El nuevo estudio de modelado estima que carga del cáncer asociada a pobres adieta entre adultos americanos

Un nuevo estudio de modelado estima el número, la proporción, y el tipo de cánceres específicos asociados al inferior o al consumo excesivo de comidas y de bebidas azúcar-azucaradas entre adultos americanos. El análisis es uno del pocos a centrarse en los factores de riesgo modificables para el cáncer conectado con la toma de comida en los Estados Unidos.

El estudio, publicado hoy en espectro del cáncer de JNCI, estima que los factores dieta-relacionados pueden explicar 80.110 de las nuevas cajas del cáncer invasor denunciadas en 2015, o el 5,2 por ciento del total de ese año entre adultos de los E.E.U.U. Esto es comparable a la carga del cáncer asociada al alcohol, que es el 4 a 6 por ciento. El peso corporal excesivo, mientras tanto, se asocia al de 7 a 8 por ciento una carga del cáncer, y la inactividad física se asocia al 2 a 3 por ciento.

Nuestras conclusión subrayan la oportunidad de reducir carga y disparidades del cáncer en los Estados Unidos perfeccionando la toma de comida.”

Colmillo Zhang del colmillo, cáncer e investigador de la nutrición en la escuela de Friedman de la ciencia y del plan de acción de la nutrición en los penachos, primero y el autor correspondiente

Para estimar la carga del cáncer asociada a dieta subóptima, los investigadores utilizaron los presupuestos del riesgo de las relaciones de la dieta y del cáncer basadas en meta-análisis de los estudios ficticios anticipados con pruebas limitadas de la polarización negativa de la confusión, sobre todo del fondo de investigación de cáncer del mundo internacional (WCRF) y del instituto americano para informe de los expertos de la investigación de cáncer el tercer (AICR).

Ese parte observa que hay pruebas convincentemente o probables del grano entero inferior, de la lechería inferior, de la carne tramitada alto, y del alto consumo de la carne roja en riesgo de cáncer colorrectal; consumo inferior de la fruta y verdura en el riesgo de cáncer de la boca, de la faringe, y de la laringe; y el alto tramitó el consumo de la carne en riesgo de cáncer de estómago. Los investigadores también incluyeron las bebidas azúcar-azucaradas en el estudio debido a las asociaciones sabidas entre la obesidad y 13 tipos de cáncer.

Las conclusión principales del estudio incluyen:

  • El cáncer colorrectal tenía la parte más elevada de casos dieta-relacionados, con el 38,3 por ciento de todos los casos asociados en 2015 a dietas subóptimas. Esto fue seguida por el cáncer de la boca, de la faringe, y de la laringe, que el estudio conectó para adietar en el 25,9 por ciento de todos los casos.
  • La admisión entera inferior del grano fue asociada al número más grande y la proporción de nuevos casos del cáncer, seguida por la admisión inferior de la lechería, alto tramitó la admisión de la carne, la admisión inferior de la verdura y de la fruta, la alta admisión de la carne roja, y la alta admisión de bebidas azúcar-azucaradas.
  • El número más grande de casos del cáncer asociados a dieta de los pobres estaba para el cáncer colorrectal (52.225). Eso fue seguida por el cáncer de la boca, la faringe, y la laringe (14.421), el cáncer uterino (3.165), el cáncer de pecho (posmenopáusico) (3.059), el cáncer del riñón (2.017), el cáncer de estómago (1.564), y el cáncer de hígado (1.000).
  • De los casos dieta-asociados del cáncer, el aproximadamente 16 por ciento era atribuible a los caminos obesidad-mediados.
  • Los hombres, los americanos de mediana edad (45-64 años), y algunos grupos raciales/étnicos (negros, hispanico, y otros de los no-Hispanos) tenían la parte más elevada de la carga dieta-asociada del cáncer comparada a otra edad, género, o grupos raciales/étnicos.

Los investigadores estimaban la admisión actual para los siete factores dietéticos usando datos a partir de ciclos nacionales recientes de la encuesta sobre el examen de la salud el dos y de la nutrición (2013-2014 y 2015-2016). Las personas enlazaron datos de la admisión a las incidencias del cáncer registradas en 2015 por los centros para el programa nacional del control de enfermedades y de la prevención para los registros del cáncer y el programa de la vigilancia, de la epidemiología, y de los resultados finales del Instituto Nacional del Cáncer.

Las personas definieron la ingestión dietética óptima basada en las distribuciones dietéticas asociadas al riesgo más inferior de la enfermedad según lo fijado por la carga global de la Organización Mundial de la Salud del proyecto de la enfermedad (GBD). Los investigadores modificaron la ecuación población-atribuible de la fracción del GBD del marco comparativo (PAF) de la evaluación de riesgos para estimar la proporción de todos los casos del cáncer que se pueden atribuir a la dieta subóptima en cada edad, género, y estrato de la carrera/de la pertenencia étnica.

Los investigadores advierten que los datos uno mismo-denunciados de la ingestión dietética están conforme a desvío de medición. Además, los presupuestos del riesgo del dieta-cáncer pueden diferir por el sexo, la edad, la carrera/la pertenencia étnica y otros modificantes. No era posible explicar cómo los factores dietéticos pudieron obrar recíprocamente con uno a cuando estaban consumidos juntos.

Fuente: Universidad de los penachos