Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La ciencia de Microbiome puede ayudar a doctores a perfeccionar el tratamiento para los niños con IBS

Para perfeccionar el tratamiento de niños con síndrome de intestino irritable (IBS), los investigadores han desarrollado una manera sofisticada de analizar los contenidos microbianos y metabólicos de la tripa. Un parte en el gorrón de diagnósticos moleculares, publicado por Elsevier, describe cómo una nueva batería de pruebas permite a investigadores distinguir a pacientes con IBS de niños sanos y determina correlaciones entre los ciertos microbios y metabilitos con dolor abdominal. Con esta información, los doctores preven el adaptar de las terapias alimenticias y apuntadas que abordan los problemas gastrointestinales específicos de un niño.

“Esta investigación destaca la importancia del eje del microbiome-tripa-cerebro y de nuestra comprensión del dolor abdominal crónico. El revelado de los nuevos clasificadores de la enfermedad basados en datos del microbiome permite a diagnósticos de la precisión ser desarrollado para IBS y los desordenes similares. Aunque otros estudios hayan encontrado diferencias en los microbiomes de la tripa de pacientes con IBS, este estudio es el primer para combinar análisis profundo del microbiome con el revelado de nuevas estrategias diagnósticas,” James explicado Versalovic, Doctor en Medicina, doctorado, del departamento de la patología y de la inmunología en la universidad de Baylor del remedio y del departamento de la patología en el hospital de niños de Tejas, Houston, TX, los E.E.U.U. El microbiome del término refiere al material genético de todos los microbios--bacterias, hongos, protozoos, y virus--ese vivo en y dentro del cuerpo humano.

Las muestras para este estudio fueron obtenidas a partir de 23 niños preadolescentes con IBS (edad 7 a 12 años) y 22 mandos sanos. Pidieron los participantes mantener los diarios diarios del dolor y del taburete por dos semanas y ofrecer muestras (fecales) del taburete.

Los investigadores encontraron que hay diferencias en la composición bacteriana, genes bacterianos, y metabilitos fecales en niños con IBS comparado a los mandos sanos. Además de determinar correlaciones de estos factores con dolor abdominal, generaron un clasificador altamente exacto usando marcadores metagenomic y metabólicos que distingue a niños con IBS de mandos sanos con el 80 por ciento o la mayor exactitud. Este clasificador fija los metabilitos específicos, los tipos de bacterias, los caminos funcionales, y otros factores. “Este clasificador de la enfermedad representa un avance importante en la diagnosis de IBS y podría ser clínico impactful,” el Dr. comentado Versalovic.

Esto clasificador microbiome-basado puede potencialmente ayudar a determinar a subpoblaciones de niños con IBS que sean más probables beneficiarse de terapias microbiome-relacionadas incluyendo la modificación de la dieta, mientras que conducir otros al tratamiento apropiado alternativo proyecta. Los investigadores también ofrecen discernimientos en cómo las conclusión microbiome-relacionadas específicas se pueden relacionar con el dolor abdominal, así la apertura del tratamiento nuevo potencial se acerca.

Una enfermedad crónica que se evalúa clínico se puede estratificar en el futuro basó en diferencias en la composición y la función del microbiome intestinal. El Dr. Versalovic preve que estas conclusión comenzarán a llevar en una era de diagnósticos metagenomics-basados, dato-impulsados de la precisión para IBS y de otros desordenes gastrointestinales funcionales. “Microbiome-basó diagnosis y la estratificación de la enfermedad de pacientes con IBS significa que creamos la esperanza de la nutrición adaptada y las terapias apuntadas en el futuro, llevando para mejorar los resultados para los pacientes con enfermedad crónica,” observó al Dr. Versalovic.

IBS es una condición gastrointestinal disruptiva caracterizada hinchando, cambia en hábitos del intestino, y el dolor que afecta al hasta 20 por ciento de la población de mundo (los niños y los adultos). Las pruebas cada vez mayores indican que el inicio y los síntomas de IBS están relacionados con el microbiome de la tripa. Las deficiencias o los excesos de los microbios o de los metabilitos específicos de la tripa pueden contribuir al proceso de la enfermedad de IBS.

Fuente: https://www.elsevier.com/