El estudio destapa el talón de Aquiles del tumor cerebral mortífero

Glioblastoma es el más frecuente y también el tipo más mortífero de tumor cerebral en adultos, sin el tratamiento curativo actualmente disponible. Glioblastomas no puede ser recortado quirúrgico totalmente, pues las células del tumor son expertas en los tejidos invasores y extenderse alrededor del cerebro. Además, las células del glioblastoma son extremadamente resistentes a las medicaciones existentes.

Durante mucho tiempo, los investigadores han estado buscando debilidades en las células del glioblastoma que se podrían apuntar con terapias eficaces.

Un grupo de investigación dirigido por profesor Pirjo Laakkonen en la universidad de Helsinki ha encontrado ya anterior que la expresión de una pequeña proteína ácido-obligatoria grasa (MDGI, o de FABP3) en células del glioblastoma aumenta su capacidad de invadir tejidos y está conectada a un pronóstico más pobre para el paciente.

“Nuestra nueva investigación reveló que las células del glioblastoma dependen de la expresión de un gen que produzca la proteína de MDGI. La inhibición de la función de este gen da lugar a la muerte de las células del tumor,” Laakkonen explica.

La ausencia de MDGI causó inestabilidad en las membranas de los lisosomas, las células interiores encontradas los organelos de limpieza del tumor, que, a su vez, dieron lugar al fuga de las enzimas ácidas y proteolíticas contenidas en los lisosomas en el citoplasma, iniciando muerte celular.

Las posteriores investigaciones del mecanismo que llevaba a la muerte celular revelaron eso que imponía silencio a cambios causados MDGI en la composición del fosfolípido de los lisosomas en células del glioblastoma. El transporte del ácido linoleico, una substancia esencial para los seres humanos encontrados en comida, del exterior a las células interiores fue perturbado, dando por resultado un cambio importante a la composición de ácido graso de la membrana lysosomal. Este cambio aumentó al parecer la permeabilidad de la membrana.

“Nuestra investigación demuestra que MDGI es factor clave que regula y que mantiene la estructura de la membrana lysosomal. Éste es el primer gen encontrado para regular la estabilidad de la membrana,” Laakkonen dice.

Qué hace este encontrar determinado interesante es que la muerte celular causada por el fuga en los lisosomas de las células del glioblastoma se puede activar usando las drogas que cruzan la barrera hematoencefálica. En sus estudios, el grupo de Laakkonen utilizó un antihistamínico conocido como clemastine.

En cultivos celulares, el clemastine dio lugar a muerte celular lisosoma-mediada en células del glioblastoma ya en las concentraciones que no tenían ningún efecto importante sobre las células sanas de diversos tipos. En modelos del ratón, el clemastine era muy efectivo en reducir la extensión de tumores cerebrales y perfeccionar la tasa de supervivencia de los animales. En el caso del modelo más invasor del tumor cerebral, la administración del clemastine dio lugar a la desaparición del tumor entero.

“Nuestras conclusión demuestran que los antihistamínicos y otras drogas que aumentan la permeabilidad de la membrana lysosomal se pueden considerar como terapia de aumento para los pacientes con glioblastoma junto a tratamientos establecidos,” a Laakkonen dicen.

Fuente: https://www.helsinki.fi/en/news/health-news/researchers-discover-the-achilles-heel-of-an-aggressive-brain-cancer-could-antihistamine-be-a-potential-aid-in-defeating-cancerous-cells