Lazo entre la desalineación circadiana y el riesgo cardiovascular en mujeres

En la aplicación actual las innovaciones y los usos cardiovasculares (edición especial en la salud de las mujeres, el volumen 3, el número cardiovasculares 4, 2019, redactor invitado Gladys P. Velarde) págs. 435- 440(6); DOI: https://doi.org/10.15212/CVIA.2017.0070 Tracy Ashby, HACE y Mariam Louis, Doctor en Medicina, MSc, FCCP de la universidad de la Florida, departamento del remedio, Jacksonville, FL, los E.E.U.U. consideran la desalineación circadiana y el riesgo cardiovascular.

La opinión actual es que el riesgo creciente de obesidad, de hipertensión, de enfermedad cardiovascular (CVD), y de tipo - la diabetes 2 mellitus (DM2) en la desalineación circadiana es multifactorial, con fisiológico, social, sicológico, sueño, y comiendo contribuir todo probable de las configuraciones. Los datos que tenemos hasta ahora indicar la desalineación circadiana robusto se asocian a obesidad creciente y a acciones cardiovasculares en mujeres, con un lazo de la respuesta a la dosis para estes último. Hay una asociación más débil entre el trabajo en turnos y DM2 y síndrome metabólico en mujeres y datos en conflicto con respecto trabajo en turnos y a la hipertensión. Las diferencias y las disparidades en conclusiones son un resultado de factores de confusión numerosos, incluyendo diferencias metodológicas en estudios, la definición del trabajo en turnos, conductas humanas, y la privación del sueño. Los estudios anticipados y longitudinales son necesarios dirigir las limitaciones de la carrocería actual de la literatura. Además, los estudios experimentales e interventional son necesarios dirigir intervenciones y los tratamientos óptimos para la desalineación circadiana. Parece fin de las marchas atrás del trabajo en turnos o atenúa algunas de consecuencias adversas. También, las modificaciones del comportamiento con respecto a la sincronización de la consumición, la dieta, la baja de peso, las configuraciones de sueño, y la exposición luminosa se han propuesto como intervenciones posibles. Los agentes farmacológicos tales como melatonin, estimulantes, y personas hipnotizadas también se han estudiado como tratamientos potenciales para el desorden del trabajo en turnos. Sin embargo, es no entendible si estas intervenciones tienen algún efecto sobre disminuir los efectos perjudiciales observados con la desalineación circadiana. Estos conceptos pueden desempeñar un papel en las estrategias futuras del tratamiento.

Este artículo forma la parte de una edición especial en la salud cardiovascular de las mujeres, huésped corregida por Gladys P. Velarde. Las últimas décadas han atestiguado gran progreso en el tratamiento de la enfermedad cardiovascular (CVD). Debido a las terapias perfeccionadas, a las estrategias preventivas y a la conciencia pública creciente, mortalidad del CVD (recorrido, paro cardíaco, enfermedad cardíaca isquémica, enfermedad arterial periférica y enfermedad cardíaca congénita) ha estado en la disminución sobre esta envergadura de la hora para ambos géneros. Lamentablemente, la disminución ha sido menos prominente para las mujeres, especialmente mujeres del color. Visto una vez como enfermedad de un hombre, el CVD sigue siendo la causa de cabeza de la mortalidad para las mujeres en los Estados Unidos y es responsable de un tercero de todas las muertes de mujeres por todo el mundo y de la mitad de todas las muertes de mujeres durante 50 años de edad en países en vías de desarrollo. En los Estados Unidos, el CVD pasa lejos el resto de las causas de la muerte, incluyendo todas las formas del cáncer combinadas. Las estadísticas están calmando con cerca de una muerte femenina en los Estados Unidos cada 80 segundos del CVD. Eso representa cerca de 400.000 muertes por año según las estadísticas más recientes. De éstos, más de un cuarto de millón de mujeres morirá este año de la enfermedad cardíaca isquémica (IHD) que incluye enfermedad coronaria obstructora y no-obstructora, y los cerca de 64% de las mujeres que mueren repentinamente de IHD no tienen ningún síntoma anterior. A pesar de un número importante de hembras con el CVD sabido y la percatación creciente entre mujeres de la enfermedad cardíaca como su amenaza importante de la salud, una proporción sustancial de las mujeres (el 46% según la encuesta sobre americana más reciente la asociación del corazón) sigue siendo inconsciente de su riesgo cardiovascular y continúa no poder reconocer su significación.

Esta falta de percatación es más profunda (sobre el 60% inconsciente) entre mujeres en minorías más de riesgo elevado de los grupos, raciales y étnicas, y ha cambiado poco en décadas.

Las diferencias mal entendidas del sexo/de género en mecanismos pathobiologic, la presentación clínica, la administración y el uso de estrategias diagnósticas y terapéuticas y preventivas han contribuido a este entrehierro. Un factor crítico importante ha sido la representación insuficiente de mujeres en la investigación del CVD hasta la fecha. De hecho, solamente una mitad de juicios clínicas del CVD denuncia los resultados propios de cada sexo a pesar de las reglas de Food and Drug Administration que requieren datos de la estratificación del sexo, así como al instituto nacional de las recomendaciones de la salud de la partícula extraña creciente de mujeres en juicios clínicas. Esto hace difícil para que los investigadores y los clínicos extraigan conclusiones exactas sobre diferencias del sexo en mecanismos de la enfermedad, la exactitud de modalidades y de riesgos diagnósticos específicos o ventajas de una droga o de un dispositivo determinada para el tratamiento de mujeres con el CVD. Además, los médicos y otros proveedores de asistencia sanitaria continúan subestimar el riesgo cardiovascular de las mujeres, en parte debido a la utilización de las aproximaciones tradicionales que pueden llevar a la sobre-prueba o a la evaluación de riesgos inadecuada sin exacto distinguiendo quién es verdad uso en peligro e inadecuado de las terapias preventivas para las mujeres.

La meta de las innovaciones y de los usos cardiovasculares de esta edición especial es verter una cierta luz en los temas específicos que dominan el espectro del CVD en mujeres.