La nueva investigación ilumina efectos positivos del ejercicio sobre el cerebro

Cualquier persona que entrena para un maratón sabe que los entrenamientos corrientes individuales agregan hacia arriba en un cierto plazo para rendir una gran mejora en buen salud. Así pues, no debe ser asombrosamente que las ventajas cognoscitivas de entrenamientos también acumulan para rendir avances cognoscitivos a largo plazo. Con todo, hasta ahora, había ha sido poca investigación para describir y para soportar la neurobiología subyacente. En la nueva obra que es presentada esta semana sobre los efectos del ejercicio sobre el cerebro en la sociedad cognoscitiva de la neurología (CNS) en San Francisco, los investigadores están encontrando que los cambios del cerebro que ocurren después de que un único entrenamiento sea profético de qué suceso con el entrenamiento físico continuo en un cierto plazo.

“Hay un fuerte y un enlace directo entre la actividad física y cómo sus trabajos de cerebro,” dice a Wendy Suzuki de la universidad de Nueva York (NYU), que está presidiendo un simposio sobre el tema en el CNS. La “gente todavía no conecta salud física al cerebro y a la salud cognoscitiva; piensan en el herraje en un bikini o perder que la libra pasada, no sobre todos los sistemas de cerebro ellos es que perfecciona y de aumento cada vez que se resuelven.”

Pero como la nueva investigación sale iluminar cómo los diversos tipos, cantidades, e intensidades de la actividad física perfeccionan la función del cerebro, los neurólogos cognoscitivos esperan ver un cambio radical en cómo el público en general ve ejercicio - de los efectos del entrenamiento a largo plazo a traer los efectos positivos de la actividad física a las comunidades socioeconómico perjudicadas.

La nueva demostración del estudio que los efectos cognoscitivos inmediatos del largo plazo del espejo del ejercicio unos son los primeros de su clase, pues los efectos a corto y largo plazo se examinan típicamente en diversos estudios, dice a Michelle Voss de la universidad de Iowa, que llevó el estudio. Las conclusión iniciales de sus personas son buenas noticias para el campo de la neurología cognoscitiva, pues sugieren que los cambios del cerebro observados después de un único estudio del entrenamiento puedan ser un biomarker mediocre para el entrenamiento a largo plazo.

Los participantes del estudio experimentaron exploraciones de cerebro del fMRI y pruebas de memoria de trabajo antes y después de únicas sesiones del ejercicio de la intensidad de la luz y del moderado y después de un programa de entrenamiento largo de 12 semanas. Los investigadores encontraron que los que vieron las mejorías más grandes de la cognición y de la conectividad funcional del cerebro después de únicas sesiones de la actividad física de la intensidad moderada también mostraron los avances a largo plazo más grandes en la cognición y la conectividad.

El estudio utilizó los ciclos reclinados que habían motorizado pedales, permitiendo a los participantes a o aplica su propia fuerza para girar los pedales o permitir los pedales hacen el trabajo. “Esta característica permitió que guardáramos constante de la velocidad del pedal mientras que solamente ritmo cardíaco cambiante entre las condiciones de la luz y la actividad de la intensidad del moderado,” Voss dice. “Esto es nuevo para los paradigmas agudos del ejercicio, que utilizan a menudo sentarse como condición de mando.”

Voss observa adelante a las réplicas de este primer estudio con muestras más grandes. Su laboratorio está reclutando actualmente a los participantes para un estudio similar que incluya 6 meses de entrenamiento en vez de 3 meses, para dar a participantes más hora de perfeccionar aptitud física cardiorespiratoria. Pero mientras tanto, ella dice: “Piense en cómo la actividad física puede ayudar a su cognición hoy y considerar lo que trabaja. Día a día, las ventajas de la actividad física pueden agregar hacia arriba.”

Michelle Carlson de la Universidad John Hopkins está trabajando para traer que mensaje a las comunidades socioeconómico perjudicadas con un programa nuevo llamado el programa del cuerpo de la experiencia, que embute actividad física en ofrecerse voluntariamente semanal para más viejos adultos a los niños del mentor en escuelas primarias locales. “Necesitamos dirigir barreras socioeconómicas como costo y accesibilidad para motivar a más viejos adultos para empeñar regularmente a comportamientos saludables,” Carlson dice. “Y mucha gente no aprecia la potencia de la actividad física para nuestros cerebros.”

Los estudios múltiples del programa del cuerpo de la experiencia han encontrado que el recorrer del asiduo y la otra actividad física generados de la experiencia que se ofrecía voluntariamente ha dado lugar a memoria perfeccionada y a otras funciones cognoscitivas, así como cambia a la corteza prefrontal que reflejan ésos considerados después de 6 meses del ejercicio en más viejos adultos cognoscitivo en peligro. “Este y las conclusión relacionadas en mi laboratorio y otras han contribuido a nuestra comprensión que el alcance de actividad de la forma de vida de la inferior-intensidad se está reconociendo cada vez más como intervención importante y escalable ascender cualquier actividad física,” ella dicen.

Sus personas también han desarrollado un juego tridimensional para simular la actividad del mundo real para la cognición y la movilidad. Carlson presentará nuevos datos en la reunión del CNS sobre 14 participantes que terminaron una intervención de cinco semanas con el juego. “Cuál es fresco es que la mayoría de los participantes, sin importar limitaciones cognoscitivas y físicas de la línea de fondo, aprenden y perfeccionan constantemente sobre sesiones,” ella dice. “Queremos ayudar a un segmento grande del envejecimiento de la población que no puede sedentario o golpear ligeramente en las oportunidades voluntarias ofreciendo oportunidades de aumentar actividad física significativa.”

Suzuki ha experimentado la potencia transformativa del ejercicio en el cerebro de primera mano. Al trabajar para perder el peso, ella nota su memoria el perfeccionar en un cierto plazo. Ella se fascinó tan por el eslabón entre la actividad física y la función del cerebro que ella transformó su laboratorio totalmente, a partir de la una que estudió el hipocampo en primate no humano a uno que se centró solamente en la cognición y el ejercicio humanos. “He entrado realmente todos,” ella dice.

Hay un ordenador principal entero de preguntas que los neurólogos cognoscitivos pueden ayudar a contestar -- cuánto y de qué tipos de ejercicio son óptimos para la salud del cerebro a cómo traducir conclusión de poblaciones jovenes, sanas las más viejas, en peligro. Suzuki espera ver técnicas neuroimaging perfeccionadas en los próximos años esa mejor captura qué suceso en el cerebro durante y después de ejercicio.

Fuente: https://www.cogneurosociety.org/