La variación específica del gen asociada a ADHD se podía atar al apego de la substancia

Algunas variaciones en el gen LPHN3 - asociado al desorden del déficit/de la hiperactividad de atención (ADHD) en cabritos y adultos podría favorecer probabilidad al humo, consumen el alcohol, el cáñamo y otras substancias adictivas, según un artículo publicado en la psiquiatría de translación del gorrón, del grupo editorial de la naturaleza.

Las conclusión se basan en el estudio de alrededor 2.700 pacientes - los niños, los adolescentes y los adultos de los Estados Unidos, la Colombia y la España, y él contribuirán para ofrecer las nuevas herramientas genéticas para perfeccionar la prevención de comportamientos adictivos en gente con ADHD.

El nuevo estudio es llevado por los expertos Mauricio Arcos Burgos y Maximiliano Muenke, de los institutos de la salud nacionales en Bethesda (Estados Unidos). Otros participantes en el estudio son los expertos Bru Cormand y Noelia Fernàndez, de la facultad de biología y el instituto de la biomedecina de la universidad de Barcelona (IBUB), Institut de Recerca de Sant Joan de Déu (IRSJD) y el centro de investigación biomédico del establecimiento de una red raro de las enfermedades (CIBERER), José Antonio Ramos Quiroga y Marta Ribasés, del instituto de investigación del d'Hebron de Vall (VHIR) y el centro de investigación biomédico del establecimiento de una red de la salud mental (CIBERSAM), y los expertos de la universidad de Antioquia y de la universidad Simón Bolivar en Colombia, entre otras instituciones.

ADHD: un desorden complejo que afecta a niños, a adolescentes y a adultos

ADHD es uno de la mayoría de los desordenes de los campos comunes en niñez y adolescencia - puede retrasarse hasta edad adulta y sus rasgos son hiperactividad, impulsividad, y déficit de atención. Uno de los genes relacionados con la susceptibilidad de ADHD es LPHN3, que cifra el latrophilin 3 de la proteína, “una molécula relacionada con la formación de conexiones sinápticas entre ciertos tipos de neuronas, y por lo tanto, un buen candidato para fijar una relación con cualquier desorden psiquiátrico”, las notas el conferenciante Bru Cormand, culata de cilindro del grupo de investigación en Neurogenetics de la facultad de biología del UB.

La conexión entre LPHN3 y ADHD es una de estudiado más con respecto a la etiología del desorden. Este gen, además, tiene un impacto en la reacción de los pacientes a la medicación, el grado de severidad de la enfermedad y el comportamiento disruptivo. Sin embargo, hasta ahora, la profundidad de la relación entre el gen LPHN3 y el apego de la substancia no habían sido explorados.

En el nuevo estudio, los expertos aplicaron un método estadístico innovador (Recurrente-que divide armazones) que integra información clínica, demográfica y genética sobre un desorden específico - en este caso, ADHD- para predecir otro desorden co-mórbido (que aparezca concurringly), por ejemplo el apego al tabaco, al alcohol, a la cocaína, al cáñamo y a la marijuana, entre otros.

Las conclusiones observan que, dentro del grupo de pacientes españoles con ADHD, una variación específica del gen LPHN3 aumenta en el 40% el riesgo de dependencia de la nicotina. Según los expertos, los resultados son similares en las cajas para el alcohol y las drogas ilegales, que se han estudiado juntas en la investigación.

¿Por qué algunos pacientes utilizan substancias adictivas y otros no hacen?

No todo el ésos afectados por ADHD muestran comportamientos con un perfil adictivo durante sus vidas. “Ahora conocemos el juego de la genética un papel importante en estos comportamientos. Esto nos ayuda a prevenir los riesgos futuros en cabritos y adultos con ADHD y a perfeccionar estrategias de la prevención. Sin embargo, las genéticas de ADHD son diversas, allí son muchos genes implicados y éstas varían entre los pacientes con el desorden”, las notas Cormand.

el 75% de ADHD tiene una base genética y el 25% restante se relaciona con los factores ambientales que pueden variar, según los expertos. Por lo tanto, los factores externos pueden ser relevantes en el aspecto de comportamientos adictivos en gente con ADHD. Por ejemplo, ciertas formas de vida o las acciones recíprocas sociales pueden desempeñar un papel importante.

“También, cocaína y otras substancias adictivas - advierte que Cormand- tenga una acción psicoestimulante similar a la que está en el tratamiento farmacológico principal para ADHD. Esto explicaría porqué, en algunos casos, éstos son utilizados por la gente afectada como automedicación para sus efectos al parecer “beneficiosos””.

Comportamientos adictivos: estudios clínicos para perfeccionar medidas preventivas

El tratamiento psicológico y farmacológico y la intervención psychopedagogical son las estrategias combinadas que son las más eficientes del tratamiento de ADHD. En el futuro, necesitaremos nuevos estudios clínicos analizar la importancia de la genética en la susceptibilidad de ADHD y los comportamientos adictivos que pueden afectar a la salud del paciente.

“Es difícil llegar hasta a pacientes con una diagnosis de ADHD y los archivos del uso de la droga que autorizan la participación en éstos investigación estudian. También, en estudios genéticos, las muestras de la población tienen que ser homogéneas. Otros problemas adicionales son la dificultad para conseguir datos de todos los individuos, o aún de los que puedan mentir sobre su uso de substancias adictivas”, concluyen al investigador Noèlia Fernàndez, del departamento de la genética, microbiología y las estadísticas del UB, y pieza de IBUB, de CIBERER y de IRSJD.