Las bacterias púrpuras inofensivas pueden visualizar aspectos de la heterogeneidad del tumor

El cáncer presenta un reto en curso para los médicos, determinado en la diagnosis y el tratamiento de la enfermedad. Esto es, entre otras cosas, debido a la heterogeneidad del tumor. Las personas de científicos del Helmholtz Zentrum Muenchen, el centro de investigación de Juelich, la universidad de Munich técnica y la universidad Duesseldorf de Heinrich Heine ahora han mostrado que las bacterias púrpuras inofensivas del género Rhodobacter son capaces de visualizar aspectos de esta heterogeneidad en los tumores. Con el socorro de la proyección de imagen optoacústica, los investigadores utilizaron estos microorganismos para visualizar las células del sistema inmune, supuesto macrophages* (griego para los “comedores grandes "), que también desempeñan un papel en el revelado del tumor. Sus conclusión de la investigación ahora se han publicado en comunicaciones de la naturaleza.

Muchos cánceres forman tumores sólidos. Dentro de, tales tumores revelan diferencias principales en el nivel celular y molecular. Uno de éstos se refiere a la localización y a la actividad de macrófagos. Aunque estas células sean esenciales para un sistema inmune sano, también desempeñan un papel dominante en el revelado del tumor. Con el socorro de bacterias fotosintéticas, las nuevas técnicas optoacústicas, que indican donde están presentes y activos tales macrófagos, ahora se han desarrollado.

“Podíamos demostrar que las bacterias del género Rhodobacter **, que son inofensivas a los seres humanos, son conveniente como marcadores indirectos de la presencia y de la actividad del macrófago,” dice al Dr. Andre C. Stiel, jefe de la célula que dirige al grupo en el instituto de la proyección de imagen biológica y médica (IBMI), Helmholtz Zentrum München. Las bacterias de Rhodobacter producen una gran cantidad del bacteriochlorophyll fotosintético A. del pigmento. Este pigmento permitió a los investigadores descubrir bacterias en un tumor mediante *** optoacústico multiespectral de la tomografía (MSOT).

¿Cómo el principio trabaja? Los macrófagos engullen bacterias como parte de su actividad natural del barrido, que se conoce como fagocitosis. Esto altera los alrededores de las bacterias, de su amortiguación de la radiación electromágnetica y, como consecuencia, también de la señal optoacústica. Las bacterias de Rhodobacter actúan así como los sensores para los científicos, proveyendo de ellos la información sobre la presencia y la actividad de macrófagos.

“En otros pasos, estas bacterias habilitarán nuevos enfoques a las tecnologías no invasores y así que abra totalmente las nuevas posibilidades de diagnóstico innovador y los procedimientos terapéuticos,” agrega al Dr. Thomas Drepper, que dirige el grupo bacteriano de Photobiotechnology en la universidad Duesseldorf de Heinrich Heine. En futuro, las bacterias pueden poder revelar la situación de un tumor y también descubrir actividad creciente del macrófago. Dependiendo de su localización, los macrófagos podían ofrecer la información sobre inflamaciones incómodas o la reacción deseada a las inmunoterapias, y podían ser utilizados final para perfeccionar estrategias del tratamiento.

Fuente: https://www.helmholtz-muenchen.de/en/aktuelles/latest-news/press-information-news/article/46018/index.html