Los niveles de los lípidos de la sangre pueden empeorar síntomas de la esclerosis múltiple en pacientes obesos

Un papel nuevamente publicado en el gorrón EBioMedicine de la lanceta determina un eslabón entre los niveles de los lípidos de la sangre y el empeoramiento de la enfermedad en los pacientes de la esclerosis (MS) múltiple que son gordos u obesos.

La investigación longitudinal, conducto por los investigadores en el centro de investigación avanzado de la ciencia (ASRC) en el centro graduado de la universidad de ciudad de la iniciativa de la neurología de Nueva York en colaboración con clínicos en la Facultad de Medicina de Icahn en el monte Sinaí, pacientes recientemente diagnosticados seguidos del ms por dos años. Investigador encontró que los individuos que eran gordos u obeso tenía niveles más altos de lípidos de la sangre llamados las ceramidas, que colocaron marcadores en la DNA de monocitos, haciéndolos proliferan. Los monocitos son los glóbulos que pueden viajar a las fibras del cerebro y de nervio del daño, y dos años en su diagnosis, los participantes del estudio con niveles más altos de ceramidas y los monocitos también tenían mayor baja de las habilidades de motor y de más lesión cerebral.

“Nuestro estudio determina correlaciones importantes entre los niveles de la ceramida, índice de masa corporal, y progresión de la enfermedad en pacientes del ms,” dijo a director preliminar Patricia Casaccia, profesor de la neurología de ASRC en el centro graduado. “Encontramos que los individuos gordos y obesos con el ms tienen niveles más altos de la ceramida que la gente con la enfermedad que no es gorda y también que los individuos que son gordos u obesos pero de otra manera en condiciones sanas. Esto es importante porque nosotros y otros habíamos determinado previamente ceramidas en el líquido cerebroespinal que rodeaba el cerebro de los pacientes del ms, y atribuimos su abundancia creciente a los esfuerzos de la carrocería de reciclar el myelin dañado. En este estudio, sin embargo, también descubrimos niveles más altos de la ceramida en la sangre de los pacientes gordos y obesos del ms que hicimos en pacientes con el índice de masa corporal normal, sugiriendo que los lípidos sobreabundantes se pueden derivar no sólo de las neuronas dañadas, pero también de la ingestión dietética excesiva de grasas saturadas.”

Metodología

Dos cohortes de pacientes -- primario y un grupo de la validación -- fueron reclutados del centro de Dickinson del orfebre de Corinne para la esclerosis múltiple en el monte Sinaí y los institutos de la salud nacionales para participar en el estudio. Para el primer grupo, 54 años de los pacientes 18 a 60 del ms de la terapia-naïve con los índices de masa corporal altos o normales (BMIs) fueron evaluados usando el cerebro MRI para determinar signos del daño cerebral; una evaluación clínica para comprobar el peso, las incapacidades y la otra información vital; y análisis de sangre para analizar los tipos de lípidos de circulación y de glóbulos blancos. Evaluaron a un grupo independiente de la validación de 91 pacientes del ms del instituto de la salud nacional con las mismas características y las cohortes adicionales del mando de individuos sanos dentro del mismo alcance de BMI semejantemente.

Los investigadores encontraron que los pacientes del ms con alto BMIs tenían niveles más altos de la ceramida y más monocitos de circulación que evidentes en individuos sanos con el mismo BMIs. Los Altos-BMI pacientes del ms mostraron el empeoramiento de incapacidad y de más lesiones de cerebro en el MRI comparado a sus contrapartes normales de BMI. Los investigadores continuaron encontrar que las ceramidas pueden incorporar las células inmunes interiores llamadas los monocitos y cambiar la manera estas células leen la información genética codificada en la DNA. Estos cambios epigenéticos también fueron encontrados en los monocitos que circulaban en la sangre de los pacientes del ms con alto BMI.

Significación

La detección de ceramidas dentro del núcleo de glóbulos y de la capacidad de estos lípidos de inducir cambios epigenéticos sugiere que los ácidos grasos saturados puedan tener efectos funcionales duraderos, que navegan en un cierto plazo el curso de la enfermedad del ms hacia el empeoramiento de incapacidad. En fin, los hábitos dietéticos malos pueden tener consecuencias negativas en temas sanos, pero tienen un efecto perjudicial aún más pronunciado sobre pacientes con el ms porque el myelin de degradación puede acumular y los niveles de la ceramida del aumento posterior.

“Este estudio da nos que una visión muy necesaria en las influencias ambientales que pueden afectar y cambian el comportamiento de células en una carrocería de individuo,” dijo a Kamilah Castro, autor del papel el primer y a un estudiante de tercer ciclo en laboratorio de profesor Casaccia. “Nuestras conclusión sugieren que los niveles crecientes de grasa saturada como resultado de hábitos dietéticos sean una causa probable de los cambios epigenéticos que el ms anticipado, que nos da un punto de partida para una intervención potencial.”

Las conclusión de los investigadores soportan el concepto de nutri-epigenomics (la capacidad de la comida de modificar la información genomic de la manera es interpretada por cada célula) y de la idea que los factores de la forma de vida tales como dieta y peso pueden funcionar como modificantes de la enfermedad. Los estudios adicionales en cohortes más grandes son necesarios validar las conclusión actuales. La posterior investigación también se necesita para determinar si las intervenciones y la administración dietéticas específicas del peso podrían ser útiles en la ayuda de pacientes del ms manejen y reduzcan la progresión de su enfermedad y respondan mejor a los tratamientos de enfermedad-modificación.

“Este estudio de translación es emocionante de una perspectiva clínica pues vierte la luz en un mecanismo potencialmente importante que pueda ayudar a explicar nuestras observaciones clínicas con respecto obesidad y a pronóstico del ms,” dijo la arena de Ilana Katz, director médico del socio del centro de Dickinson del orfebre de Corinne para el ms en el monte Sinaí. “Observamos adelante a continuar trabajar en este tema importante con los estudios clínicos futuros para evaluar el impacto de la administración del peso y de la intervención dietética en ms”