Componente emocional que embota asociado a dolor

El dolor crónico implica más que apenas el dañar. Gente que sufre de tristeza, de la depresión y del letargo de la experiencia del dolor a menudo. Ése es opiáceos de una razón puede ser tan adictivo -- no sólo humedecen el dolor pero también hacen la sensación de la gente eufórica.

¿Qué si era posible convertirse un asesino de dolor que podría encintado las emociones negativas asoció a dolor sin causar euforia? Los investigadores en la Facultad de Medicina de la universidad de Washington en St. Louis han tomado una medida hacia esa meta. Estudiando roedores, han mostrado que pueden cegar los receptores en el cerebro responsable de los componentes emocionales del dolor y restablecer el estímulo del animal. Sus conclusión podían poner la base para convertirse nuevo, aproximaciones menos adictivas para doler el tratamiento.

“Estamos en medio de una epidemia del opiáceo, y la euforia asociada a los opiáceos es un impulsor importante de la dependencia del opiáceo,” dijo al investigador mayor Jose Imbécil-Concepción, doctorado, profesor adjunto del anesthesiology, de la neurología y de la psiquiatría. “Apuntando los aspectos emocionales del dolor, esperamos hacer dolor menos debilitante de modo que los pacientes no anhelen el alto emocional que consiguen de opiáceos.”

Los calmantes del opiáceo, tales como morfina, el oxycodone y el fentanilo, receptores del objetivo en las neuronas llamaron opiáceo de MU los receptores. En cambio, los investigadores de la universidad de Washington estudiaron los receptores del opiáceo de la kappa, que operan muy diferentemente. Activar el receptor de la kappa hace la sensación de la gente depreso, triste y desmotivado. Tan Imbécil-Concepción y sus colegas en el centro de dolor de la universidad de Washington pensaron que cegando esos receptores, también puede ser que humedezcan las emociones negativas asociadas a dolor.

Sus conclusión se publican el 13 de marzo en la neurona del gorrón.

Algunas de las ratas en el estudio habían sido inyectadas en una pata con una substancia que causa la inflamación persistente. Para medir los efectos emocionales de ese dolor, los investigadores utilizaron una tarea rewarding en la cual los animales podrían trabajar para el azúcar como manera de medir el estímulo. Después de ser enseñada para activar una palanca para conseguir el azúcar, la mayoría de las ratas guardarán el activar. En estos experimentos, los animales tuvieron que activar la palanca progresivamente más cada vez que quisieron una bolita de la sucrosa.

“Cuando los animales experimentaron dolor, fueron motivados menos para trabajar para obtener la recompensa,” dijo a primer autor Nicolás Massaly, doctorado, instructor en anesthesiology. “Es a menudo lo mismo para la gente en dolor que no consigue tanto placer de actividades diarias que ella disfruta generalmente.”

Pero cuando las ratas con las patas inflamadas fueron tratadas con una composición para cegar los receptores del opiáceo de la kappa en sus cerebros, los animales recuperaron el estímulo para obtener el azúcar, y activaron la palanca tan a menudo como los que no habían inflamado las patas.

Además, los investigadores colaboraron con Kooresh Shoghi, doctorado, profesor adjunto de la radiología, usando pequeña proyección de imagen animal (PET) de la tomografía por emisión de positrones para fijar la actividad de los receptores del opiáceo de la kappa en los cerebros de los animales. Podían demostrar que cuando las ratas estaban en dolor, sus receptores del opiáceo de la kappa eran muy activos en una parte del cerebro -- los accumbens del núcleo -- conectado a la emoción.

Los investigadores humedecieron esta actividad del receptor del opiáceo de la kappa cegando la baja de un estimulador natural de los receptores del opiáceo de la kappa llamados dynorphin -- cuál se produce en el cerebro y es un poco como lo contrario de los endorphins liberados por actividades tales como ejercicio.

“Cegando la baja del dynorphin, podíamos restablecer el estímulo en los animales a pesar de que no eliminamos totalmente su dolor,” Massaly dijimos.

Imbécil-Concepción, Massaly y sus colegas lo reconocen es un viaje largo de roedores a la gente. Pero él tiene ya datos preliminares del ANIMAL DOMÉSTICO de la gente, sugerirlo puede ser posible influenciar los receptores del opiáceo de la kappa y potencialmente prevenir la tristeza y la falta de estímulo que puede acompañar dolor físico. Creen que atacando las propiedades emocionales del dolor, sin afectar al elemento útil de la reacción del dolor que puede proteger daños contra daño adicional, él pueden ser posibles perfeccionar la calidad de vida para los pacientes del dolor sin tener que utilizar ningunos, o tanto, hábito-formando asesinos de dolor del opiáceo.

Fuente: https://medicine.wustl.edu/news/blunting-the-emotional-component-of-pain/