Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los proyectos ecológicos de la restauración que implican a gente indígena prueban más acertado

La restauración ecológica proyecta activamente la participación de gente indígena y las comunidades locales son más acertadas. Éste es el resultado de un estudio realizado por el instituto de la ciencia y de la tecnología ambientales en el Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB), que valor de lugares en la contribución indígena y local del conocimiento en restablecer de ecosistemas degradados, y los puntos culminantes la necesidad de dedicarlos a estos proyectos para asegurar un mantenimiento a largo plazo de áreas restablecidas.

El cambio ambiental global afectan a la gente indígena y a las comunidades locales porque confían directamente en su ambiente inmediato para cubrir necesidades básicas del sustento. Por lo tanto, la salvaguardia y restablecer de elasticidad del ecosistema es críticas a asegurar su soberanía de la comida y de la salud y bienestar total. Su interés adquirido en restablecer los ecosistemas de los cuales se benefician directamente y su conocimiento íntimo de sus tierras, de recursos y de la dinámica que les afecta, los coloca como elementos claves en el logro de las metas ecológicas de los proyectos de la restauración.

Sin embargo, las contribuciones de la gente indígena y de las comunidades locales continúan estar en gran parte ausentes en la política medioambiental internacional para a, en la cual la viabilidad biológica de la importancia y de la restauración se da prioridad sobre la preocupación local.

El estudio, llevado por el investigador de ICREA en ICTA-UAB Victoria Reyes-García, revisa los centenares de casos en los cuales, con prácticas tradicionales, la gente indígena ha contribuido a manejar, a adaptar y a restablecer la tierra, creando a veces nuevos tipos altamente de ecosistemas del biodiverse. “Hay muchos ejemplos en los cuales la gente indígena ha tomado papeles del liderazgo en restablecer bosques, los lagos y los ríos, los prados y las tierras firmes, los mangles y los arrecifes, y los humedales degradados por los forasteros o el cambio de clima, acoplando con éxito las metas de la restauración y aumentando la participación de la población local”, explica Victoria Reyes-García.

Las prácticas tradicionales incluyen la alteración antropogénica del burning útil espacial y los aspectos temporales de la heterogeneidad del hábitat para crear la diversidad, prácticas inútiles de la deposición dando por resultado el enriquecimiento del carbono del suelo, rotatorio swidden los sistemas del cultivo capaces de mantener la diversidad de la tapa y de la instalación del bosque, interplantando las instalaciones útiles en los bosques nativos de tal modo que aumentan diversidad del bosque, y dispersando prados hayseed y de limpiezas especie-ricos para mantener productividad y elasticidad del prado.

Sin embargo, la investigación esfuerzo que no todas las iniciativas de la restauración que contrataban gente indígena y las comunidades locales han sido beneficiosas o acertadas. “Algunas campañas no han implicado con éxito las comunidades locales o los resultados afectados de la repoblación forestal dados la falta de claridad de los planes de acción diseñados en el nivel central o la negligencia de intereses locales”, dicen a Reyes-García. Ella destaca que se han reconocido los resultados positivos están asociados normalmente a los proyectos en los cuales las comunidades locales han estado implicadas activamente en actividades de co-diseño, las instituciones habituales, y ambas ventajas directas a corto plazo a la población local y al apoyo a largo plazo del mantenimiento de áreas restablecidas se han asegurado.

Por lo tanto, Victoria Reyes-García aboga que “para resolver el objetivo 15 de Aichi del convenio sobre diversidad biológica en restablecer el 15% de ecosistemas global degradados allí es una necesidad de aumentar la participación de la gente indígena y de las comunidades locales en actividades ecológicas de la restauración”.