Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Dieta malsana conectada a la salud mental pobre

Un estudio ha encontrado que la salud mental pobre está conectada a calidad de la dieta de los pobres -- sin importar características personales tales como edad del género, educación, edad, estado civil y nivel de ingresos.

El estudio, publicado el 16 de febrero en el gorrón internacional de las ciencias de la alimentación y nutrición, revelador que los adultos de California que consumieron una comida más malsana eran también más probables denunciar síntomas del moderado o de la señal de socorro psicológica severa que sus pares que consumen una dieta más sana.

Jim E. Banta, doctorado, MPH, profesor adjunto en la escuela de la universidad de Loma Linda de la salud pública y autor importante del estudio, dijo que los resultados son similares a los estudios anteriores conducto en otros países que han encontrado un eslabón entre la enfermedad mental y las opciones malsanas de la dieta. El consumo creciente del azúcar se ha encontrado para ser asociado a desorden bipolar, por ejemplo, y el consumo de comidas que se han frito o contienen altas cantidades de azúcar y de granos tramitados se ha conectado a la depresión.

“Esto y otros estudios como él podrían tener implicaciones grandes para los tratamientos en remedio behavorial,” Banta dijo. “Quizás el tiempo ha venido para que hechemos una ojeada a una mirada más atenta el papel de la dieta en salud mental, porque podría ser que las opciones de la dieta sana contribuyen a la salud mental. Más investigación es necesaria antes de que poder contestar definitivo, pero las pruebas parecen apuntar en esa dirección.”

Banta advirtió que el eslabón encontrado entre los pobres adieta y la enfermedad mental no es un lazo causal. No obstante, él dijo las conclusión de la estructura de California sobre estudios anteriores y podría afectar a la investigación futura y a las aproximaciones que los proveedores de asistencia sanitaria administran para los tratamientos del comportamiento del remedio.

En su estudio, Banta y sus personas revisaron datos de más de 240.000 encuestas sobre el teléfono conducto entre 2005 y 2015 como parte de la encuesta sobre entrevista plurianual de la salud de California (CHIS). El grupo de datos de las JIS incluye la información extensa sobre comportamientos de los socio-datos demográficos, del estado de salud y de la salud y fue diseñado ofrecer las aproximaciones estatales para las regiones dentro de California y para los diversos grupos étnicos.

El estudio encontró que el casi 17 por ciento de los adultos de California es probable sufrir de enfermedad mental -- el 13,2 por ciento con señal de socorro psicológica moderada y el 3,7 por ciento con señal de socorro psicológica severa.

El estudio declaró que las conclusión de las personas proporcionan “pruebas adicionales que el orden público y la práctica clínica deben apuntar más explícitamente perfeccionar calidad de la dieta entre ésos que luchan con salud mental.” También declaró que las “intervenciones dietéticas para la gente con enfermedad mental deben apuntar especialmente adultos jovenes, ésos con menos de 12 años de educación, y a individuos obesos.”