Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La investigación de la afasia revela nuevas, complejas acciones recíprocas entre el pensamiento y lenguaje

El conocimiento de los hechos se llama conocimiento factive. En la frase que “él sabe [que es exterior caliente]”, la cláusula embutida se asume para ser verdad. Sin embargo, en la frase “parece [que es exterior caliente]”, la cláusula embutida se presupone para ser falsa o counterfactive. Tales construcciones comunican los estados mentales y la confiabilidad de un individuo de la información que ofrecen, e implican un proceso complejo en los diversos niveles cognoscitivos de lenguaje y pensados en cuál allí es controversia en cuanto a cómo estos diversos niveles de trabajo del significado.

La afasia es un desorden del lenguaje que ocurre como resultado de un accidente cerebrovascular que afecta al hemisferio izquierdo. Implica la baja parcial de la capacidad de producir o de comprender el lenguaje debido a las lesiones en las áreas del cerebro que se especializan en estas funciones. Puesto que la comprensión de estas construcciones factive y counterfactive no se ha probado en afasia, la investigación se estableció de la base de estudios en el desarrollo infantil y la afasia para establecer un marco teórico en esta entrega.

El estudio fue publicado en febrero en el gorrón de la neurolingüística y conducto por el volframio Hinzen, profesor de la investigación de ICREA con el departamento de la traslación y las ciencias del lenguaje en UPF, en colaboración con Vitor Zimmerer (ahora en UCL, Londres), primer autor del papel, que, a su vez, era investigador postdoctoral en el proyecto “lenguaje y salud mental”, financiado por los artes y el Consejo de Investigación de la humanidad (AHRC), dirigieron por Hinzen; junto con los investigadores Rosemary A. Varley (UCL, Londres) y dicha Deamer (universidad de Durham) en el Reino Unido.

“El problema está ése en afasia, como tenemos un problema con lenguaje, cognición no se fija a menudo; no sería bueno obtener los resultados que eran solamente debido al deterioro del lenguaje pero que no reflejó la cognición. Por lo tanto, en nuestro estudio, intentamos diseñar los estímulos lingüísticos posibles más simples y comparar las sentencias factive y non-factive que son similares en términos de su complejidad lingüística”, explica Hinzen.

Los investigadores diseñaron un experimento en el cual hicieron una declaración en inglés de ninguno de estos cuatro tipos igualar: “sepa…”, “piensan…”, “él está sin obstrucción…” o “parece solamente…”, con una imagen (la igualación del sentencia-retrato, SPM) probar la comprensión de la declaración, en un grupo de participantes con afasia antes de un grupo de participantes sin el daño cerebral que actuaba como grupo de mando.

Como estímulos, la interpretación factive prueba construcciones factive usadas y su imagen correspondiente que mostró que la cláusula embutida era verdad. En la interpretación counterfactive, la imagen de igualación mostró que la cláusula embutida era falsa. Por ejemplo, porque la frase de prueba “el hombre piensa que es caliente”, el retrato que acompañaba esta declaración mostró que la temperatura era fría y el carácter corroboró sus pensamientos a través de su ropa y también con su expresión facial.

Los autores divididos de la hipótesis que como el deterioro del lenguaje caracteriza afasia, las capacidades cognoscitivas no verbales podría ser interpretaciones afectadas y counterfactive pueden ser más difíciles de entender entre la gente que sufre de afasia. Particularmente “estamos investigando la naturaleza de la comprensión en las pruebas que requieren interpretaciones factive y counterfactive, el fragmento al cual esta tarea cognoscitiva del lenguaje se deteriora y cómo el deterioro posible se relaciona con otros aspectos de la cognición”, su estado del aphasic de los autores.

Los resultados revelaron que en pruebas factive de la interpretación, los participantes con la afasia realizada casi así como el grupo de mando. Sin embargo, en la interpretación counterfactive se comportaron importante peor.

“Nuestros datos sugieren que las interpretaciones factive y counterfactive planteen diversas demandas cognoscitivas, con las counterfactive siendo más duras para la gente con afasia. Sugerimos que los counterfactives planteen demandas adicionales en sistemas proposicionales y que el último recubrimiento con las capacidades implicadas en otras tareas verbales, pero también en el razonamiento no verbal encarga”, los autores señalan.

Los investigadores mantienen que las construcciones factive, non-factive y counterfactive plantean una oportunidad valiosa de observar el lazo entre la cognición léxica, sintáctica y proposicional en afasia. Al mismo tiempo, la investigación en poblaciones con las lesiones cerebrales puede hacer sus propias contribuciones a entender la interacción entre el lenguaje y el pensamiento proposicional en todos los locutores.

Semejantemente, este estudio muestra cómo estas construcciones se pueden probar mediante las imágenes (SPM), un paradigma de uso general no sólo en poblaciones neurológicas adultas pero también en niños con desordenes de desarrollo del lenguaje. “Dado su importancia en la comunicación y su lazo con la teoría de la mente (ToM) y del razonamiento proposicional, nuestra aproximación podía llevar a las maneras nuevas de evaluar la cognición en gente del aphasic”, ellos concluye.