Técnica no invasor para estudiar exacto actividad en la parte más profunda del cerebro

Los investigadores en UNIGE han demostrado con éxito que la electroencefalografía se puede utilizar para estudiar exacto actividad en las áreas profundas del cerebro

Las áreas subcorticales del cerebro, situadas en sus alcances más profundos, siguen siendo un misterio. Los científicos son conscientes de la actividad crítica de papel que desempeñan en motor, emocional y asociativa pero no saben exacto trabajan. Varias enfermedades serias se conectan directamente a estas áreas, incluyendo el síndrome de Parkinson, de Tourette y desordenes obsesivos (OCD). Los tratamientos existentes para regular y medir la actividad de las áreas subcorticales son altamente invasores, y trabajan a veces sin nosotros que saben realmente. Los investigadores de la universidad de Ginebra (UNIGE), de Suiza, y de la universidad de Colonia (Alemania) decidían ver si un método no invasor - electroencefalografía (EEG) - se podría emplear con algoritmos matemáticos para medir esta actividad cerebral externamente. Probaron por primera vez que esta técnica puede registrar las señales consideradas generalmente solamente implantando los electrodos en el cerebro. Los resultados, publicados en comunicaciones de la naturaleza, pavimentan la manera para nuevo, usos clínicos de la precisión.

Es muy difícil estudiar y conseguir cerca de las áreas subcorticales, que están situadas en la parte más profunda del cerebro. Sabemos que dos estructuras dominantes en estas áreas, el tálamo y accumbens del núcleo, comunican con uno a y la corteza para controlar la activación del motor, emocional y asociativa (pensamiento de alto nivel) vía oscilaciones eléctricas. “Una disfunción en esta comunicación causa enfermedades muy serias en los seres humanos, tales como Tourette y OCD, que comienzan generalmente en adolescencia cuando el revelado del cerebro viene a un extremo, así como a la enfermedad de Parkinson”, explica a Cristóbal Miguel, profesor en el departamento de neurologías básicas en la facultad de remedio de UNIGE.

Los tratamientos actuales, sobre la base del estímulo profundo del cerebro son altamente invasores: implantando los electrodos en el centro del cerebro, que son estimulados eléctricamente por un estimulador externo. “Aunque esta técnica se ha mostrado para ser efectiva en Parkinson, lamentablemente no trabaja tan bien para OCD y síndrome de Tourette,” dice a Martin Seeber, investigador en el departamento de las neurologías básicas y autor del estudio del primer.

Una técnica establecida y verdaderamente no invasor del análisis

Para perfeccionar tratamientos existentes, ha llegado a ser esencial entender cómo funcionan estas zonas subcorticales y cómo comunican. Las enfermedades mencionadas anteriormente afectan solamente a seres humanos, sin embargo, y sufren de modelos animales escasos. Desde implantar los electrodos son una técnica extremadamente invasor, otro método fueron pedidos para aumentar el número de temas estudiados. “Pensamos naturalmente en EEG, que registra la actividad eléctrica del cerebro usando 256 electrodos colocados en el cuero cabelludo,” continuamos a Miguel. ¿Pero es realmente posible medir actividad cerebral profunda desde fuera del cráneo?

En colaboración con personas dirigidas por profesor Veerle Visser-Vanderwalle, un neurocirujano en la universidad de Colonia, los investigadores de UNIGE podía medir y registrar la actividad eléctrica de las áreas subcorticales de cuatro pacientes de OCD y de Tourette que habían sido dados el electrodo implanta. Al mismo tiempo, equiparon a estos individuos de un EEG mientras que los científicos midieron la actividad de las mismas áreas de la superficie. “Los algoritmos matemáticos que desarrollamos significamos que podríamos interpretar exacto los datos ofrecidos por el EEG y comprobar de adonde la actividad cerebral venía,” dice Seeber. ¿Y el veredicto? Los resultados correlacionados perfectamente. “En la obtención de señales altamente similares como con los implantes, finalmente probamos que la superficie EEG se puede utilizar para considerar qué está suceso en la parte más profunda del cerebro sin tener que entrar él directamente!” dice a profesor Miguel.

La puerta está abierta a los nuevos tratamientos de la precisión

“Ahora que sabemos que EEG se puede utilizar para analizar las zonas subcorticales,” continúa Seeber, “podemos intentar entender cómo comunican con uno a y la corteza con la esperanza de que poder entender mejor las causas de enfermedades tales como Tourette y OCD.” Los científicos son también afilados utilizar la técnica para perfeccionar métodos de tratamiento actuales, sobre la base de reequilibrar acciones recíprocas de la red usando una descarga eléctrica muy ligera. También quisieran aplicarlos a otras enfermedades tales como obesidad, apego o Alzheimer. “Pasado, esperamos que a tiempo poder estimular las áreas profundas del cerebro de la superficie vía un tratamiento electromágnetico, eliminando los implantes del electrodo en el cerebro de una vez por todas!” concluye a profesor Miguel.

Fuente: https://www.unige.ch/