Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La sincronización de la toma de comida influencia el reloj molecular en el hígado de ratones

La sincronización de la toma de comida es factor principal que impulsa la expresión rítmica de la mayoría de los genes en el hígado del ratón, investigadores parte 16 de abril en los partes de la célula del gorrón. Las conclusión demuestran que las señales carrocería-anchas impulsadas por la toma de comida rítmica contribuyen importante a impulsar ritmos en funciones del hígado y la expresión génica metabólicas independientemente del hígado y del reloj.

“En contraste con el modelo que prevalece en el campo actualmente, nuestras conclusión indican que eso las horas de la comida hacen más que apenas sincronizan el reloj molecular en diversos órganos--pueden regular real la expresión génica rítmica paralelamente del reloj,” dice el estudio mayor Jerome Menet autor (@jsmenet), cuyo laboratorio en la universidad de Tejas A&M estudia el reloj circadiano mamífero. “Esto aumenta la hipótesis interesante que comiendo en el momento equivocado del día, que es frecuente en empleados de turno por ejemplo, puede desynchronize la expresión génica rítmica y llevar a las patologías.”

Casi cada célula mamífera abriga un reloj circadiano molecular que impulse la expresión génica rítmica para coordinar ciclos diarios en metabolismo, fisiología, y comportamiento. Estos relojes son sincronizados por los marcapasos circadianos principales situados en una estructura del cerebro llamada el núcleo suprachiasmatic (SCN). El SCN utiliza señales de entrada múltiples, tales como ritmos en la transmisión de señales, la secreción de la hormona, la temperatura del cuerpo, y la toma de comida neuronales, para sincronizar los relojes periféricos situados en diversos órganos en la carrocería, asegurándose de que son todos embarcados en tren correctamente al ambiente.

Los relojes periféricos embarcados en tren se piensan entonces para regular la expresión génica rítmica de una manera célula-autónoma, es decir, independientemente dentro de cada célula, para comenzar los programas transcriptivos circadianos tejido-específicos que controlan el rhythmicity de procesos biológicos. En contraste con modelos actuales, las nuevas conclusión muestran que la toma de comida rítmica impulsa en gran parte la expresión génica rítmica independientemente del reloj molecular célula-autónomo en el hígado.

Para examinar el papel de la toma de comida rítmica en biología circadiana y la expresión génica rítmica, Menet y sus personas introdujeron ratones arrhythmically, en la noche solamente, o de una manera sin restricción por cinco semanas, después cerco los hígados de los ratones en diversas horas del día y examinaron la expresión de los genes del hígado.

Comparado a introducir sin restricción, el introducir arrítmico rompió oscilaciones en la expresión del 70% de genes de ciclaje del hígado sin afectar al reloj molecular de la base en el hígado. Por otra parte, la sincronización de la toma de comida reguló muchos caminos metabólicos en el hígado, incluyendo ésos implicados en síntesis del colesterol y del glicógeno. Tomadas juntas, las conclusión sugieren que el reloj circadiano principal en el SCN no actúa solamente para sincronizar los relojes circadianos periféricos sino que por el contrario contribuyen más generalmente a los programas transcriptivos circadianos en la carrocería.

En los estudios futuros, Menet y sus personas examinarán si la sincronización de la toma de comida regula la producción rítmica de la proteína, así como expresión génica rítmica en diversos tejidos. Otra pregunta para la investigación futura es si otra las señales de entrada SCN-impulsadas tales como temperatura del cuerpo impulsa la expresión génica rítmica en relojes periféricos.

Por ahora, las implicaciones de la salud de las nuevas conclusión siguen siendo no entendibles. Las desorganizaciones del reloj se han asociado al envejecimiento, a reacciones alteradas a la terapéutica, a obesidad, a diabetes, a desordenes de la salud mental, y a cáncer. Según los autores del estudio, estos efectos podían potencialmente ser mejorados controlando la sincronización de la toma de comida. “Solamente uno no debe asumir que porque observamos un efecto fuerte de la toma de comida rítmica en el hígado del ratón, esto también se aplica a otros tejidos del ratón, e incluso al hígado humano,” Menet dice.

Fuente: http://www.cellpress.com/