Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Usando el modelo de ordenador para visualizar el sistema interno de la evaluación del cerebro

El hacer compras en un supermercado puede a veces ser una agonía de la opción. ¡Tan muchas comidas a elegir de! Pero, no tardamos horas para decidir lo que tenemos gusto de comer. La mayor parte del tiempo, tomamos decisiones a favor o en contra de ciertos productos rápidamente y sin mucha deliberación.

Eso tiene menos a hacer con nuestra rapidez de decisión y más para hacer con increíblemente el modo eficaz la información de procesos del cerebro. Los investigadores en ETH Zurich, la universidad de Zurich y Universidad de Columbia, Nueva York, llevada por el neurólogo Rafael Polanía ahora han correlacionado este proceso en un nuevo modelo de ordenador. Esto los permite predecir con la alta exactitud, por ejemplo, que la comida una persona consumirá.

“Con este modelo, podemos ver prácticamente dentro de la mente humana y predecir comportamiento de decisión,” Polanía explica. Su modelo fue publicado recientemente en la neurología de la naturaleza del gorrón.

La base para el proceso correlacionado, y por la extensión el modelo, es una estructura subjetiva de la evaluación salvada en el cerebro. En esta estructura, el cerebro salva las preferencias por cada comida basada en experiencia anterior y memorias - similares a los minoristas en línea grandes donde los utilizadores y los compradores pueden valorar productos concediendo las estrellas.

El sistema interno de la evaluación del cerebro depende de contexto. Por ejemplo, al ir para las compras, esto significa que nuestro cerebro alinea eficientemente con el supermercado en el cual la persona está haciendo compras. El sistema es también flexible, significando que salva nuevas experiencias también.

Un sistema eficiente de la evaluación releva la carga en el cerebro, que ha limitado capacidad de tramitación - es decir el número de neuronas disponibles es finito. Tal eficiencia es importante dada eso a través de sus órganos de sentido, tales como los aros, los oídos, nariz o la boca, que se adapta al mundo externo, el cerebro está admitiendo constante más información que puede tramitar.

Llegue hasta a las preferencias salvadas

Por eso, porque las decisiones como las los seres humanos modernos hacen en el supermercado, el cerebro drena en su estructura contexto-específica de la evaluación. Puesto simple, si estoy comprando naranjas en cierto taller (contexto), después hago tan porque he tenido ya naranjas de compra de una experiencia positiva en este taller. En la plataforma interna de la evaluación de mi cerebro, concedo las naranjas 95 señalo de 100. Tengo gusto del pomelo menos porque es demasiado amargo; consigue apenas 10 puntos.

Tales evaluaciones individuales agregan hacia arriba a una distribución total de la preferencia que pueda ser explicada y ser evaluada matemáticamente. Aquí es exacto en adonde el modelo viene: de acuerdo con tal distribución de evaluaciones y de principios de la eficiencia, puede hacer predicciones exactas sobre qué comida elegirá un tema de prueba.

Primer modelo completo

Hasta la fecha, los neurólogos y los economistas han luchado para desarrollar modelos matemáticos que correlaciona completo tales procedimientos de toma de decisión que tiene en cuenta las limitaciones de capacidad del cerebro. “El modelo nuevo predice exacto qué comida el tema de prueba elegirá en la gran mayoría de casos,” a Polanía dice, “y también cuantas veces usted cambiará su mente”.

Los investigadores probaron y calibraron el modelo usando evaluaciones de un centro común de los temas de prueba. Pidieron estos hombres y mujeres fijar 60 productos diarios de un supermercado suizo. Para cada producto, les preguntaron cuánto quisieron para comerlo en el final del experimento. Después de la primera fase del aforo, el proceso fue relanzado inmediatamente para explicar la variabilidad de las señales del cerebro de producir tales aforos.

En el segundo experimento, los temas de prueba fueron presentados con dos productos al mismo tiempo y pedidos elegir uno. La computador, que había sido introducida ya los datos del primer experimento, podía de hecho predecir sus decisiones.

Aplicación del modelo a las decisiones de la salud

“Podemos aplicar este modelo a todas las decisiones que se basen en evaluaciones subjetivas,” Polanía decimos. Por ejemplo, los expertos en marketing podrían utilizarlo para predecir mejor qué productos resonarán con el público. Los economistas podrían utilizarlo para los precios calculadores más exacto.

El modelo se podía también utilizar para entender ciertos aspectos de la salud de la gente. “Estas decisiones se basan también en evaluaciones subjetivas, tales como cómo es sano una persona piensa que es cierto producto,” Polanía explican. Él está trabajando actualmente en la integración de esta consideración en el modelo. El objetivo es descubrir cómo la gente toma decisiones sobre su dieta, que a su vez tiene las implicaciones para la obesidad o trastornos alimentarios como anorexia. Polanía está colaborando con los colegas que investigan el tema del autodominio.