El tratamiento intensivo de la presión arterial beneficia a gente con el tipo - diabetes 2 sin importar riesgo cardiovascular

Gente con el tipo - diabetes 2 que recibió el tratamiento intensivo para guardar sus niveles de presión arterial en 130/80 mm/Hg o abajo tenía menos ataques del corazón, recorridos y otras complicaciones de la diabetes, según un estudio publicado en la hipertensión del gorrón de la asociación americana del corazón. Estos pacientes también tenían riesgo total más inferior de muerte de cualquier causa--una ventaja que fue observada sin importar el riesgo cardiovascular preexistente de una persona y la presión arterial de la línea de fondo, la investigación muestra.

Las conclusión vertieron la nueva luz en objetivos óptimos de la sangre-presión y podrían ayudar a reconciliar las pautas en conflicto para el tratamiento para la hipertensión en gente con el tipo - diabetes 2--la forma más común de la enfermedad que afecta más de 420 millones de personas de por todo el mundo.

“Nuestras conclusión demuestran una ventaja de una terapia más intensiva que apunta para los umbrales de la presión arterial a 130/80 o abajo y deben ayudar a resolver una cierta confusión en curso sobre los objetivos óptimos de la presión arterial para la gente con diabetes,” dijo al investigador mayor J. Bill McEvoy, M.B., B.C.H., M.H.S., profesor de la cardiología preventiva en la universidad nacional de Irlanda, campus de Galway, y el instituto nacional irlandés del estudio para la cardiología preventiva.

Los resultados del estudio sugieren que apuntando para los niveles de presión arterial de 130/80 mm/Hg o bajan pueden beneficiar a pacientes en los diversos grados de elevación de la presión arterial de la línea de fondo y con diverso riesgo cardiovascular -- una muesca compuesta que estima la probabilidad de una persona del tener un ataque o un recorrido del corazón en el plazo de 10 años.

Los “pacientes, incluyendo ésos con diabetes, con los niveles de presión arterial encima de 130/80 en dos verificaciones consecutivas deben discutir con sus médicos si necesitan el cambio en el tratamiento conseguir a un número más inferior,” McEvoy agregaron.

La universidad de 2017 americanos de la cardiología/de las pautas americanas de la presión arterial de la asociación del corazón pide comenzar el tratamiento anti-hipertenso en una presión arterial de 130/80 mmHg o más alto para los adultos con diabetes y la hipertensión, con una meta de reducir la presión arterial abajo de 130/80 mmHg.

Las nuevas conclusión del estudio de la hipertensión se basan en el análisis de resultados entre casi 11.000 pacientes con el tipo - diabetes 2 seguida durante 4 años a través de 215 centros clínicos en 20 países como parte del AVANCE internacional del estudio.

Los investigadores compararon resultados entre la gente cardiovascular media a alta del riesgo con el tipo - la diabetes 2 e hipertensión--una condición definida como presión arterial persistente elevada--recepción del tratamiento de la combinación de la anti-hipertensión (perindopril e indapamide) y de la gente con la diabetes y la hipertensión que reciben placebo. Esta juicio había denunciado ya el guardapolvo de la ventaja para el tratamiento adicional de la hipertensión, sin embargo, no era sabido si esta ventaja también se aplicó a la gente con la diabetes que comenzó con una presión arterial abajo de 140/90 mmHg, para determinar la ventaja del tratamiento, los índices comparados análisis de muerte total de cualquier causa así como el índice de acciones vasculares importantes, incluyendo ataques del corazón, recorridos, enfermedad de riñón relacionada con la diabetes y daño de aro relacionado con la diabetes.

Ambos pacientes en un riesgo más alto de la línea de fondo para la enfermedad cardiovascular y ésos con un riesgo cardiovascular más inferior se beneficiaron del tratamiento más intensivo. Además, ésos con diabetes y con las presiones arteriales en el 130/80 mmHg a 140/90 alcance del mmHg antes de comenzar la juicio se beneficiaron de una terapia más intensiva, logrando tensión arterial baja durante la juicio.

Durante el estudio, había 837 muertes y 966 acciones vasculares importantes, una categoría que incluye ataques del corazón, recorridos, enfermedad de riñón diabética y la enfermedad ocular diabética. El grupo que recibía terapia intensiva de la presión arterial experimentó el 9% menos acciones y el 14% menos muertes que el grupo que tomaba placebo.

La hipertensión no tratada aprovisiona de combustible el riesgo para las entregas cardiovasculares, incluyendo ataques del corazón y recorridos, mientras que la diabetes impulsa riesgo cardiovascular independientemente de la tensión arterial alta. El acontecimiento simultáneo de la hipertensión y de la diabetes magnifica dramáticamente el riesgo de una persona para la enfermedad cardiovascular.

Fuente: https://newsroom.heart.org/news/more-intensive-blood-pressure-therapy-helps-patients-with-type-2-diabetes-regardless-of-cardiovascular-risk?preview=1e918ef9b02f6435f8ab54c5dec82137