Los investigadores definen el papel de células raras, influyentes en la médula

Los investigadores han definido el papeles de las diversas células en la médula que se piensan para controlar el destino de casi a medias millón de glóbulos que desarrollan allí cada día.

Los científicos en la Facultad de Medicina de NYU detrás de la nueva obra dicen que poco había sido sabida sobre la fracción de las células examinadas en el estudio, el “microambiente” que compone el menos de 1 por ciento de la masa del tuétano en la mayoría de los mamíferos. Tales células se piensan para influenciar si las células madres tempranas se maduran en diversos tipos de otras células, tales como glóbulos rojos o blancos.

Denunciando en la naturaleza del gorrón en línea en abril, los autores del estudio describen cómo utilizaron una herramienta de proyección de imagen-correspondencia combinada para rastrear la función genética uno por uno de 17.374 células de la médula del ratón. Primero tomando medidas para excluir todos los tipos del glóbulo así como células gordas maduras que ocurrían común en tuétano, podían centrarse en sigue habiendo, célula evasiva pulsan hacia adentro el microambiente del tuétano.

Dentro de este microambiente, los investigadores determinaron nueve tipos de células y de aún más subtipos. La mayoría fueron determinadas como células que forran los vasos sanguíneos (es decir, células endoteliales vasculares) o a las células madres (células mesenquimales) que componen el hueso (osteoblasts).

No obstante, la función de otros tipos raros de las células seguía siendo desconocida. Para entenderlos mejor, las personas trataron estas células restantes con quimioterapia para intentar imitar la tensión hecha frente por tales tejidos después de daño o con enfermedad.

Entre los cambios tensión-inducidos era que un equipo de células madres (también mesenquimales), que se convierten típicamente en osteoblasts o células musculares, en este caso girado solamente en las células gordas (adipocytes). Los investigadores dicen esta reprogramación genética, cuyo cambio radical proyectan estudiar más lejos, explican posiblemente porqué el fenómeno de exceso de la grasa del tuétano se considera en los pacientes de la leucemia que reciben la quimioterapia.

Otro encontrar del estudio era que los niveles de una proteína de la transmisión de señales, ligand vascular de la muesca delta-como 4 (Dll4), caído importante después de la quimioterapia, causando un movimiento en un subconjunto minúsculo de células madres de la sangre sensibles a estas señales.

El movimiento reveló esta población de células vasculares como siendo responsable en circunstancias normales de accionar la mayor parte de la producción de los dos tipos mayores del glóbulo blanco, de células de T y de células de B, en médula. Los investigadores creen que esto es un avance importante en la comprensión anatómica de elementos esenciales en la producción del glóbulo (hematopoyesis).

“Nuestro estudio representa la primera evaluación detallada del microambiente de la médula, revelando el papel crítico de subconjuntos de células implicadas en quimioterapia del cáncer y la producción de la célula inmune,” dice el investigador mayor Iannis Aifantis del estudio, el doctorado, el profesor y la silla del departamento de la patología en la salud de NYU Langone y su centro del cáncer de Perlmutter. “Hasta ahora, los científicos han tenido que a menudo confiar en la observación solamente de los efectos de las acciones de grupo del glóbulo. Estos avances técnicos permiten que consigamos en los procesos subyacentes que hacen esos efectos suceso en tiempo real.”

Para el estudio, los investigadores utilizaron un método sumamente especializado para rastrear el ARN unicelular llamado de la actividad de gen que ordenaba (scRNA-Seq), y células marcadas con etiqueta con un tinte fluorescente para establecer claramente sus acciones, con cada célula distinta de las células similares. Antes este de científicos del avance, Aifantis dice, podían estos últimos años solamente aislar la acción de los grupos de células en el microambiente de la médula, haciéndola mucho más dura analizar cada tipo o conectarlo a una enfermedad específica.

“Nuestros resultados muestran cómo la búsqueda y el análisis unicelulares pueden exponer el papeles de cada célula y tipo de la célula, no apenas en la orquestración de la producción del glóbulo, pero también en accionar y propulsar otros procesos sangre-relacionados de la enfermedad en la carrocería, tal como leucemia,” dice al investigador Anastasia Tikhonova, doctorado, becario postdoctoral del co-guía del estudio en NYU Langone.

Ella dice los planes siguientes de las personas para evaluar los efectos de otras fuentes de la tensión -- envejecimiento, cánceres de sangre, e infecciones de la sangre -- en la producción del glóbulo y la función inmune, y qué suceso tanto en el interior como en el exterior de la médula.

“Invirtiendo pesado en la infraestructura del ordenador de alto rendimiento, Facultad de Medicina de NYU ha autorizado al científico de cómputo de nuestras personas, Igor Dolgalev, para entender mejor órganos, los tejidos, y las células tamizando con millones de puntos de referencias de nuevas maneras,” dice al investigador Aristóteles Tsirigos, doctorado, director del estudio del co-guía de los laboratorios aplicados de la bioinformática de NYU Langone. “La riqueza de la información generada por la combinación de tecnologías genéticas y dato-impulsadas nos dio una vista sin precedente del ambiente dentro de la médula durante salud, y cuando está esfuerzo por enfermedad.”