La oxitocina ciega el exceso que bebe en ratas alcohol-relacionadas

La oxitocina del neuropeptide ciega la consumición aumentada en ratas alcohol-relacionadas, según el 16 de abril publicado estudio en la biología del gorrón PLOS del abierto-acceso llevada por la DRS. Tunstall, Koob y Vendruscolo de los institutos de la salud nacionales, y DRS. Kirson y Roberto del The Scripps Research Institute. Apuntando el sistema de la oxitocina, la nota de los autores, puede ofrecer las intervenciones farmacéuticas nuevas para el tratamiento del desorden del alcohol-uso.

La administración de la oxitocina se ha denunciado al consumo, al repliegue, y a droga-buscar de la disminución asociado a varias drogas del abuso y representa así una aproximación farmacológica prometedora para tratar la drogadicción. Haber: Michal Jarmoluk de Pixabay

La administración de la oxitocina puede disminuir el consumo, síntomas de repliegue, y el comportamiento droga-que busca asociado a varias drogas del abuso, y de la promesa de las demostraciones como aproximación farmacológica de tratar la drogadicción. Pero primero, los investigadores necesitan entender cómo la oxitocina media estos efectos en los modelos animales. Para dirigir esta pregunta, Tunstall y los colegas probaron la hipótesis que la administración de la oxitocina podría normalizar los cambios maladaptive del cerebro que ocurren en dependencia del alcohol y de tal modo reducen el alcohol que bebe en un modelo establecido de la rata de la dependencia del alcohol. Los autores investigaron los efectos de la oxitocina sobre el consumo dependencia-inducido del alcohol y alteraron la transmisión de señales del neurotransmisor inhibitorio GABA en el núcleo central del amygdala (el CEA) -- una región dominante del cerebro en la red afectada por dependencia del alcohol.

Los experimentos demostraron que la oxitocina administrada sistémico, intranasal o en el cerebro cegó el exceso que bebía en ratas alcohol-relacionadas pero no en normales. Por otra parte, la oxitocina cegó la transmisión de señales de GABA en el CEA. Tomados juntos, estos resultados proporcionan pruebas que la oxitocina ciega probablemente la consumición aumentada alterando la transmisión del CEA GABA. Estos resultados proporcionan pruebas que las aberraciones en el sistema de la oxitocina pueden ser la base de desorden del uso del alcohol y que apuntando este sistema, posiblemente por la administración intranasal, podrían probar una terapia prometedora en la gente que emplea mal el alcohol.