Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las comidas bajas en calorías tienen efecto protector contra algunas enfermedades, revelan la investigación

El número de calorías que una persona come influencia directamente el funcionamiento de diversas células. Un grupo de investigadores de la universidad de São Paulo (USP) ha mostrado que las comidas bajas en calorías tienen un efecto protector contra algunas enfermedades.

Algunos de estos estudios fueron presentados el día uno de semana Londres, el 11-13 de febrero de 2019 que ocurría de FAPESP.

Los estudios conducto bajo los auspicios del centro para la investigación sobre procesos redox en biomedecina (Redoxome - uno de los centros de la investigación, de la innovación y de la difusión (RIDCs) financiados por el asiento de investigación de São Paulo - FAPESP.

“Estamos observando cómo los cambios al metabolismo de la influencia de la dieta y cómo ese termina hacia arriba el cambio de las probabilidades del tener enfermedades asociadas al envejecimiento,” dijo a Alicia Kowaltowski, profesor en el instituto de la química de USP (IQ-USP).

Uno de los experimentos del grupo en ratones muestra cómo una dieta baja en calorías puede proteger el cerebro contra la muerte celular neuronal asociada a enfermedades tales como Alzheimer, Parkinson, epilepsia y accidente vascular cerebral (CVA).

Los ratones fueron divididos en dos grupos. Los investigadores calculaban el número medio de calorías que el grupo sin restricciones calóricas comería y después que introdujo al otro grupo el 40% menos calorías. Después de 14 semanas, los ratones que pertenecían a los dos grupos fueron dados una inyección que contenía una substancia sabida para causar capturas, daño y muerte celular neuronal.

Mientras que los animales en el grupo que no tenía ninguna restricción dietética tenían capturas, los animales cuyas calorías habían sido restringidas no hicieron. Los investigadores entonces estudiaron qué ocurrió in vitro. Para hacer eso, aislaron los organelos de los cerebros de los ratones, que también fueron divididos en dos grupos: los que tenían dietas sin restricción y los que tenían dietas reservadas. Cuando el calcio fue introducido al ambiente, observaron que la absorción era mayor en las mitocondrias que pertenecían al grupo que había injerido menos calorías.

Las mitocondrias son los organelos responsables de la generación de la energía en células. En el caso de los ratones sujetados a una dieta reservada de la caloría, las mitocondrias aumentaron la capacidad de la absorción del calcio en situaciones donde estaba patológico alto el nivel de ése mineral (leído más en: http://agencia.fapesp.br/24147/).

Insulina

En el páncreas, la restricción calórica ha mostrado para ser capaz de perfeccionar la reacción de la célula a los niveles crecientes de glucosa en sangre. Los investigadores alcanzaron esta conclusión después de conducto experimentos usando los cultivos celulares beta que sigue habiendo en los islotes pancreáticos y es responsables de producir la insulina.

El suero de sangre de los ratones sujetados a una variedad de dietas, similares al estudio en los efectos de la restricción calórica sobre las neuronas, fue utilizado para alimentar las células cultivó in vitro.

En las células tratadas con el suero de los animales que comieron menos calorías, la secreción de la insulina a través de las células beta ocurrió normalmente: inferior cuando la glucosa era inferior y alta cuando la glucosa fue elevada. Esto no ocurrió en los animales que comieron más calorías (y llegó a ser obeso). El experimento mostró que puede haber un factor de circulación de la sangre que modifica agudo la función beta de la célula.

Los investigadores han aumentado otra vez la hipótesis de si el fenómeno está relacionado con las mitocondrias, puesto que la secreción de la insulina depende de la disponibilidad de ATP (trifosfato de adenosina, la molécula que salva energía) en la célula.

Cuando midieron el consumo del oxígeno por los dos grupos de células, observaron que era más alto en las células que recibieron el suero de los animales sujetados a la restricción calórica. Puesto que la respiración es responsable de la baja de la insulina durante la glucosa máxima, era un signo que las células generaron más ATP bajo esa condición.

Otros experimentos también han mostrado que las mitocondrias de las células tratadas con el suero de los animales sujetados a la restricción calórica intercambiaron más material por uno a, que los hicieron más eficientes (leído más en http://agencia.fapesp.br/25646/).

Envejecimiento sano

Kowaltowski señaló eso que entendía cómo los trabajos del metabolismo son esenciales para prevenir y curar enfermedades metabólicas como obesidad. Es bien sabido que el ser obeso es uno de los factores pronósticos de envejecimiento malsano.

Los “individuos obesos son mucho más probables tener enfermedades relativas a la edad. Esto incluye enfermedades neurodegenerative como Alzheimer, enfermedades proliferativas como cáncer, y las enfermedades metabólicas ellos mismos, tales como tipo - 2 diabetes, hiperlipidemia, ataque del corazón y CVA. La gente obesa tiene una incidencia más alta de todos los éstos,” dijo al investigador.

Previniendo obesidad, podemos prevenir estas enfermedades. Sin embargo, la epidemia mundial no ha disminuido incluso con cuidados constantes sobre la necesidad de la nutrición equilibrada y de la actividad física.

“Por eso si intentamos entender los mecanismos a través de los cuales la obesidad aumenta esas enfermedades, tendremos más herramientas a luchar y prevenirlas,” Kowaltowski agregó.