Los investigadores determinan la toxina del suicidio en las bacterias responsables de tuberculosis

Las bacterias responsables de tuberculosis pueden ser matadas por una toxina que producen a menos que sea neutralizada por una proteína del antídoto. A los investigadores del instituto de la farmacología y de la biología estructural (IPBS coordinan a las personas europeas de científicos detrás de este descubrimiento--CNRS/UPS) y el laboratorio de biología molecular europeo (EMBL). Sus conclusión se publican en célula molecular (18 de febrero de 2019). Las personas ahora están intentando apropiarse de este mecanismo del “suicidio” para los propósitos terapéuticos.

Las bacterias sintetizan las moléculas que son tóxicas a ellos mismos. Cuando están expuestas a un ambiente duro, estas toxinas reducen el incremento de la población bacteriana hasta que condiciones más favorables se conviertan. Algunas toxinas incluso matan a las bacterias que las produjeron. El propósito biológico de este “suicidio” sigue siendo un tema del discusión. Puede funcionar como un mecanismo de defensa antivirus, matando a bacterias infectadas para pasar sin a vecinos no infectados. O, cuando está hecho frente con escasez nutritiva, puede servir “sacrificar” algunos en.beneficio del muchos. En condiciones normales, las bacterias producen las proteínas del antídoto que neutralizan las toxinas.

Los investigadores han determinado una tal “toxina del suicidio,” MbcT llamado, en las bacterias responsables de tuberculosis, tuberculosis de micobacteria. Si no frustrado por su antitoxina, MbcA, la toxina de MbcT matará a tuberculosis del M. analizando su almacén del NAD--una pequeña molécula crítica a la vida de mantenimiento--con una reacción nuevamente determinada.

Las personas de los investigadores llevados por Olivier Neyrolles, investigador de CS$CNRS en el IPBS, han demostrado el potencial terapéutico de esta toxina. Infectaron las células del ser humano y del ratón con una deformación de la tuberculosis del M. que faltaba este sistema de la toxina/de la antitoxina--pero en cuál podrían artificial accionar la producción de la toxina de MbcT. La activación de la toxina redujo drástico el número de bacterias que infectaban las células y aumentó la tasa de supervivencia del ratón.

Estas conclusión pavimentan la manera para un tratamiento nuevo que apunta la tuberculosis, que sigue habiendo una de las diez causas de la muerte superiores por todo el mundo. Y la resistencia antibiótico desarrollada por ciertas deformaciones de la tuberculosis de micobacteria subraya solamente la urgencia. Los investigadores de EMBL han determinado ya la estructura 3D del complejo de MbcT-MbcA, y las diversas personas ahora se están esforzando determinar las composiciones que pueden liberar la toxina del antídoto con el cual se acopla. Estas moléculas pueden también ayudar a luchar otras enfermedades infecciosas porque la toxina análoga/sistemas de la antitoxina se ha descubierto en otras bacterias patógenas.