El tipo 1 del receptor de Cannabinoid aparece ser objetivos potenciales para tratar Síndrome de Down

Un estudio por el Laboratorio-NeuroPhar de la neurofarmacología del departamento de las ciencias experimentales y de la salud (DCEXS) en UPF revela la implicación del sistema del endocannabinoid en desordenes cognoscitivos en modelos del ratón de Síndrome de Down. El trabajo, llevado por Andrés Ozaita y Rafael Maldonado, que se ha publicado en la neurobiología del gorrón de la enfermedad, también determina el tipo 1 del receptor del cannabinoid (CB1) como objetivo potencial del tratamiento.

Síndrome de Down es la causa genética más común de la incapacidad mental. Es causado por la trisomía total o parcial del cromosoma 21 y afecta a uno en cada 700-1000 nacimientos.

“El sistema del endocannabinoid está implicado en muchas funciones, incluyendo procesos del aprendizaje y de la memoria. Sin embargo, hasta ahora el papel del sistema en los déficits cognoscitivos de Síndrome de Down no había sido explorado”, explica Navarro-Romero Alba, primer autor del papel.

Los investigadores estudiaron dos modelos del roedor que imitan los cambios genéticos observados en individuos con Síndrome de Down. “En estos modelos, hemos encontrado que el receptor CB1 tiene una expresión más alta y es también más activo en un área del cerebro con un papel dominante en memoria al igual que el hipocampo”, Andrés Ozaita explicamos.

Sus resultados muestran que la expresión creciente del receptor CB1 sería asociada a los problemas de memoria encontrados por estos ratones por ejemplo, por ejemplo, para revocar objetos que han explorado previamente.

De hecho, la inhibición de los receptores CB1 vía técnicas genéticas del bloqueo y vía aproximaciones farmacológicas, perfeccionó los problemas de memoria observados en los ratones modelo de Síndrome de Down para ambos sexos. Esta combinación de efectos beneficiosos reafirma el papel de los receptores CB1 como objetivos potenciales para explorar.

“Además, observamos que las aproximaciones farmacológicas normalizaron la plasticidad sináptica que se altera en modelos de los procesos de la proliferación de Síndrome de Down y de célula en las áreas del cerebro responsable de crear las nuevas neuronas”, Ana que Vázquez-Oliverio señala.

“Nuestros datos muestran el receptor CB1 como nuevo objetivo que podría perfeccionar capacidades cognoscitivas en individuos con Síndrome de Down. Aunque ésta sea nuestra hipótesis de funcionamiento, nuestro estudio es el primer paso de muchos otros que sean necesarios confirmar esta hipótesis”, Andrés Ozaita concluye.

El trabajo es parte de la tesis doctoral de Navarro-Romero Alba (persona en el programa de entrenamiento de personales de la universidad del Ministerio de Educación, de la cultura y del deporte) y de formas la base de la tesis doctoral de Ana Vázquez-Oliverio (persona en el programa del asiento de Jérôme Lejeune).

Fuente: https://www.upf.edu/web/guest/home/-/asset_publisher/1fBlrmbP2HNv/content/id/222119865/maximized#.XFvOS1Uzbcv