Los científicos determinan biomarkers para predecir riesgo de fibrilación atrial

Los científicos en la universidad de Navarra (España), en colaboración con clínicos del hospital de la universidad de Donostia, han determinado dos biomarkers asociados al riesgo de sufrir la fibrilación atrial, una dolencia cardiaca que afecta más de 33,5 millones de personas de en el mundo. En la unión europea, está presente en 8,8 millones de personas de durante 55 años de edad y, específicamente en España, afecta más el de 4% de la población durante 40 años de edad. La Organización Mundial de la Salud considera esta enfermedad como epidemia debido a su altas morbosidad y mortalidad, y un problema de salud pública debido a su alta incidencia.

La fibrilación atrial es el cambio más común del ritmo del corazón (arritmia). Suceso cuando la sangre de las bombas del corazón de una manera acelerada e irregular, así aumentando el riesgo de sufrir un ataque del corazón, paro cardíaco, recorrido, u otras complicaciones se relacionó con este órgano. Algunas causas comunes son enfermedad cardíaca o cambios hormonales. Puede ser tratada con las medicaciones y los procedimientos, tales como ablación cardiaca, para corregir ritmos irregulares del corazón.

Los investigadores en Cima, Clínica Universidad de Navarra y la facultad de ciencias, han descubierto que, analizando una muestra de sangre, es posible predecir el aspecto de esta dolencia cardiaca. “El cambio de tres moléculas relacionadas con el metabolismo del colágeno (CITP, MMP-1, y PICP) determina el riesgo de sufrir la fibrilación atrial y la reacción a su tratamiento,” explica al Dr. Javier Díez, director del programa de la enfermedad cardiovascular en Cima, jefe de la investigación del departamento de la cardiología y del codirector del departamento de la nefrología en el Clínica Universidad de Navarra.

Avances hacia remedio de la precisión

El estudio fue realizado en 392 pacientes, 150 de ellos trató con la ablación cardiaca. “Hemos encontrado que los pacientes con los niveles de sangre inferiores de la índice CITP/MMP-1 y los niveles elevados de PICP tienen un de alto riesgo de desarrollar la fibrilación atrial y que se repitió después de la ablación cardiaca. La confirmación de estas conclusión puede poner los asientos para ajustar exacto el tratamiento más óptimo y seguir para cada paciente según estos dos biomarkers,” agrega al Dr. Díez, también de CIBERCV.

Esta investigación, llevada por el Dr. Díez y el Dr. Ignacio García-Bolao, director de la cardiología y del departamento cardiaco de la cirugía en Clínica Universidad de Navarra, se ha publicado en el gorrón prestigioso de la universidad americana de la cardiología. El mismo número de este manuscrito contiene un editorial que destaque el avance científico que este estudio implica hacia remedio de la precisión.