menos pigmentos fotosintéticos eran mucho más cortas, es decir, pararon su SAS.

En experimentos sucesivos, los investigadores mostraron que el ácido abscésico de la hormona de instalación, que se sintetiza en cloroplastos sobre la degradación del carotenoide, es un componente clave para atenuar el SAS.

Durante la evolución, los cloroplastos fueron formados de las bacterias fotosintéticas que fueron incorporadas en otras células, que dieron lugar eventual a las instalaciones. Aunque su papel fundamental en instalaciones siga siendo la fotosíntesis, los resultados de este trabajo soportan la idea que los cloroplastos también participan en el ajuste del revelado morfológico de la instalación para encenderse. Es decir los cloroplastos se aseguran de que la instalación crezca de la mejor manera de modo que la fotosíntesis sea óptima.